El río Atoyac, de los más tóxicos en el país

El río Atoyac, de los más tóxicos en el país

Puebla • 24 Septiembre 2012 – 4:06am — Jaime Zambrano y Guillermo Castillo/Puebla

Greenpeace reporta que afecta directamente a las comunidades que viven cerca porque provocan daños a su salud y sus fuentes de alimentos; además afecta los ingresos de la pesca, agricultura y turismo

El organismo ecologista exige al gobierno federal y estatal atención y saneamiento

Puebla • La organización Greenpeace México catalogó al río Atoyac, que cruza por los suelos poblanos y que nutre a la presa de Valsequillo, como uno de los más contaminados en el país debido aguas residuales municipales y las aguas resultantes de las actividades productivas, principalmente, la industria y agricultura.

De acuerdo con el documento denominado “Ríos tóxicos” que puede ser consultado en la página http://www.greenpeace.org/mexico, los cuerpos superficiales contaminados afectan directamente a las comunidades que viven cerca de los ríos, lagos y otros afluentes porque provocan daños a su salud y sus fuentes de alimentos.

El estudio publicado en mayo de este año, detalla que las vías de exposición son numerosas; además, la contaminación del agua afecta sus fuentes de ingreso como la pesca, la agricultura o el turismo.

Se resalta que en los ríos de México se pueden encontrar algunos metales pesados altamente tóxicos como el mercurio, plomo, cromo, cadmio y otros compuestos dañinos como el tolueno o el benceno.

“Lo peor es que desconocemos la mayoría de los compuestos tóxicos que están en nuestros ríos porque no han sido estudiados. Entre los casos más emblemáticos de ríos contaminados podemos destacar el Atoyac (Puebla, Tlaxcala y Oaxaca) o el Lerma-Santiago (estado de México, Guanajuato, Michoacán, Jalisco y Nayarit). Sin embargo, este es un problema generalizado en todo el territorio”, resalta el informe.

Greenpeace demandó al gobierno mexicano que se implemente una política de ríos limpios para 2020, que incluya: una política de cero descargas de sustancias tóxicas; una ampliación de las sustancias reguladas por la NOM–001–ECOL–1996 y la NOM–002–ECOL–1996, y mayor control en las descargas industriales en aguas nacionales y municipales.

Se agrega que las industrias “sucias” se benefician de la complicidad de las autoridades quienes incentivan las actividades contaminantes a costa del medio ambiente, de la calidad del agua y de las actividades industriales limpias.

INVERSIÓN DE SÓLO EL 22% DE LO PRESUPUESTADO
Los trabajos de limpieza en la cuenca del río Atoyac sólo avanzaron 24 por ciento entre 2007 y 2010, señala el Reporte de Proyectos Estratégicos de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Pese a que este cauce se considera como uno de los cuatro más contaminados en todo el país, refiere que las inversiones también fueron mínimas y sólo alcanzaron 22 por ciento de lo presupuestado.

El documento actualizado al 20 de septiembre de este año, expone que sólo se habían erogado 845.7 millones de pesos al término de cuatro años; de los cuales 732.7 millones se aplicaron en Puebla y 113.5 millones fueron ejecutados en Tlaxcala.

Dichos estados están identificados por el gobierno de la República como líderes del proyecto y responsables de aportar 50 por ciento de los montos, correspondientes a las obras de sus respectivos territorios.

Al respecto, el informe menciona que el costo total del proyectos asciende a 3 mil 682 millones de pesos y de esta cantidad, 2 mil 382 millones se emplearían en la entidad actualmente gobernada por Rafael Moreno Valle.

Los mil 300 millones de pesos que equivalen a 35.3 por ciento restante, deben utilizarse a lo largo del río Zahuapan, ubicado en el estado del mandatario priista, Mariano González Zarur.
Respecto a los trabajos que deben desarrollarse, la Conagua refiere que en Puebla necesitan construirse 921 kilómetros de redes de alcantarillado, 306 kilómetros de colectores y 752 kilómetros de redes de agua potable.

También deben rehabilitarse y ampliarse ocho plantas de tratamiento residual, además de construirse 46 instalaciones más; de las cuales, 32 estarían alrededor de la presa Manuel Ávila Camacho, en la laguna de Valsequillo.

Finalmente, en el caso de Tlaxcala, el gobierno está obligado a rehabilitar diez plantas de tratamiento y construir otra decena, junto con sanitarios ecológicos; además de elaborar estudios y proyectos adicionales.

http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/4cf1a28b338cb842d1202a18ee595aed

Leave a reply