El Agua y la Industria en México

El Agua y la Industria en México

La estrategia de administración del agua se ha convertido en un elemento crítico para las organizaciones, su reputación, viabilidad de operación, en sí, la continuidad del negocio.

Adoptar  una estrategia de administración del agua implica reconocer varios aspectos geográficos, sociales, culturales y temporales pues, a diferencia de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), los impactos asociados con el consumo y disposición final del recurso hídrico difieren dependiendo de la región y operaciones de la organización.

 

La vida, como la conocemos, es imposible sin el agua.  Aunque aproximadamente ¾ partes de la superficie terrestre está cubierta por este líquido, desafortunadamente sólo el 0.4 por ciento está disponible para el consumo humano.  Por la forma en como hemos venido utilizando este recurso y por como lo hemos contaminado el porcentaje antes mencionado se va a ir reduciendo a pasos alarmantes.  La competencia global por el agua representa grandes retos para los negocios, a la vez que establece un escenario para la innovación.  La industria necesita agua para sus procesos, pero necesita trabajadores bien hidratados para ser productiva, y debido a que la industria representa  1/5 del consumo global, la estrategia de administración del agua se ha convertido en un elemento crítico para las organizaciones, su reputación, viabilidad de operación, en sí, la continuidad del negocio.

Adoptar  una estrategia de administración del agua implica reconocer varios aspectos geográficos, sociales, culturales y temporales pues, a diferencia de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), los impactos asociados con el consumo y disposición final del recurso hídrico difieren dependiendo de la región y operaciones de la organización.

El agua está íntimamente relacionada con la energía además.  Para el proceso de generación de energía es necesario utilizar grandes cantidades de agua, ya sea para el proceso en si, como en una termoeléctrica o una presa como para la elaboración del producto que generará la energía, como en una celda fotovoltaica.  Y es necesaria energía para obtener el recurso hídrico, para hacer funcionar bombas que llenen las tuberías y posteriormente es necesaria más energía para el tratamiento del agua utilizada.  Esto hace que la aparente dicotomía entre agua y energía sea ampliamente refutada y nos demos cuenta que sin la una no hay la otra.

Uno de los efectos esperados del cambio climático es el cambio en los patrones pluviales y de temperatura lo cual, por una parte incremente la evapotranspiración del agua –incidiendo en la disminución de la oferta para los procesos- y que, por otra parte, influya en los eventos hidrometeorológicos extremos – considerando los impactos en infraestructura y activos por  los dichos  eventos.

Por ello, la oferta estará aún más restringida por los impactos del cambio climático, reflejado en el decremento de algunas fuentes naturales de almacenamiento del agua (por el derretimiento de glaciares y capas de nieve), incremento en la escasez del líquido en algunas regiones por los cambios en patrones pluviales, mientras en otras regiones se incrementa la intensidad de la precipitación, así como incremento de los eventos hidrometeorológicos extremos y riesgos asociados. Lo anterior representa, para la mayoría de las empresas, un decremento en la disponibilidad de agua así como el incremento en su costo, y disrupciones operacionales con  los costos financieros asociados.

Riesgos para la industria (necesidad de eficiencia y adaptación)

Debido a los atributos específicos tanto geográficos  como temporales, las empresas deben de ser capaces, tanto de identificar su huella hídrica como la correspondiente a su cadena de valor, y reconocer los probables riesgos e impactos.

Los riesgos pueden establecerse en tres áreas:

  • Los riesgos físicos son considerados los más visibles para las organizaciones, debido al impacto directo de los mismos. Éstos están asociados con eventos extremos, ya sea sequía o eventos hidrometeorológicos extremos o bien la contaminación del agua que impactan tanto en los procesos como en la infraestructura, instalaciones y salud de la población circundante.
  • Los riesgos regulatorios pueden darse en la modificación de un régimen normativo que implique un incremento en el costo de la operación. Principalmente las organizaciones globales podrán verse sujetas a distintas formas regulatorias, por ello, mantener las mejores prácticas en todas sus locaciones permite una prevención oportuna y adecuada a la creciente exigencia de normas.
  • La reputación funciona como un factor del cual las organizaciones no son dueñas. Conforme la demanda de disponibilidad de agua limpia vaya incrementando por los diferentes actores de la sociedad, será prioritario mantener relaciones positivas con los grupos de interés para la gestión adecuada del agua.

Los anteriores riesgos pueden verse reflejados en uno mayor y más visible para las empresas: el riesgo financiero. Éste se puede reflejar en incremento del precio del recurso, el pago de daños por las consecuencias de eventos extremos, pérdida de la posibilidad de operar y de la confianza de los accionistas.  Por ello, identificamos algunas acciones que pueden tomar las organizaciones para la administración del agua:

  • Comprenda el uso e intensidad del agua. Aunque parezca sencillo, elWorld Business Council for Sustainable Development ha identificado 19 herramientas distintas en su reporte de marzo de 2010 “Water for business”. Dentro de las más útiles, se consideran aquellas que incorporan elementos del contexto, relacionando la disponibilidad del agua con el uso de la organización. No sólo basta con identificar el consumo general, sino por la cantidad por unidad de producto. Identificar la intensidad del agua, permite gestionar de manera efectiva la huella hídrica de la organización e ilustra, de manera efectiva, el uso del recurso en los procesos.
  • Comprenda dónde se ubican sus operaciones. Para hacer frente a la cuestión del agua, se debe de identificar el contexto donde ocurren las operaciones actuales y futuras. Conforme se reconoce el riesgo de estrés hídrico en los sitios, pueden preverse limitaciones futuras.
  • La adaptación de instalaciones y operaciones a eventos extremos como la escasez de agua o inundaciones, huracanes o incremento del nivel del mar, deben de ser considerandos en toda la cadena de suministro. Tener una estrategia al respecto, significa una ventaja competitiva frente a otros.
  • Conforme las diferentes presiones vayan incrementando, así como la importancia del tema, de igual manera las inspecciones, revisiones y regulaciones lo harán. Las organizaciones que se encuentren gestionando de manera adecuada sus recursos hídricos tendrán, mayor capacidad de adaptarse al cambio en las mismas.
  • Involucrarse con los grupos de interés, incluyendo los reguladores, es necesario para mantener la “licencia para operar” en las comunidades. En los países en desarrollo el consumo de agua es casi el doble que los países desarrollados, por lo que mantener un diálogo abierto con los grupos de interés permite comprender cómo debe de gestionar el agua, además de que evita restricciones, multas y desacreditación de la comunidad.

La mejora en la productividad está directamente relacionada con el uso eficiente de los recursos. Un análisis estratégico del consumo de agua de las organizaciones y una  gestión que permita la adecuada medición, verificación y reporte del mismo consumo, tanto de las operaciones locales como de las globales, permitirá comprender holísticamente los riesgos y oportunidades ante un escenario de baja disponibilidad de éste recurso. 

 

 Ruy Pérez de Francisco

Publicado el 09/08/2011 por Ruy Perez de Francisco

http://www.responsable.net/noticias/agua-industria-mexico

 

Leave a reply