El agua y la energía

El agua y la energía

México, 08 de Agosto de 2011 (Queo.mx).- El agua hecha nube puede contener mucha energía eléctrica.  Se dice que uno solo rayo posee la energía suficiente para iluminar una ciudad pequeña durante varios días. El agua, hasta hoy, tiene relación con la energía que producimos.


La energía se manifiesta de muchas formas: luminosa, calorífica, eólica, magnética, gravitatoria, nuclear, cinética, bioquímica, química, mecánica, eléctrica. Esta última, la eléctrica, ha brindado tal versatilidad en sus usos y aplicaciones que se ha vuelto fundamental en la sociedad moderna.

No podrías estar leyendo este texto en Internet si no existiera la energía eléctrica. La vida como la conocemos no puede existir sin la electricidad; los impulsos nerviosos, por ejemplo, son impulsos eléctricos. Hoy, la electricidad tiene que ver en casi todos los procesos de producción y en la vida cotidiana de la mayoría de las personas.

La producción constante de energía eléctrica es indispensable y el agua está involucrada íntimamente en casi todos los métodos para obtenerla. 
¿Cómo se produce la energía eléctrica? Existen muchas maneras: por reacciones químicas, por fricción, por calor, etc., pero la manera más usada es la que utiliza magnetos o dinamos cuyo giro produce alternancias magnéticas positivas y negativas que liberan electrones, es decir, electricidad. Las grandes plantas generadoras que abastecen las redes están basadas en este sistema.

¿Y el agua? ¿Qué tiene que ver en todo esto? Básicamente se utiliza para hacer girar los magnetos, los dinamos, los generadores. ¿Cómo? La fuerza de las corrientes de agua líquida se transforma, mediante turbinas, en energía mecánica que hace girar los generadores; o la presión del agua como vapor se controla para hacer girar turbinas. El primer tipo de plantas generadoras son las hidroeléctricas. Generalmente están relacionadas con presas almacenadoras de agua que poco a poco van liberando agua por sus compuertas; la energía de la corriente del agua hace girar los generadores. Otra manera de aprovechar los flujos de agua para producir energía está basada en las mareas. Todos los días el nivel de agua de los océanos sube y baja debido a la atracción del sol y la luna. Esa energía de gravedad y de flujo es la que se aprovecha. Aunque incipiente, poco a poco se van desarrollando proyectos de plantas generadoras de energía basados en las mareas.
Las plantas hidroeléctricas tienen la ventaja de una vida útil más larga (de 2 a 10 veces más) que las plantas de carbón o de combustibles. Las plantas hidroeléctricas suministran alrededor del 20% de la electricidad mundial, y el 6% de la energía total comercial.

El estimado total del suministro eléctrico por energía hidroeléctrica en varios países:
– 99% en Noruega
– 75% en Nueva Zelanda
– 50% en países en vías de desarrollo
– 25% en China
13% en los E.E.U.U.  

Las plantas de energía que usan presión de vapor para hacer girar turbinas son las geotérmicas y las nucleoeléctricas. Las plantas geotérmicas utilizan las altas temperaturas naturales del subsuelo para evaporar agua y la energía del vapor hace girar las turbinas. Lo mismo pasa con las plantas nucleoeléctricas, que aprovechan el enorme calor de la fisión atómica para evaporar agua e igualmente hacer girar turbinas generadoras (sólo que el material radioactivo como materia prima y residual es de alta peligrosidad por las emisiones radioactivas, así como por el riesgo constante de una explosión nuclear). Desafortunadamente, existen muchas plantas energía basadas en motores que queman combustibles fósiles para hacer funcionar los generadores. Esa enorme quema de combustibles produce miles de toneladas de C02 y otros gases invernadero que provocan el cambio climático global, que mata los ecosistemas productores de agua. Es necesario reducir (o eliminar) las emisiones de C02 a la atmósfera cambiando a tecnologías ambientalmente amigables como la energía solar, la energía del viento o las celdas de hidrógeno. Se puede pensar que las plantas hidroeléctricas son ambientalmente amigables, pero el construir enormes presas conlleva un impacto ambiental muy grave: desvío de ríos y escurrimientos naturales, transformación o destrucción de enormes áreas naturales con la correspondiente pérdida de biodiversidad, por mencionar algunos ejemplos. Expertos en la materia recomiendan la creación de micro presas, cuyo impacto en la naturaleza es mucho menor ya que no requieren áreas tan extensas ni desvío de ríos y escurrimientos naturales. Su impacto en la biodiversidad es mucho menor.

Fuente: Centro Virtual de Información del agua

 

http://queo.com.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=8661:el-agua-y-la-energia&catid=4:ciencia-y-tecnolog&Itemid=12

Leave a reply

Softplug.net