El agua: problema no prioritario

René Arce | Opinión | Fecha: 2014-05-28 | Hora de creación: 03:59:52 | Ultima modificación: 03:59:52

El problema del abasto de agua en la ciudad de México no se ha vuelto un tema prioritario en la agenda del gobierno capitalino, por tanto, no se ha dimensionado la magnitud del problema entre la opinión pública.

El crecimiento poblacional desordenado que ha imperado en el Distrito Federal ocasiona –entre otros muchos conflictos– problemas distributivos del vital líquido, lo que a su vez origina otro tipo de crisis entre los propios ciudadanos y entre los ciudadanos y las autoridades por algunas decisiones públicas.

El caso más reciente fue el suscitado en San Bartolo Ameyalco, donde los habitantes del lugar enfrentaron con piedras, tubos y todo lo que tuvieron a su alcance, a elementos de seguridad pública del DF, con el argumento de evitar que las autoridades tomaran el control de un pozo de agua localizado en el Camino Viejo a Mixcoac, por la colonia Las Águilas. El enfrentamiento terminó con un saldo de 51 agentes lesionados, 70 ciudadanos heridos y 17 personas detenidas.

Sin duda hay muchas aristas para el análisis de este acto violento: la falta de comunicación entre las autoridades delegacionales y los habitantes de San Bartolo para llegar a una negociación antes del acto violento; la nula coordinación entre las autoridades delegacionales y las del Distrito Federal, que mutuamente se achacan la responsabilidad de los hechos; si había o no un pozo de agua y, por lo tanto, los habitantes de la zona mintieron o, por el contrario, tratan de engañarlos con tal argumento; así como la evidente desconfianza que existe de los ciudadanos hacia sus autoridades, en los dos niveles, etcétera.

Sin embargo, el verdadero trasfondo de los hechos es, la lucha por el agua o, más bien, por la falta de ella. No olvidemos que en delegaciones como Álvaro Obregón, Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac y Tlalpan, el 40 % de su población no cuenta con una distribución regular del líquido.

Quizá una de las razones por las que no se dimensiona el problema del abasto de agua, es que la mayoría de los capitalinos cree que el principal abastecimiento de agua a la ciudad proviene de los sistemas Lerma y Cutzamala, pero éstos representan entre el 30 y 40% del total que se consume en la ciudad. La mayoría del abasto para los capitalinos recae en los acuíferos del Valle, de donde se extrae más del 60%.

El grave problema que enfrenta el Distrito Federal es que sobre-explota el acuífero sin darle oportunidad a su recuperación. Según los expertos, de los siete mil pozos profundos existentes se extraen mil 250 millones de metros cúbicos al año mientras que la recarga anual se estima en 280. De acuerdo con especialistas de aguas subterráneas, una extracción nunca debe rebasar el 40 % de la capacidad de recarga de los acuíferos. En la ciudad de México la extracción se da más de 10 veces de lo recomendado.

El gobierno capitalino ha propuesto un Plan Hídrico de la capital para los próximos 25 años. Sin embargo, ante las constantes crisis de agua que se presentan, un plan a largo plazo pareciera el pretexto perfecto para evadir la gravedad del problema. Y es que de manera inmediata se necesita un manejo distinto de las condiciones y políticas para la extracción, distribución y cuidado del agua, así como de grandes obras de infraestructura para parar la sobre-explotación y procurar la recuperación de los acuíferos. Las obras cuentan más que las intenciones y esperamos que no volvamos a llegar a conflictos sociales para atender un problema de urgente resolución para la viabilidad de la ciudad.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Tw: @renearcemx

Web: renearce.com

http://www.cronica.com.mx/notas/2014/835978.html

Leave a reply