En riesgo latente, manantiales de Amecameca

México

En riesgo latente, manantiales de Amecameca

Organización Editorial Mexicana

19 de septiembre de 2011

 

 

Nidia Marín / El Sol de México

Ciudad de México.- Segunda y última parte

Y las moscas llegan cada vez a más metros de altitud del Iztaccíhuatl, mientras la flora y la fauna también avanzan hacia parajes que antes tenían vedados por lo gélido. El aumento de la temperatura que afecta los glaciares empieza a modificar el entorno de la montaña, precisa el doctor Hugo Delgado Granados, especialista del Instituto de Geofísica, de la UNAM.

Es evidente que los problemas que traerá como consecuencia el cambio que sufre el volcán, afectarán a las poblaciones cercanas, sobre todo respecto del agua. Esa fue la pregunta para el vulcanólogo, autoridad en materia, porque hace apenas unos meses autoridades y vecinos de Amecameca recorrieron la zona del Iztaccíhuatl y constataron la reducción de de las aguas de deshielo y la consecuente disminución de los manantiales ubicados en las faldas del volcán. El problema radica en que es el agua que abastece a la población de Amecameca.

-Son las poblaciones ubicadas en las partes más cercanas a las cumbres de las montañas, dijo. Son relativamente pequeñas, de 5 mil a 10 mil habitantes. Ellos serán quienes, eventualmente en principio, resultarán afectados de una manera muy sutil, con incremento de la temperatura, de mayor erosión, una especie de desertificación, pero lo van a notar poco a poco, no será una cosa súbita. Ya se están dando una serie de cambios desde ahora.

Resalta: "Cuando nosotros hacemos el trabajo de campo los hemos notado. Por ejemplo, la flora y la fauna están empezando a invadir zonas donde la temperatura ambiente anteriormente no llegaba. Actualmente, la temperatura está haciéndose más caliente hacia la altitud, lo que produce un clima más benigno y en consecuencia esa invasión de la vegetación y la fauna. Un ejemplo un poco burdo es que, anteriormente a partir del Paso de Cortes no se observaban moscas. Hoy, cuando uno va a la montaña inclusive por encima de ese Paso molestan esos insectos. Ese tipo de cosas, que en apariencia son sutiles, se empiezan a percibir y tienen que ver con ese tipo de modificación. De esa misma manera va a ocurrir con los cambios que se van a dar. Si no inadvertidos, serán de una manera paulatina".

-¿Qué tanto colabora para la extinción de dichos cuerpos de hielo, la urbanización?

"Uno de los factores que ayudan a la desaparición glaciar y en lo particular en las montañas Izta-Popo es que a sus flancos está sumamente poblado y existe una elevada actividad industrial. En el caso del Pico de Orizaba tal situación no se produce, no hay gran industria ni grandes poblaciones, lo que ayuda a que se preserve. Si bien no podemos hacer nada para detener el retroceso y la eventual desaparición glaciar, lo que sí podemos es reflexionar acerca de que, en parte es un proceso natural del cambio climático, pero también es posible que se deba a causas antropogénicas, es decir a la generación de gases de tipo invernadero, que al final de cuentas elevan la temperatura y aceleran tales procesos que son de carácter natural".

Hace un recordatorio: "Nosotros, somos los que vamos a sufrir las consecuencias. A nuestros descendientes, hijos, nietos, es a quienes realmente les afectará. Por eso pienso que es sumamente urgente una educación ambiental para la niñez. Que sepan qué tipo de mundo van a recibir y cómo podrán actuar en consecuencia".

* ¿Se secarán las cascadas?

En algunos textos dados a conocer por autoridades del Estado de México se lee que Iztaccíhuatl, es un complejo volcánico cuyo eje mayor está orientado de norte a sur, y aunque carece de las condiciones especiales que presenta en su cara norte el Popocatépetl, está provista de glaciares en ambos lados.

Además…

"Desde Amecameca se tiene al frente la cara occidental; en ella, de norte a sur, existieron: 1) el glaciar de Ayolotepito, que bajaba desde el pecho en dos ramales, uno por el cuello y otro bruscamente, en cascada de hielo, terminando ambos en la hondonada de Chalchoapan, donde existió un pequeño lago; 2) el glaciar de Ayoloco, que nace en la barriga y desciende, estrechándose cada vez más hasta terminar en el refugio de ese mismo nombre, y 3) más adelante, al sur de la Peña Aguilera, que ocupa el lugar de la cadera, los restos del pequeño glaciar Atzintli, reducido a su mínima expresión".

