Eliminar el arsénico del agua de las minas con nanotecnología

Eliminar el arsénico del agua de las minas con nanotecnología

·         La empresa 42TEK ofrece una solución inédita en el tratamiento de los recursos hídricos utilizando el poder catalizador que permite del dióxido de titanio

min

·         China, Estados Unidos o Colombia se interesan por la patente que explota ya Abengoa

Los impulsores de la empresa 42Tek, Reyes Rodríguez y Toni F. Diego. EL MUNDO

D. J. O

Actualizado: 10/07/2014 11:01 horas

Con tan sólo un año de edad y otros cuatro de investigación a sus espaldas, la empresa 42Tek ha conseguido expandir su solución de depuración de sustancias nocivas para el agua en América y Asia. Haciendo uso de la nanotecnología, esta pequeña empresa afincada en Castellón ha conseguido desarrollar una nueva solución basada en el dióxido de titanio, también conocido como Anatasa, aplicado sus propiedades a la depuración de aguas, tanto residuales como para el consumo humano.

Un joven vietnamita muestra las manchas en las manos por beber agua contaminada de arsénico.

Pero, ¿Cómo funciona exactamente este invento? Toni F. Diego, uno de los socios de 42Tek explica cómo «básicamente la reacción de la luz ultravioleta con la nanocapa de dióxido de titanio (compuesto habitualmente utilizado en procesos de fabricación de tintas y pinturas) provoca una reacción que se llama fotocatálisis heterogena (proceso que acelera una reacción química) que, a su vez, es la responsable de que los hidroxilos (iones con carga negativa eléctrica) eliminen componentes orgánicos e inorgánicos presentes en el agua, como los metales disueltos». De este modo, a través de este complejo proceso físico-químico, la nanotecnología permite llevar a cabo una función análoga a la que realiza un filtro de café pero de un modo mucho más complejo.

«Pese a que ya hay gente que ya ha implantado en el mercado los reactores fotocatalíticos para depuración de aguas, la diferencia es que nosotros también producimos la materia prima que permite estas reacciones químicas», indica Diego. «Es decir», prosigue, «nosotros producimos nuestro propio dióxido de titanio, también conocido como anatasa, que usamos en estas aplicaciones».

Esta nueva tecnología destinada al filtrado de aguas contribuye a convertir el líquido elemento en un producto más apropiado para el consumo humano y más respetuoso con el medio ambiente. «Por un lado, sirve para eliminar elementos patógenos, gérmenes, bacterias, hongos o virus», comenta Diego. «Por otro lado, lo que ha servido para despertar el interés a niveles comerciales y empresariales es el de los procesos industriales el minas», explica. «Resulta tremendamente útil para eliminar la presencia de arsénico en el agua -un elemento presente en los recursos hídricos de muchos países que, por sus efectos dañinos al ADN humano, la Organización Mundial de la Salud sólo considera apto para el consumo de humano cuando su presencia se cuantifique de manera inferior a partes por trillón- resultante de procesos de minería», añade.

Es precisamente esta capacidad lo que ha permitido a la empresa 42TEK encontrarse muy próxima de cerrar acuerdos de importancia en mercados como el chino, el paquistaní, el estadounidense o el colombiano. «La realidad es que, hoy por hoy, no tenemos competencia en esta materia. No existe ninguna otra empresa capaz de fabricar la materia prima y aplicarla como estamos haciendo. Aquí es donde se encuentra la clave que nos está abriendo infinidad de puertas», comenta F. Diego. Además su know how, ha propiciado la firma de acuerdos de colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, con la fundación Atlantic Cooper y con la firma Abengoa, para la que desarrolla un filtro capaz de cribar los pequeños metales que están presentes en el agua.

Gran repercusión

La labor de vanguardia en el mundo de la investigación e innovación científica ha convertido esta pequeña empresa de la Comunidad Valenciana en uno de los principales expertos y referentes sobre las aplicaciones que la nanotecnología tiene en el tratamiento de aguas. Según explica, el propio F. Diego, «nosotros mismos nos vimos sorprendidos por la repercusión de nuestro descubrimiento, nos pidieron escribir un capítulo del manual especializado Aqua Nanotechnologies Global Prospect y al final acabamos escribiendo seis temas en los que explicamos nuestra tecnología con el máximo detalle y precisión a nivel científico-técnico».

http://www.elmundo.es/economia/2014/07/09/53bc3bdde2704e8f618b456e.html

 

Leave a reply