“EL VALLE DE MÉXICO, SIN RECUPERACIÓN PLUVIAL”

“EL VALLE DE MÉXICO, SIN RECUPERACIÓN PLUVIAL”

08.27.10

De acuerdo con los cálculos de Conagua Valle de México, la crisis por la falta de agua estallará entre los años 2020 y 2025; pese a eso se carece de políticas públicas sobre la recuperación del líquido

MÉXICO, D.F. 27 agosto 2010.- No obstante la escasez de agua potable que se avecina en el Valle de México 16 delegaciones de la Ciudad de México y 28 municipios del Estado de México, se carece de la infraestructura destinada para la recuperación del líquido pluvial, pese a que “el agua de lluvia que cae sería suficiente para garantizar el abasto a toda la población”, afirmó en entrevista con MILENIO el director de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento de Conagua Valle de México, Antonio Gutiérrez Marcos.

De acuerdo con los cálculos de Conagua, la crisis de la escasez de agua estallará entre los años 2020 y 2025. Es decir, en diez años más.

Pero no hay infraestructura para captar los 700 a 770 milímetros de agua de lluvia que cae por cada metro cuadrado anualmente. Noventa por ciento se evapora y otra se va por el drenaje, se pierde.

Los datos apabullan: “Cuando urbanizas una hectárea, dejas de infiltrar 4 millones de litros por año, 4 mil tinacos en ese lapso”.

Pese al escenario crítico que se anuncia no hay políticas públicas al respecto. “La realidad es que no tenemos como Valle de México una infraestructura para el almacenamiento de agua de lluvia y su posterior potabilización”.

Eso sí, sólo hay intentos locales, reducidos. Es el caso de Iztapalapa y sus 170 pozos de absorción, de acuerdo con el ex delegado y hoy diputado local, Horacio Martínez, o 40de esos depósitos, según el presidente de la Comisión de la Gestión Integral del Agua de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Víctor Varela.

En los recientes nueve años, señaló en entrevista Gutiérrez Marcos, se invirtieron más de 200 millones de pesos en la creación de esos pozos de absorción, ubicados en la sierra de Santa Catarina, Cerro de La Estrella y Peñón Viejo.

No obstante, esos pozos de absorción que también se han extendido a Coyoacán, en la zona de los pedregales, Milpa Alta y Tlalpan, y que contienen el agua pluvial para filtrarla a los mantos freáticos, han ocasionado y siguen ocasionando grietas y hundimientos. Ejemplos claros de ello son Iztapalapa y Valle de Chalco, respectivamente. Es decir, hay un uso indiscriminado de esos depósitos.

“La realidad es que no se cuenta con infraestructura destinada para ese fin (la captación del agua pluvial)”, reiteró el funcionario.

Para él, la situación es clara. “De querer tener un drenaje pluvial, no habría recursos que alcanzaran”.

La propuesta de Conagua es “aprender a utilizar el agua de lluvia y tener zonas para almacenarla y potabilizarla. Los nuevos desarrollos inmobiliarios deberán contar con este sistemas de captación y hacer una inversión para generar políticas públicas a pozos de infiltración para la recarga del acuífero”. Sólo así podría garantizarse a largo plazo el abasto a casi 20 millones de habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México.

La explotación de los acuíferos se incrementa; “es un problema severo, pues extraemos tres o cuatro veces más de lo que se recarga, y eso lleva a que tengamos un planteamiento crítico de aquí a 2020 o 2025: una crisis severa de un acuífero desgastado si no se toman medias drásticas para mejorar la recarga del acuífero. Debemos buscar un balance entre lo que se extrae y lo que se mete”.

La misma idea de crear desarrollos inmobiliarios que capten el agua pluvial la tiene el diputado local del PVEM e integrante de la misma Comisión de Agua de la ALDF, José Alberto Couttolenc. Con la crisis del agua encima, denuncia la lentitud en el dictamen de iniciativas que ayudarían a tal fin.

Y puso el ejemplo: “En Estados Unidos toman en cuenta la caída de agua de lluvia de los techos de los centros comerciales y la captan mediante una zanja”.

Recordó que en esas iniciativas se propone incrementar los estímulos fiscales a empresas que cuentan con tanques para el agua pluvial. Los mismos desarrollos inmobiliarios sustentables evitarían las inundaciones en colonias, “y es que llegan las constructores y avientan planchas de cemento, el agua no se filtra y se va a las casas”.

Conagua trabaja en coordinación con el GDF un proyecto para la recuperación de ríos, barrancas y cuerpos de agua en ocho delegaciones del Distrito Federal: Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Tlalpan, Xochimilco, Milpa Alta y Tláhuac. El objetivo es recuperar la capacidad y valor ambiental de las barrancas para su recarga hidráulica. Esto, con una inversión inicial de 100 millones de pesos. Es decir, nada para el tamaño del problema.

Los municipios de Ecatepc y Naucalpan se han interesado es esos trabajos y estarían por integrarse a ellos, informó el funcionario.

En el proyecto “se analiza la construcción de parques hundidos lineales que sirvan como cárcamos, para conservar el agua unas horas y de ahí a pozos de infiltración. Ya estamos con un proyecto avanzado en este sentido”.

Esas barrancas tendrán su saneamiento, limpieza, reforestación y construcción de pozos de absorción.

Apenas 10 por ciento del agua pluvial que cae en el Valle de México es aprovechada, y es la de zonas boscosas como Cuajimalpa, una parte pequeña de Magdalena Contreras, la zona del Ajusco y una pequeña parte de Tláhuac y Milpa Alta. “El resto, nada, estamos en plena zona urbanizada: el resto del agua se va al drenaje”.

Disparos

Pérdida de almacenamiento

“Cuando urbanizas una hectárea, dejas de infiltrar 4 millones de litros por año”.

(Mile http://www.planetaazul.com.mx/www/2010/08/27/%E2%80%9Cel-valle-de-mexico-sin-recuperacion-pluvial%E2%80%9D/nioDiario)   

Leave a reply