El peligroso veneno que contamina las fuentes de agua potable en EEUU

El peligroso veneno que contamina las fuentes de agua potable en EEUU

 

Posted by: admin Posted date: July 08, 2014

cientificos

Lialdia.com/Para muchas personas en Estados Unidos, cada sorbo de agua puede significar consumir un poco de veneno. La razón es simple, pero perturbadora: numerosas fuentes de agua potable en el país están contaminadas con arsénico, un elemento que si se consume en ciertas cantidades o durante cierto tiempo puede resultar letal.

El problema es de relevancia y para comprenderlo mejor varias organizaciones, entre ellas el Center for Public Integrity, el Center for Investigative Reporting y Michigan Radio, se dieron a la tarea de realizar una investigación a fondo.

Según el estudio mencionado, en general la población consume regularmente cantidades pequeñas de arsénico en el agua, en la comida, en las bebidas. Por lo general son cantidades no dañinas aunque a veces sucede en concentraciones que no matan al individuo en ese momento, como sucedería si se tratara de cantidades mayores, pero sí producen potenciales daños a la salud. Y aunque en 2001 se establecieron regulaciones para tratar de reducir la exposición de la población al arsénico, nuevas revelaciones científicas han señalado que los límites de arsénico en el agua potable definidos por las Agencia de Protección Ambiental (EPA) no serían adecuados. La investigación cita que expertos independientes consideran que el arsénico es en realidad un cancerígeno 17 veces más poderoso que lo que la EPA reconoce.

La norma actual de arsénico en el agua potable de la EPA es 10 partes por billón, e intentos de hacerla aún más estricta –hasta cinco partes por billón- se han topado con la oposición de ciertas empresas, que consideran que cumplirla sería muy costoso. Pero no reducir el arsénico podría tener consecuencias funestas, pues el arsénico ha sido identificado como un factor en la aparición de problemas cardiacos, ataques cerebrales y cáncer. También se ha asociado con retraso en el desarrollo intelectual de los niños.

Un panel de control en una planta de remoción de arsénico del agua. (Flickr/USDA)Entonces, si es patente que el arsénico es tan dañino e inquietantemente presente en el agua que consume la población, ¿qué impide establecer controles más estrictos para proteger la salud general?

El reporte del Center for Public Integrity señala a una lucha política y el lobby de poderosas industrias como las responsables de esto, lo que no es poca cosa pues implica riesgos para la vida de miles de personas. Es una guerra de cierta politiquería en contra de la ciencia.

Por ejemplo, la EPA trató recientemente de prohibir un producto pesticida que contiene arsénico, pero retrasos en decisiones legislativas han mantenido a esos productos en el mercado. El uso de ese herbicida en parques, jardines, campos de golf y áreas de juegos, en Naples, Florida, por ejemplo, provocó altos niveles de arsénico en las aguas subterráneas, con casos de personas enfermas. Y muchos casos similares se estarían produciendo de modo cotidiano con el uso de esos pesticidas.

Luego, durante 2012 y 2013 la EPA emprendió un esfuerzo significativo para evaluar la presencia de arsénico y muchas otras sustancias, pero sus esfuerzos han sido frenados por la intervención de un congresista –el republicano Mike Simpson, de Idaho- y de un poderoso lobbyistas de la industria de pesticidas, que trabajó para la EPA durante el gobierno de Bush. Las empresas implicadas, según el reporte del Center for Public Integrity, son Drexel Chemical y Luxembourg-Pamol. El lobbyista se llama Charlie Grizzle. En conjunto pudieron convencer al Congreso de que los estudios de la EPA no incluían todos los estudios sobre arsénico disponibles –aunque el reporte de la EPA fuera consistente y científicamente válido, además de escrito antes de la aparición de los estudios adicionales- y por ello un comité legislativo pospuso todo el asunto. También se reveló que Grizzle hizo contribuciones  a la campaña de reelección de Simpson en 2011.

Mientras, la población en muchos lugares de Estados Unidos sigue bebiendo agua con arsénico en niveles peligrosos, y muchos exigen que ya es hora que la política deje de interferir con la ciencia y se den los pasos necesarios para proteger la salud de los estadounidenses.

Así que cada vez que abra el grifo y beba agua piense que no le vendría mal escribirle a su congresista para pedir que la EPA pueda trabajar libremente y regular de modo más estricto la presencia de arsénico. Pulso USA

Portada:

Científicos del Departamento de Agricultura hacen una prueba para detectar arsénico en el agua potable. …

http://lialdia.com/2014/07/el-peligroso-veneno-que-contamina-las-fuentes-de-agua-potable-en-eeuu/

 

Leave a reply