Energía eléctrica, el “coco” del saneamiento

Energía eléctrica, el “coco” del saneamiento

El director del organismo de cuenca Lerma-Santiago-Pacífico, Raúl Antonio Iglesias Benítez, destaca necesidad de generar esquemas adecuados para mantener plantas operando.

Guadalajara.- La Comisión Nacional del Agua (CNA) identifica el costo de la tarifa eléctrica como el “coco” del saneamiento, ya que suele llevarse los mayores costos de operación. Por ello, sugiere que los ayuntamientos aprovechen que los esquemas de inversión para la obra son absorbidos al menos en 80 por ciento por los gobiernos federal y
estatal, de manera que es mejor una tecnología de mayor costo inicial pero menor de operación.

“De lo contrario, se puede tener una obra más barata pero que después no pueda operar”, puso en relieve el director del organismo de cuenca Lerma-Santiago-Pacífico, Raúl Antonio Iglesias Benítez.

“El subsidio que nosotros damos, de 50 centavos, es un poquito paliativo a costos de energía eléctrica […] para no esperar a hacer ajuste de tarifas de la CFE, salió el programa, para fomentar el que se sigan trabajando las plantas, es decir, sólo hay beneficio de
subsidio si se de-muestra que eso se hace”, dijo.

Jalisco trae para este año alrededor de 42 millones de pesos de este subsidio, y se opera a través de la Comisión Estatal del Agua (CEA).
“Nosotros recomendamos que al hacerse un proyecto de saneamiento, se haga una corrida financiera a 25 años para determinar si es viable financieramente el proyecto, y aprovechar los subsidios a la obra […] en caso inverso, los costos de operación se van a las nubes. Con el
esque-ma de Finfra [Fondo de Ifraestructura] se está subsidiando regularmente, al menos en 80 por ciento, y eso es práctico para tener
una tecnología menos complicada y cara de operar”, puso en relieve.

A juicio de Iglesias Benítez, hay dos problemas serios del sector agua: Uno, “el tiempo de duración de las administraciones de los municipios es muy escaso, sólo tres años, corto para conocer y entender para operar bien un sistema; esto nos lleva a que cuando ya
aprendieron del tema, se van; el segundo es que desgraciadamente hay mucho ayuntamientos que no logran consolidar un organismo operador y los ingresos por el renglón del agua los usan como caja chica para otro tipo de necesidades”.

No obstante, tanto en Jalisco como en los estados de la región se ha avanzado de forma importante. “Hay un proceso de consolidación de
organismos operadores en toda la región; los que llevan mano son Queré-taro con un organismo estatal, luego Guanajuato, y viene después
Jalisco y Colima, con avances menores en Michoacán, México, Zacatecas y Nayarit”. Los mayores avances se dan hacia el norte del país porque la escasez de agua los obligó a tomar decisiones, pero la Lerma-Santiago ya enfrenta esos dilemas, por lo que ha mejorado su
institucionalidad para hacer frente a los desafíos del sector, puso en relieve.

Agustín del Castillo

http://www.milenio.com/node/475038

 

Leave a reply