El Agua, Parte 2


Detalles

25 Sep 2013

Escrito por Dr. Sergio García López

Pese a las enormes extensiones de agua en el planeta, el agua para consumo humano es muy escasa. Esta última proviene del proceso de filtrado del agua de lluvia a través de las montañas y de la acumulación directa del agua de lluvia en lagos, arroyos y ríos, lo que elimina su contenido de sal, la cual es tóxica para el organismo. A las grandes ciudades llega gracias al sistema de bombeo y distribución por tuberías instalado para tal fin.

En ese sentido, es responsabilidad de las autoridades el proporcionar agua de calidad potable para el consumo de los habitantes del país.

Por muchos años la gente se hidrató bastante bien sólo con agua. De antaño se sabe de la recomendación de hervir el agua y oxigenarla, dejándola reposar destapada por algunas horas, para poder usarla como bebida. Nunca ha sido garantía de pureza para el agua el sistema de tuberías metálicas de las grandes ciudades, lo cual, sin embargo, no hace necesaria otra medida que no sea el hervirla o, en su defecto, filtrarla con algún filtro conveniente y desinfectarla con 4 gotas de cloro para lavar por litro de líquido. El agua en México es un recurso natural propiedad de la Nación y sus habitantes.

En términos jurídicos, el agua constituye un derecho humano en todo el mundo. En México, la industria ha obtenido un beneficio enorme gracias a las aguas nacionales, al tiempo que muchas comunidades no cuentan con las facilidades necesarias para obtener este líquido vital a partir de un grifo corriente. En contraste, el agua embotellada se ha convertido en un formato común para el consumo, sea por su practicidad o por el temor a consumir agua de la llave de dudosa calidad. Y la demanda de la presentación embotellada es tal, que su costo es exorbitantemente alto; por el costo de una botella de agua de 9 pesos, pueden adquirirse hasta 4,500 litros de agua.

El beber agua como hidratante es una práctica caída en desuso. De autorizarse el impuesto al refresco, existe la posibilidad de construir una infrestuctura capaz de proveer de agua potable a las comunidades del país, con la finalidad de reintroducir la hidratación con agua.
La industria tiene la obligación moral de contribuir con cargo a sus ganancias a fomentar el acceso al agua potable. Lo deseable sería no vender el agua. Entre otras cosas se ha comprobado que se desprenden tóxicos de los plásticos que componen las botellas, entre otras los ftalatos, que afectan el sistema endocrino. Estos detalles son puntos en contra del agua en botella.

Falta mucho que decir. Por ahora, hasta la próxima columna.
sergio.garcialopez@live.com.mx

http://www.elpuntocritico.com/vida-y-estilo/columnas-vida-y-estilo2/sabor-y-salud-dr-sergio-garc%C3%ADa-l%C3%B3pez/69050-el-agua,-parte-2.html

Leave a reply