En México más de 18.5 millones de pobres no tienen acceso al agua

En México más de 18.5 millones de pobres no tienen acceso al agua

El Sol de México, república/ 06 Septiembre, 2011

Manuel Carvallo

Ciudad de México.- "Las más recientes cifras proporcionadas por el Consejo Nacional de Evaluación de Política Social, revelan que en México, existen más de 52 millones de pobres, de los cuales 18.5 no tienen acceso a la infraestructura hidráulica, es decir no tienen agua en sus hogares", reconoció hoy en Quebec, Canadá, la diputada federal por Zongolica, Isabel Pérez Santos.

Durante le Décimo Primera Asamblea General de la Confederación Parlamentaria de las Américas (COPA), la legisladora de extracción indígena propuso que en México, "Urgen impulsar mejores leyes que beneficien a los más pobres".

Y aseguró: "Por ejemplo, en la población indígena en México, se calcula que 5.4 millones se encuentran en pobreza extrema, lo que quiere decir que su ingreso está por debajo de los 978 pesos mensuales en las zonas urbanas y 684 pesos en las zonas rurales".

Pero más aún, expuso ante sus homólogos de todo el continente que en México la mayor parte de los indígenas, no tienen opciones para generarse ingresos propios, es decir, "que en no se abren oportunidades a la gente para salir de la pobreza".

"Por tanto, agregó, que migración se convierte en una opción real de vida para millones de indígenas, en especial la migración de jornaleros agrícolas, lo que ya se convirtió en un foco rojo que es urgente atender".

Durante su participación en esta asamblea, la diputada Pérez Santos expuso que anualmente 3 millones de jornaleros emigran de sus lugares de origen parea trabajar en campos agrícolas a lo largo de todo el país o en los Estados Unidos. Esto implica -continuó- que cuando menos tres millones de familias emigran o sufren la separación temporal o definitiva de sus miembros".

En consecuencia, dejó claro, que en México la pobreza toma un nuevo rostro, que acompaña a las mujeres que migran para trabajar temporalmente en los cultivos junto con sus hijos, donde son

constantes los abusos laborales y los hostigamientos a los que se enfrentan.

Ante esta problemática que sufre México y muchos de los países de América, es preciso impulsar mejores leyes y programas gubernamentales para asegurar la protección legal para las mujeres trabajadoras migrantes y sus familias, "e incluso aquellas que se quedan en sus comunidades solas, en espera de sus parejas que van a los campos a conseguir un ingreso que en sus comunidades no pueden obtener".

Y remató: "Los legisladores de América tenemos la obligación de diseñar leyes que brindan seguridad a los migrantes agrícolas y en especial a las mujeres y sus hijos que también emigran".

Leave a reply