El rezago en infraestructura hídrica es de 800 mil millones de pesos

El rezago en infraestructura hídrica es de 800 mil millones de pesos

A pesar de contar con recursos naturales privilegiados, estiman que México no está exento a padecer una crisis de agua.

  • México atraviesa una “seria crisis”: Consejo Mundial del Agua

Expertos detallan las deficiencias y obstáculos que enfrentan los organismos operadores del servicio de agua en el ámbito nacional

SAN LUIS POTOSÍ (28/OCT/2011).- Pese a que la ubicación geográfica de México es privilegiada en lo que a recursos naturales respecta, el país no está exento a padecer la crisis de agua que se advierte en el corto plazo para el mundo entero. Sin embargo, puede aún implementar acciones para revertir tal panorama, y optimizar el abasto del vital líquido a la población en general. La primera y más elemental de ellas: una inversión de al menos 800 mil millones de pesos en el sector agua.

 De acuerdo con Raúl Olivares, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), tal es la dolencia que México ha ido desarrollando y agravando con el paso del tiempo en este tema: “Tenemos que reconocer que los servicios de agua potable y saneamiento tienen un problema estructural e institucional de muchísimos años, y de un monto importantísimo”.

 Expone que actualmente sí hay una “situación de crisis” hídrica en esta nación que debe alertar a todos sus habitantes, para que el conocer sobre las posibles consecuencias les obligue a un uso razonado del vital líquido del que hoy se dispone.

El también vicepresidente del Consejo Mundial del Agua, da cuenta que este problema inició desde hace 31 años, cuando la Federación delegó a los municipios la responsabilidad en la prestación de los servicios de abasto de agua, cuando estas instancias por sí solas carecen de los recursos óptimos para invertir en el tema hídrico.

 “Estamos hablando de servicios de agua potable y saneamiento con atrasos de inversión, con atrasos de tecnología y con atrasos de voluntad política”.

 Resumió en cinco puntos los principales obstáculos que enfrentan los organismos operadores de agua en México para optimizar su servicio. El primero, y más grave: las tarifas, que a nivel nacional “no están acorde con lo que se invierte en la producción de servicios”. Esto es, que hay una incongruencia entre lo que cuesta destinar agua al consumo humano, y los “precios bajos” que se cubren por ello. “En consecuencia, el agua en México no tiene valor”.

 Otro aspecto negativo es el régimen jurídico del agua, que dificulta las tareas diarias porque en muchos casos las operadoras no están descentralizadas y, por ende, carecen de autonomía plena en la toma de decisiones sobre aspectos básicos como, por ejemplo, las tarifas.

 Criticó, además, la politización o partidización de los servicios de abasto, pues en muchos casos los nombramientos del personal clave para los organismos se deciden con base en criterios políticos y no técnicos, lo que “deja en situación de adversidad” a estas instancias, que cambian en su estructura con la misma frecuencia que un aparato gubernamental. “Si un periodo de tres años en el orden municipal es insuficiente, lo es mucho más para los operadores”.

 La incapacidad de los propios organismos abastecedores es otra de las trabas para un correcto abasto de agua, pues en términos globales 40% de las redes hídricas en el país requiere sustitución y no se cuenta con los recursos. “Se habla de fugas e ineficiencia y es muy claro que hay responsabilidad, pero tampoco hay apoyo (monetario suficiente)”.

 Concluyó que el contar con suficiencia presupuestal para invertir en tecnologías y recursos de mayor calidad permitiría ahorros sustanciales en el mediano plazo, lo que en ese punto “permitiría reducir hasta en un 50% nuestros gastos, pero para esto necesitamos invertir en equipo”.

 “Si esto no fuera suficiente, se suma un fenómeno que ataca a los servicios en general y a la población del mundo: el cambio climático, lo cual nos viene a recordar que no hemos hecho mayor cosa en estos cinco aspectos que he planteado”.

 Consignó que los paliativos que se hacen a estas fechas “son sólo una píldora para combatir a un cáncer”, por lo que invitó a la población a que se informe sobre las dimensiones de este problema y asuma el rol que le corresponde.

 “La gente debe entender que lo que está pagando en las tarifas es simbólico. El agua tiene un componente muy alto de subsidio, y eso es grave”, remató.

Transparencia y abastecimiento, la meta

Insta SIAPA a políticos a razonar sobre costos

Los políticos que componen, o eventualmente, integrarán el Consejo de Administración del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) necesitan “sensibilizarse” respecto a las políticas tarifarias que demanda el organismo para su óptima operación.

