Extracción de agua subterránea casi duplica la recarga de acuíferos: INECC

Región Centro del país, con elevado estrés hídrico, advierte

Extracción de agua subterránea casi duplica la recarga de acuíferos: INECC

Angélica Enciso L.

 

Periódico La Jornada
Viernes 29 de marzo de 2013, p. 37

La extracción anual de agua subterránea, que provee 70 por ciento de líquido a las zonas metropolitanas de las ciudades de México, Toluca y Cuernavaca, es casi dos veces el volumen de recarga del sistema de acuíferos, advierte un estudio del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

La provisión y administración del agua es uno de los retos más importantes de la región que alberga al corazón económico y político del país, señala el documento Valoración de servicios hidrológicos por costo de reemplazo: Análisis de escenarios para el bosque de agua, de Carlos A. López Morales.

Destaca que la demanda actual de casi 29 millones de personas que habitan en la región se satisface con la explotación de fuentes regionales y extrarregionales a tasas mayores a las renovables.

Precisa que, de acuerdo con datos oficiales de la Comisión Nacional del Agua, en el centro del país se utiliza anualmente hasta 2.3 veces el volumen del flujo renovable (superficial y subterráneo), lo que genera los indicadores de estrés hídrico regional más elevados del país.

Apunta que la sobrexplotación genera problemas como hundimientos, disminuciones del nivel freático, pérdida de calidad o incrementos en el costo de extracción. La oferta subterránea presente y futura en la región no sólo se ve amenazada por la sobrexplotación de los acuíferos, sino por los impactos del crecimiento de la mancha metropolitana en sus zonas de recarga, sobre todo en la región denominada Bosque de Agua, que incluye la Sierra de las Cruces y el corredor Ajusco-Chichinautzin.

Estas sierras, precisa, proveen los flujos de recarga más importantes para las ciudades de México, Toluca y Cuernavaca. No obstante, tanto por no reconocer este hecho como por la ausencia de un esfuerzo efectivo de conservación, la presión económica continúa reclamando extensiones boscosas para desarrollo agrícola o inmobiliario, o para la ampliación de vías de comunicación, afectando con ello el balance hidrológico local.

El Bosque de Agua, agrega, debería tener tasas de explotación menores a los flujos de recarga y medidas de conservación de las zonas en las que éstos se generan.

El estudio calculó los costos económicos de remplazar con infraestructura el volumen de agua que se extrae en la región. Analizó seis alternativas de suministro, cinco de las cuales consisten en trasvases intercuencas (de los ríos Amacuzac, Temascaltepec, Tecolutla, y Oriental-Libres, y de la presa Taxhimay), y una sexta consiste en la reinyección subterránea de agua tratada.

La región centro, que se conforma por 10 acuíferos de Morelos, estado de México, Distrito Federal e Hidalgo, donde se extraen 46.7 metros cúbicos por segundo, requiere la construcción de seis fuentes alternativas de suministro, lo que implica un costo de inversión a 26 años con valor presente de 31 mil millones de dólares, indica el estudio.

La región Bosque de Agua, que incluye 37 municipios del estado de México, Morelos y Distrito Federal, tiene una extracción subterránea de líquido de 16.5 metros cúbicos por segundo y satisface la demanda de 6 millones de personas. La sustitución del volumen de extracción subterránea requiere la construcción de tres fuentes alternativas (recarga por inyección, Taxhimay, y Oriental-Libres) a un costo en valor presente de 6 mil millones de dólares.

Leave a reply