El Tratamiento del Agua en México

 


Por: Kamel Athié Flores | 2014-02-22 | 23:41

El tratamiento de agua en México es una actividad ineludible de los gobiernos, según se tiene establecido en diversos ordenamientos legales, pero más que nada porque mediante este proceso se previenen diversas enfermedades gastrointestinales y de parasitosis intestinal; se evita la contaminación de suelo, agua y aire; y se libera agua potable que actualmente se utiliza para fines distintos al consumo humano.

En México 59 millones de hogares no tienen el servicio mínimo de saneamiento; sus aguas residuales se vierten a cauces abiertos contaminándolos aún más. Adicionalmente, numerosas plantas de tratamiento de aguas residuales funcionan mal o de plano no funcionan, no sanean el agua negra.

La situación es particularmente grave en las zonas rurales y sobre todo, las serranas, de mayor aislamiento, dispersión y dificultades orográficas.

La cobertura promedio de agua tratada a nivel nacional es del 47.5%, porcentaje que está por debajo de los estándares que maneja la Organización Mundial de Salud. Sin embargo, la situación es aún más grave ya que lo que se presume como cobertura conlleva cientos de plantas de tratamiento que no funcionan, por diversos problemas que se presentarán en el desarrollo de la investigación.

Los organismos operadores de abastecimiento y tratamiento de agua,

a nivel estatal y municipal, se enfrentan a un problema operativo y financiero que hace inviable el manejo de la infraestructura necesaria para el tratamiento y aprovechamiento de las aguas residuales.

La tecnología que se adquiere no siempre es la adecuada, se puede observar la compra de equipos en condiciones irregulares y sin garantía de mantenimiento a largo plazo, especialmente cuando los proveedores son extranjeros.

Por lo dicho, se puede afirmar que en México la mayor parte de las aguas utilizadas en los hogares, en los servicios y en las actividades productivas se vierten a los drenajes y no se someten a saneamiento y reutilización. Es posible suponer que esta problemática requiere adecuaciones al marco legal para incentivar el desarrollo, inversión y aprovechamiento de las aguas tratadas.

Si no se modifican las políticas públicas en materia de agua potable y saneamiento, orientadas a definir los ámbitos de responsabilidad entre esferas de gobierno, la brecha existente entre los volúmenes de dotación de agua potable y los que alcanzan a sanearse, tenderá a ampliarse en virtud del crecimiento de la población y las actividades productivas. Es necesario proponer esquemas de financiamiento y operación asequibles a los organismos operadores y municipios. De no resolverse esta paradoja, se elevarán los riesgos en la salud de la población y el cuidado del medio ambiente.

kamelathie@gmail.com

http://diario.mx/Nvo_Casas_Grandes/2014-02-22_b8e595af/el-tratamiento-del-agua-en-mexico/

 

Leave a reply