“El agua tiene memoria”

“El agua tiene memoria”

Cronista de la ciudad y comerciantes recuerdan las inundaciones que ha sufrido la zona, reconociendo que hemos invadido espacio de los ríos.

  • 2011-07-09•Locales

La población del sur de Tamaulipas y Norte de Veracruz colinda con una importante cuenca hidrológica, como lo es el Río Pánuco, con 9 mil 316 kilómetros cuadrados.

Nace como río Moctezuma en el Valle de México y se alimenta de afluentes que desembocan en las planicies costeras del Golfo de México. Y así de imponente, también ha sido causante de graves inundaciones para comunidades de esta zona de la República Mexicana
Al respecto, el cronista de este puerto Marco Antonio Flores habló de las consecuencias que en la historia de la región ha causado.

“las de mayor fuerza han sido las de 1933 y 1955. la más reciente ocurrió en 1976, aproximadamente por estas fechas, misma que llegó a la mitad de los mercados”, indicó.

El sector comercial del puerto de Tampico mantiene recuerdos de las trágicas escenas que se vivieron en el año 1955 a causa del desbordamiento del Río Pánuco, cuyos niveles alcanzaron 5 metros con 50 centímetros.

“Tenemos la de 1955, que fue la del ciclón Hilda, que trajo grandes cantidades de pérdidas, tanto en el factor económico como en las personas que fallecieron en ese entonces. Los mercados quedaron cubiertos por las aguas y tuvimos que irnos a la Plaza de la Libertad para poder vender la mercancía que aún teníamos”, explicó Marco Antonio Huerta, representante de los comerciantes de la Zona centro de Tampico, y testigo de ese acontecimiento.

La zona comercial de la colonia Isleta Pérez, situada en la margen del Río Pánuco, fue cubierta por la inundación de 1955, al ser una zona que había sido rellenada y hoy, sólo quedan los recuerdos de aquel auge económico.

“Recordemos que el río y el agua tienen memoria y lo que buscan son sus cauces y caudales. Nosotros hemos invadido sus espacios pero no hemos planeado, y sí; eso ha ocurrido. No se fijó un drenaje indicado para que ese líquido no nos afecte. Debemos aprender a convivir con la naturaleza, a no tomar las lagunas y a tomar los espacios que son necesarios, y se pueden evitar muchas tragedias”, acotó el cronista.

Los pescadores tienen recuerdos de aquella época, donde la inundación causó una tragedia. “En aquellos años, la gente hasta con cubetas agarraba las acamayas, que eran bastantes. Aún así mi padre comentaba que había mucha pesca en el Pánuco, como Lisa, Jurel, Robalo, y muchas especies”, contó el pescador José Joel Ruiz Rocha.

Otra de los desbordamientos, aunque no tan graves, ocurrió en el año 1976, donde el caudal del Pánuco aumentó un metro con 80 centímetros. Y la más reciente, fue en el 2008, donde las zonas bajas de Tampico y Norte de Veracruz fueron las más golpeadas.

Hoy en día, entre los edificios históricos de la ciudad se percibe un ambiente de nostalgia, siendo testigos mudos de los desbordamientos más impactantes que ha tenido el río. Sin duda, la población vive con el fantasma del pasado, al sufrir cada año la amenaza constante de inundaciones que pueden llegar a terminar con su patrimonio.

Reynaldo Gutiérrez

http://impreso.milenio.com/node/8989068

Leave a reply