En Saltillo, piden agua en Navidad

En Saltillo, piden agua en Navidad

  • Jesús Peña
  • 25 Diciembre 2011

·         Por culpa de usuarios morosos, vecinos viven estragos de la sequía

    • Reclamo. Francisca Cabrales reclama lo que a sus ojos es una clara injusticia, la suspensión del servicio de agua a todos los de la Privada Buenos Aires, en Arteaga, incluso a quienes pagaron.Fotos: Vanguardia-Jesús Peña

Saltillo.- Por unos la llevan todos, es el estribillo que sintetiza el enojo de un grupo de vecinos de la Privada Buenos Aires, en Arteaga, que por culpa de algunas familias que no pagan el servicio de agua potable, tienen que soportar que el Ayuntamiento les mande apenas un chorrito que no alcanza ni para lavar una taza, cuando bien les va.

Ah, pero sí y como si tuvieran derecho, los drogueros fueron a casa de doña Francisca Cabriales, a quien le han endilgado el cargo de presidenta de este sector, ubicado a la orilla de la carretera antigua a Arteaga, para exigirle que presionara a las autoridades y les echaran el agua.

“A veces duran dos o tres semanas que no echan el agua y los vecinos me dicen ‘ándale Panchita, usté’, pero no pagan el agua, no es justo que ellos estén muy anchos. Les he dicho miles de veces a los del municipio ‘a los que no paguen agua vayan a córtenselas’ (el agua)”, dispara fúrica la mujer.

Al grado que ayer por la mañana, acompañada sólo de tres vecinos cumplidos, como ella, se dirigió a las oficinas de Agua Potable para solicitar enérgicamente les abran las llaves de la Buenos Aires, Los demás colonos ni cara tuvieron de sumarse al reducido contingente.

“¿Por qué me tiene sin agua, toda una semana?, yo no voy a estar sufriendo las consecuencias porque los demás no vengan a pagar. Yo no voy a recibir la Navidad toda mugrosa y toda cochina”, increpó doña Panchita al director de Simas afuera de su oficina, el hombre, un tal Juan, le hizo poco aprecio, le dijo que ya se les habían dado, pero que iría a la colonia a checar, le dio la espalda y se fue.

Francisca entró a la oficina con su contingente y sin decir “agua va”, abordó a la secretaria Zoila Reyna Perales: ¿Por qué no había ni gota de agua en la Buenos Aires?, y pidió cuentas claras, como el agua, que hace tres semanas no les llega: “¿Quiénes son los que deben y cuánto es lo que deben para que les corten el agua de su mera casa?”.

En medio de la mini manifestación, que a ratos ardió, y que tampoco hubo agua para apagarla, la mujer, la secretaria de Juan, sacó una ristra de recibos pendientes de pago y sin el menor empacho dio lectura.

“Siller Huerta Maricela, mil 159 pesos: Rodríguez Nava Roberto, mil 949: García Pérez Juan, 705: Guillén Marcelino, 991; Cepeda Valdés Salvador, 2 mil 82; Saucedo Rodríguez José Manuel, mil 500; Arriaga Navarro Guadalupe, 800: Molina Ramírez Miguel, mil 500. Estamos hablando de que casi todos los usuarios de ahí… deben”., abrevió la secretaria.

Los vecinos de la Buenos Aires escucharon atónitos el inventario de pasivos, la atmósfera se impregnó entonces como de un olor a azoro e indignación ¿Cómo era posible que doña Panchita y sus vecinos cumplidos no tuvieran ni gota?

“¿Por qué si yo estoy pagando el agua tengo que estar sufriendo por los que deben? Yo no voy a estar sufriendo por culpa de los demás”,

Lo justo era que el Municipio les cortara el agua a los deudores y que les enviaran a los vecinos cumplidos una pipa de agua, propusieron.

Pero Zoila Reina, la secretaria de Juan, no les resolvió ni un café ¿y con qué agua? Si ni en Arteaga hay, Los vecinos debían regresar y esperar la visita del director de Simas en la colonia o venir a buscarlo por la mañana en días hábiles.

Doña Panchita se dirigió luego a la Presidencia para platicar con el alcalde Ernesto Valdés Cepeda, pero ahí también se las hicieron de agua, porque no estaba.

Total, que una secretaria interina de Valdés Cepeda vería la forma, sin prometerles nada, de enviar una pipa y que los buenos vecinos de la Buenos Aires no la pasaran a secas en Navidad.

sc

http://www.vanguardia.com.mx/ensaltillopidenaguaennavidad-1180126.html

 

 

Leave a reply