Y también…

"En la cara oriental, vista más o menos a la altura de San Martín Texmelucan, Puebla, existieron de sur a norte: 1) un pequeño glaciar, al suroeste de la torre de San Agustín, más pequeño que el Atzintli; 2) el glaciar Suroriental que se desprende de la barriga, donde también nacía; 3) el glaciar Centroriental, marcando la separación de ambos un espolón de roca; 4) el glaciar Nororiental, que salía del pecho y se desplomaba en grandes torres de hielo, y 5) una pequeña lengua, en la parte del cuello, el resto de otro glaciar".

El parque Iztaccíhuatl-Popocatépetl comprende tres entidades: Estado de México, Puebla y Morelos. En la primera sus municipios son: Chalco, Tlalmanalco, Amecameca, Atlauta, Ixtapaluca, Texcoco y Ecatzingo. En la segunda: Tlahuapan, Tianguismanalco, Calpan, Atlixco, Chiautzingo, Huejotzingo, San Felipe Teotlalcingo, San Salvador El Verde, San Nicolás de Los Ranchos y Tochimilco. Y en la tercera: Tetela del Volcán.

Las corrientes de agua que nacen del lado este del Iztlaccíhuatl se dirigen al valle de Puebla. El Río Molinos, nace al sureste de dicho volcán, cruza Cholula, ingresa al municipio de Atlixco y se une al río Nexapa.

Por su parte las cascadas de la montaña, que los legos desconocemos si desaparecerán, son: San Rafael, Diamantes, El Negro, Alcalican y Mipulco.

Y la entrevista para El Sol de México con el doctor Hidalgo Granados, miembro de la Sociedad Geológica Mexicana, de la Unión Geofísica Mexicana, de la Sociedad Geológica de América, de la Unión Geofísica Americana y de la Asociación Internacional de Volcanología y Química del Interior de la Tierra, continuó.

-Los senadores recientemente aprobaron en el pleno un punto de acuerdo para que Rafael Elvira Quesada titular de Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, rinda un informe acerca de la problemática en los volcanes. ¿Hay interés del gobierno mexicano en este asunto? ¿Cómo están trabajando en la materia? ¿En qué renglones se requiere poner énfasis?

"Sí hay algo de interés. En los últimos años los proyectos de investigación glaciológica que he sometido al Conacyt han tenido éxito y espero que en cuanto termine el actual proyecto se siga apoyando otros de investigación para darle seguimiento a este retroceso. Sin embargo, creo que se requiere un poco más de trabajo.

Abundó:

"Sería interesante que, de ser posible, hubiera un apoyo más importante para poder hacer investigaciones no únicamente glaciológicas, sino también de tipo ambiental, que son las que hacen falta y definitivamente salen de mi área de experiencia. Deben ser abordadas por otro tipo de especialistas. Se requiere financiamiento. Es una investigación básica, pero que puede dar muchísima información, no solamente acerca de lo que está sucediendo, sino de lo que posiblemente deberíamos estar haciendo para anticiparnos a lo que vendrá en el futuro".

Efectivamente, esta semana que concluyó la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, presentó ante el pleno la propuesta (votada y aprobada) para que el secretario Elvira Quesada acuda para informar en torno a los glaciares ubicados en los volcanes Iztaccíhuatl, Popocatépetl y Citlaltépetl.

En el resolutivo los legisladores explican, sobre los temas que desean saber: en qué medida el eventual retraimiento y extinción de los glaciares ubicados en los volcanes Iztaccíhuatl, Popocatépetl y Citlaltépetl, afectará a la diversidad biológica, al recarga de los mantos acuíferos, la calidad y disponibilidad media de las cuencas hidrológicas y las actividades productivas de los usuarios en las cuentas que reciben escurrimiento de los glaciares.

Asimismo: "¿cuáles son las medidas, acciones, planes o estrategias implementadas y por implementar para favorecer la adopción, la adaptación ante los inevitables impactos del cambio climático en los glaciares aludidos en el inciso anterior".

El futuro de los glaciares de nuestros volcanes es negro. Para el Pico de Orizaba es un poco más alentador. No obstante que no se tiene una estimación precisa, se calcula que sus glaciares pueden vivir aproximadamente hasta el año 2040.

http://www.oem.com.mx/elsoldecuautla/notas/n2232652.htm

 

Leave a reply