El agua: ¿próxima crisis mundial?

El agua: ¿próxima crisis mundial?

Francisco R. del Valle
3
Catedrático de NMSU | Sábado 02 Agosto 2014 | 00:18 hrs

Aunque no lo percibamos, la disponibilidad de agua es un problema que se ha agudizado en todo el mundo.  De hecho, los expertos indican que en un periodo no muy largo –quizá para 2025– podría surgir una crisis mundial de agua.

Ya que la cantidad total de agua en el mundo es constante –porque nada se pierde al espacio– ¿cómo podría surgir esta crisis? La respuesta abarca varios factores. Aunque la cantidad total de agua en el mundo sea muy grande, la mayor parte de ésta se encuentra en los océanos y es salada, lo que excluye su uso para consumo humano; de hecho, la reserva total mundial de agua dulce es solamente del 2.5 por ciento de la reserva total de agua del planeta, de la cual sólo el 0.3 por ciento está disponible para uso humano.

La creciente población mundial ha hecho que la disponibilidad total promedio de agua per cápita haya disminuido apreciablemente; de 25 mil metros cúbicos por persona por año que era en 1905, disminuyó a 6 mil metros cúbicos por año en 2005, y sigue disminuyendo. Por otra parte, la cuota real por persona por año depende de la localización geográfica, y lamentablemente es mínima en las regiones más pobres del planeta.  Por ejemplo, mientras que en América del Norte y Europa es de 1 mil 800 metros cúbicos y 1 mil 300 metros cúbicos respectivamente, en Asia es solamente de 519 metros cúbicos y en África de 245 metros cúbicos.

El calentamiento global –que ha sido comprobado científicamente– ha distorsionado los patrones climáticos, provocando huracanes y lluvias torrenciales con grandes inundaciones en algunas partes del mundo, y agudas sequías en otras por falta de lluvia. Y una consecuencia, tanto de las sequías como de las inundaciones, es que éstas provocan fuertes caídas en la producción de alimentos –agrícolas y ganaderos– con la consecuente escasez y elevación de precios.

Quizás una de las situaciones más preocupantes sea la explotación desproporcionada de los acuíferos subterráneos localizados bajo la superficie de la tierra. Ya que la extracción de éstos ha excedido su reposición, ha conducido al agotamiento progresivo de unos, y total de otros. El problema surge porque en muchas partes del mundo –especialmente las que reciben escasa lluvia–, las fuentes principales de agua para riegos y cultivos son los acuíferos.

Pero el problema no es solamente la escasez de agua, sino también la escasez de la potable. Éste es un problema serio en muchos partes del mundo –especialmente los países en desarrollo– donde la falta de agua potable obliga a los habitantes a consumir agua contaminada con desechos humanos, agrícolas y otros. El consumo de esta agua –además de provocar enfermedades gastrointestinales (hepatitis, cólera, etc.)–perjudica el crecimiento de los niños. Por ejemplo, el 40 por ciento de los niños de África y la India han padecido de bajo crecimiento por escasez de agua potable, y cada 8 segundos muere un niño en alguna parte del mundo por consumo de agua contaminada.

Presentamos a continuación algunos datos sobre la crisis mundial del agua. Con respecto al alcance del problema, el U. S. Community Assessment en su informe del 4 de enero de 2013 titulado ‘Global Water Security’ ha indicado que el mundo se está quedando rápidamente sin agua, ya que el consumo total mundial de agua se ha cuadruplicado en los últimos cien años. Esto abarca los depósitos de los lagos, ríos y acuíferos subterráneos del planeta. Además, muchos de los acuíferos que han aportado agua para la irrigación de cultivos se han agotado, o están a punto de agotarse.  En la actualidad, el 40 por ciento de la población mundial tiene poco o nulo acceso al agua potable, y se ha proyectado que para el año 2025 dos terceras partes de la población mundial vivirá en áreas con seria escasez de agua.

Pasando a las regiones del mundo que más nos interesan, en los Estados Unidos, el acuífero Ogallala, el más grande del mundo –que cubre 100 mil millas cuadradas y se encuentra debajo de los estados de Texas, Nuevo México, Oklahoma, Colorado, Kansas, Nebraska, Wyoming y Dakota del Sur, y que ha sido utilizado por los agricultores desde 1940 para regar 15 millones de acres de cultivos–, se está agotando. Y lo más alarmante es que la extracción de agua del acuífero se está acelerando; la tasa de extracción de los años de 2000 a 2007 fue más del doble de los cincuenta años anteriores.

Con respecto a México, las zonas áridas y semiáridas del norte y noroeste, que contienen el 77 por ciento de la población, cuentan únicamente con el 28 por ciento de las reservas del agua de escurrimiento (‘runoff water supply’) del país. Por esta razón, México se ha visto obligado a depender fuertemente de los acuíferos subterráneos, de manera que en la actualidad éstos aportan el 70 por ciento del agua utilizada en el país. Pero esto es peligroso, porque la tasa de extracción de los acuíferos ha excedido por mucho a la de reposición. De hecho, se ha vaticinando que en pocos años varias ciudades del país enfrentarán seria escasez de agua.

¿Cómo sería la crisis de agua? Primeramente habría que enfrentar severos racionamientos, además de precios sumamente elevados del agua. En el caso extremo, sin este líquido no habría agricultura ni ganadería, las grandes urbes se paralizarían y la crisis afectaría a todo el mundo. El mayor peligro radica en que muchos de los habitantes de la Tierra no nos hemos percatado de la crisis que se nos avecina, y seguimos desperdiciando el agua desmedidamente. La situación es semejante a la de una persona que, sin tener ingresos, vive una vida de lujo y dispendio gastando su herencia. Obviamente llegará el momento en que se agote la herencia y entonces, ¿qué sucederá?

¿Qué se puede hacer? La respuesta es clara: bajar el consumo de agua, evitando su desperdicio. Esto se lograría aplicando rigurosas y severas restricciones, por parte de los gobiernos, por el uso y consumo de agua; y además concientizando a los habitantes del planeta de la absoluta e indispensable necesidad de ahorrar agua para aplazar lo más posible la crisis que, en cualquier caso, parece ser inevitable…

http://diario.mx/El_Paso/2014-08-02_a8c5f2fc/el-agua-_proxima-crisis-mundial

Leave a reply