Carlos Hernández Solís, gerente técnico de esa instancia, expuso que aunque se habla mucho de la despolitización del agua como una necesidad primaria para su correcta distribución y tratamiento, la realidad es que el vital líquido “cada día lo está más”.

En el marco de una ponencia concedida en la 25ª convención de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), celebrada en esta ocasión en el Estado de San Luis Potosí, declaró que desapartar criterios gubernamentales de la labor técnica “les permitiría más fácilmente cumplir con su labor”.  

Refirió, frente a integrantes de otros organismos operadores del país, que la solución acordada para optimizar al SIAPA es la constitución del ya anunciado Consejo Consultivo Tarifario, que a grandes rasgos se trata de un equipo ciudadano y especialista que pretende “acabar con estas divergencias”, transparentando el destino de los recursos que se manejan para “hacer cumplir la misión de servir”.

Respecto a las tarifas actuales, lamentó que el envío de un metro cuadrado (m2) de agua cueste al SIAPA 12 pesos, cuando éste se paga a cinco, e ironizó en tono de mofa respecto al despido de todos los trabajadores de la paramunicipal, lo que ahorraría solamente tres pesos, y aún habría un déficit de nueve invertidos sobre cinco ganados. “Así, año con año aumenta la ineficiencia”.

Se dijo optimista de que el los jaliscienses eventualmente se convenzan de la necesidad de empatar la política a las necesidades del organismo y los cobros se hagan de forma real.

Comparó el caso de Querétaro, donde la ciudadanía paga a tiempo sus cobros por este concepto a razón del “buen servicio” que tienen, según lo expuso minutos antes el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal de Aguas (CEA) de esa Entidad, Sergio Loustaunau Velarde.

CRISIS HÍDRICA

El origen

Para el Consejo Mundial del Agua, la crisis hídrica a nivel nacional inició desde hace 31 años, cuando el Gobierno federal atribuyó a los municipios la responsabilidad en la prestación de los servicios de abasto de agua.

Las instancias locales, advierte, carecen de recursos para invertir y sostenerse a sí mismas.

"Debemos reconocer que los servicios de agua potable y saneamiento tienen un problema estructural e institucional de muchísimos años, y de un montoimportantísimo", Raúl Olivares, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS).

Desvío de fondos

t e l ó n  d e  f o n d o

La situación que atraviesa el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) por la falta de recursos para su propio financiamiento es sólo una muestra de la “crisis hídrica” que atraviesa México en todos los niveles, según lo informa el Consejo Mundial del Agua, en parte por la falta de recursos de los organismos operadores en los municipios para financiar y sostenerse a sí mismos, y por otro lado, por  la “politización o partidización” de los servicios en torno a los nombramientos de los dirigentes, pues éstos son definidos por cuestiones políticas y no técnicas.

El inicio del escándalo por desvíos por parte SIAPA tiene su origen a mediados de mayo cuando se evidenció la malversación de recursos que formaban parte de un crédito de mil 200 millones de pesos (MDP) otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que en un principio debía dirigirse a la conclusión del programa “Todos con Agua”, pero que en su lugar fue dispuesto al gasto corriente; incluso un porcentaje (20 millones) se invirtió y perdió en la Bolsa Mexicana de Valores.

Previamente se informó que un monto exacto de 348 millones de pesos de ese total nunca fue a dar a la conclusión de dicho programa, que orquestó Rodolfo Ocampo Velázquez,  entonces director del SIAPA, sobre quien hoy pesan denuncias penales por peculado y abuso de autoridad.

Tras conocerse el hecho y para corroborar el desvío de fondos del crédito, el BID y el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) practican desde finales de junio pasado una auditoría a la paramunicipal, tras lo cual, determinarían la posibilidad de demandar la entrega del dinero en cuestión o disminuir el tiempo para saldar el adeudo total (por mil 200 millones de pesos), lo que podría constituir un duro golpe a las finanzas de la paramunicipal.

FRASE

Debemos reconocer que los servicios de agua potable y saneamiento tienen un problema estructural e institucional de muchísimos años, y de un monto importantísimo

Raúl Olivares, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS).

http://www.informador.com.mx/jalisco/2011/333495/6/el-rezago-en-infraestructura-hidrica-es-de-800-mil-millones-de-pesos.htm

 

Leave a reply