En juego, más de $10 mil millones por el conflicto del agua en Sonora

En juego, más de $10 mil millones por el conflicto del agua en Sonora

Esos fondos se mueven en la región agrícola en el ciclo otoño-invierno

Productores detallan acciones que han realizado para el ahorro del líquido durante 20 años; en Hermosillo ni siquiera hay planta tratadora, expresan

Miroslava Breach Velducea | La Jornada, Domingo 30 de junio de 2013, p. 29

Vícam, Son., 29 de junio.- La disputa por el agua en la cuenca del río Yaqui debido a la extracción de la presa El Novillo para dotar a la capital del estado pone en jaque más de 10 mil millones de pesos que se mueven en la región agrícola durante el ciclo otoño-invierno, con el cultivo de 270 mil hectáreas, principalmente de trigo.

Ese cereal representa 70 por ciento de las cosechas estimadas en un millón 850 mil toneladas en promedio. En las 163 mil hectáreas que se sembraron este año se obtuvo una cosecha récord de un millón 356 mil 100 toneladas.

En 2012 se contabilizaron un millón 240 mil 620 toneladas del grano, lo que representa una derrama de 6 mil 475 millones de pesos en la región, sólo por ese cultivo. Se siembra además maíz, garbanzo, cártamo, alfalfa, algodón y hortalizas.

Lo anterior unió a poderosos y pequeños agricultores, incluidos los indígenas yaquis y mayos que integran la resistencia civil contra la operación del acueducto Independencia, quienes además este sábado continuaron con los bloqueos sobre la carretera México-Nogales.

Los yaquis abrieron la vía de las 10 de la mañana a las 5 de la tarde, después la cerraron dos horas por una de paso, como acordaron el jueves en la última reunión del consejo de autoridades indígenas de los ocho comunidades que conforman este pueblo.

El director general del distrito de riego del río Yaqui 041, José Ramón Romero, dijo que en el valle del Yaqui somos productores organizados, previsores, que hemos tomado medidas serias desde hace 20 años para enfrentar la sequía recurrente al optimizar el agua que recargan las presas y asegurar el sustento de la región agrícola.

El distrito está conformado por 42 asociaciones de usuarios que administran un millón 910 mil metros cúbicos de agua disponibles en la cuenca, de los cuales 295 mil provienen de aguas subterráneas. El resto son rodadas del sistema de presas, entre ellas la Álvaro Obregón (Oviachi), Lázaro Cárdenas (Angostura), Plutarco Elías Calles (El Novillo), la Mocuzari y la Abelardo L. Rodríguez, que por muchos años dio vida a la región de la costa de Hermosillo y suministró agua a esa ciudad, pero ahora está seca.

De esa cantidad de agua, la mayor parte la aporta El Novillo, que capta los escurrimientos de gran parte de la cuenca del Yaqui, que a su vez la obtiene de la caída de la Sierra Madre Occidental, cruza todas las serranías sonorenses y se extiende hasta Arizona.

La sequía recurrente y la falta de lluvias en las dos últimas décadas convirtió el agua en el recurso más codiciado. Los agricultores de Cajeme presagian que el próximo ciclo agrícola 2013-2014 estará en riesgo, y con ello la economía de la región, si no hay agua suficiente para las siembras.

Más allá de la polémica de que los yaquis rentan sus tierras y sus derechos de agua a los mestizos, si no hay agua suficiente nos afecta a todos. De no haber condiciones de lluvia se puede afectar el próximo ciclo agrícola: no hay agua para ceder, afirmó José Ramón Romero.

Explicó que de lo disponible en la presa El Novillo hay una reserva que debe separarse de forma independiente del uso agrícola, pues 80 millones de metros cúbicos son para los pueblos ribereños de la cuenca del Yaqui; 40 millones para la mina La Caridad en Nacozari; 250 millones para las comunidades indígenas yaquis; 100 millones para uso doméstico de Ciudad Obregón y mil millones de volumen muerto, que debe quedar en el embalse como reserva exigida.

La molestia real de los agricultores es que durante 20 años invirtieron en infraestructura, en la tecnificación de riegos, en plantas tratadoras para reusar el agua en cultivos forrajeros, en revestimiento de canales y en la capital del estado ni siquiera cuentan con una planta tratadora de aguas negras.

La cuenca del río Sonora, a la que corresponde Hermosillo, no movió un dedo, sobrexplotaron el acuífero y permiten que los ganaderos represen río arriba; por eso no tienen suficiente agua para el consumo humano, aseguró Juan Leyva, presidente del Movimiento Ciudadano por el Agua.

El vocero oficial de los pueblos yaquis, Tomás Rojo, señaló que los supuestos gobernadores que rechazan los bloqueos a la carretera internacional 15 no son autoridades tradicionales. Son tropas engañadas por el gobierno de Guillermo Padrés.

Con información de Gabriela Valenzuela

http://www.jornada.unam.mx/2013/06/30/estados/029n1est

Leave a reply