Extracción de agua provoca hundimientos en Morelia

Extracción de agua provoca hundimientos en Morelia

Redacción/Quadratín

20.02.2012 09:34

ORELIA, Mich., 20 de febrero de 2012.- En Morelia, la zona de subsidencia y falla geológica que parte de las inmediaciones de la antigua central camionera hacia el noroeste de la ciudad, es la más inestable de las tres zonas de hundimiento de terreno en la capital michoacana, con registros de hundimientos de hasta 3.5 centímetros por año, debido a que el estrato superficial contiene lava volcánica y a que el agua que se extrae del subsuelo ya alcanza 100 metros de profundidad.

Debido a la excesiva extracción de agua del subsuelo, el proceso de subsidencia (hundimiento paulatino de suelo) se acelera por lo que el riesgo de colapso es latente y no se descarta que se consolide esa capa de terreno y ceda finalmente ante la presión de la roca volcánica que tiene encima.

Así lo confirmó Jorge Alejandro Ávila Olivera académico del Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo e investigador en jefe del proyecto Análisis geológico y monitoreo de la subsidencia en la zona sureste de la ciudad de Morelia, Michoacán, donde se lleva un seguimiento de la evolución de la zona de subsidencia y de la falla geológica  asociada que, por cierto, ya ha provocado severos daños en la infraestructura como la destrucción parcial del antiguo Hospital Regional del IMSS que provocó años atrás su cierre definitivo y reubicación. Y la destrucción de viviendas en la colonia popular La Colina al poniente de Morelia, además de vialidades en la zona de influencia.

Ávila Olivera explicó que debido a la extracción de aguas subterráneas, se han acentuado los hundimientos en algunas partes de la capital. Este fenómeno ha determinado que la ciudad de Morelia cuente con tres zonas de subsidencia definidas como: estable, de estabilidad media e inestable. Hasta ahora, ninguna de ellas presenta movimientos intensos o significativos, a diferencia de los registros que se tienen por la actividad propia de las fallas geológicas.

El investigador nicolaita explicó que para que existan subsidencias se requieren algunas condicionantes como la pre existencia de fallas geológicas sepultadas, la presencia de sedimentos lacustres y la extracción de agua subterránea, por lo que ciudades localizadas dentro del cinturón volcánico mexicano como Morelia, Celaya, Salamanca, Querétaro, Aguascalientes, San Luis Potosí y la Ciudad de México —que presentan estas tres características— son las más susceptibles a tales hundimientos.

En Morelia, la zona al sur de la falla geológica de Santa María es la más estable en cuanto a hundimientos por extracción de agua, debido a la presencia de ignimbrita o cantera.

La zona de estabilidad media, localizada entre esa falla y la falla de la antigua central camionera registra hundimientos pequeños, no mayores a un centímetro anual, en virtud que aún se conserva un suelo de gran espesor de aproximadamente 60 a 70 metros que, sin embargo, es susceptible de consolidarse por la extracción de agua por debajo de ese nivel.

Y la zona más inestable que va de la falla de la antigua central camionera hacia el noroeste de Morelia, donde existe el riesgo latente que se consolide la capa de suelo y ceda el terreno finalmente debido al peso y la enorme presión ejercida por la roca volcánica que tiene encima.

El proyecto Análisis geológico y monitoreo de la subsidencia en la zona sureste de la ciudad de Morelia, Michoacán del Dr. Jorge Alejandro Ávila Olivera es una continuación de la investigación de su tesis doctoral que en 2005, con una beca PROMEP, hizo posible la instalación de una red de testigos permanentes para medir la evolución de las subsidencias, específicamente las que ocurren en la zona noroeste de esta capital.

Dicha red de testigos permanentes, consta de una especie de tornillos estratégicamente localizados en algunas banquetas que permiten registrar histórica y estadísticamente acontecimientos como el del año 2007, cuando la ciudad fue epicentro de un sismo que ocasionó movimientos entre las diferentes placas de suelo, refirió el universitario.

El especialista comentó que el proyecto que está por concluir, hizo posible la ampliación de esta red de testigos permanentes a prácticamente toda la ciudad y se logró realizar un monitoreo completo con sensores geodésicos a cargo de alumnos de la facultad de Ingeniería Civil de la propia Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Las investigaciones sobre el monitoreo de las subsidencias en Morelia continúa.

http://www.quadratin.com.mx/Noticias/Extraccion-de-agua-provoca-hundimientos-en-Morelia

 

Leave a reply