Grupo México, depredador del agua sonorense

Grupo México, depredador del agua sonorense

Por Leopoldo Santos Ramírez / Dossier Políticohttp://www.dossierpolitico.com/linea.JPG

Dia de publicación: 2011-02-20

La polémica sobre el recurso agua va despejando zonas oscuras en las cuales podemos ver cómo los sonorenses hemos utilizado el agua para desarrollar a nuestro estado. No es agradable lo que tenemos a la vista, pero debemos afrontarlo sin esconder la realidad y sin escondernos de ella, que tampoco serviría de mucho.

 

El uso del agua, un recurso renovable se ha convertido en un factor de controversia que por ahora está enfrentando a dos sectores, el centro y el sur de Sonora y ha dejado por fuera a un tercer actor que espichadito, está depredando el agua sonorense en función de explotar la riqueza del cobre que a esta región le fue dada en abundancia como regalo de la naturaleza. En efecto, Grupo México que explota lo mismo el mineral de Cananea así como el de Nacozari, solito se chupa unos 40 millones de metros cúbicos de agua, (MM3). La sorpresa es que 26 millones lo extrae de la presa La Angostura, a través de un acueducto que va directamente a una laguna artificial en las inmediaciones de la mina de la Caridad. (El dato sobre el volumen de extracción lo tomo de las declaraciones del delegado de CONAGUA, Chito Díaz, a Dossier Político publicadas el pasado 16 de febrero).

 

Además de este gigantesco volumen, Grupo México adicionalmente chupa cuando menos 14 millones de metros cúbicos del Río San Pedro, afluente internacional que atraviesa la frontera estadunidense y que su contaminación ha sido motivo de varias reclamaciones. Según estimaciones recabadas por Florentino Garza y publicadas en su tesis de maestría en El Colegio de Sonora, la recarga del acuífero de San Pedro es de 22 millones de M3, y la empresa informaba a principios del año 2001 que utilizaba 14 millones de metros cúbicos anuales. Si se suman los dos volúmenes, la que se extrae de la presa de La Angostura y la del río San Pedro, entonces tenemos que Grupo México solito se lleva 40 millones de M3, lo cual convierte a Germán Feliciano Larrea, principal accionista del Grupo México en uno de los más grandes extractores de agua en el estado, por encima de cualquier otra industria de las instaladas en Sonora. Sin embargo, la cifra referida al Río San Pedro es del año 2001, por lo que la sobreexplotación del acuífero podría ser ahora mayor. Para deducir esto es suficiente con observar cómo Grupo México ha depredado los pozos de los ejidos ganaderos y agrícolas que circundan Cananea, primero a través de la compra de “derechos de agua” y luego comprando directamente las tierras aledañas con la finalidad de extraerles el líquido. Según la tesis de donde he tomado los datos, grupo México no muestra ninguna preocupación por los efectos de  deforestación que la actividad minera está produciendo, pues hay más de tres mil hectáreas en el área del Río San Pedro y Río Sonora, desprovistas de vegetación sin que ninguna autoridad, federal o estatal, pueda hacer responsable a la Minera México de recomponer este desastre.

 

Por supuesto que el agua contaminada después de los procesos industriales la canalizan hacia el Río Sonora, y esa es el agua que llega a la presa Abelardo L. Rodríguez.

 

Como puede verse, arriba del ring por la pelea del recurso agua no está todavía la empresa minera que está depredando los recursos sonorenses y que deja muy poco para el progreso de la región. Si imaginariamente sobre el mapa de la geografía sonorense trazamos las líneas del alcance que tiene Grupo (Anti) México sobre los recursos sonorenses, las líneas van desde la presa La Angostura a Nacozari, se extienden de Cananea a los Ríos San Pedro y Sonora y baja hasta Hermosillo. Es decir hay un buen pedazo de territorio sonorense atrapado por los tentáculos de los empresarios mineros sin que la entidad sienta que son solidarios con sus recursos y con su clase trabajadora a la que mantienen bajo explotación salvaje.

 

Con la información que el gobierno sonorense posee desde hace tiempo, le bastaría para empezar una iniciativa que permita reordenar el gran asunto de la explotación y la renovación de los acuíferos en Sonora. Esto le granjearía la simpatía y el apoyo de la opinión de los sonorenses, pues se colocaría al lado del interés de las mayorías. Más que ser reconocido en la historia por alguna obra faraónica como la que nos recetan los gobernantes cada seis años, Guillermo Padrés podría pasar a la historia como el gobernante que empezó a reestructurar el uso del agua, instrumentó políticas públicas con el consenso popular y con ello evitó el empeoramiento de la crisis de desabasto que se nos avecina en los próximos años. Hoy estamos en el año 2011. 

 

http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=91265&relacion=&tipo=Principal1&categoria=1

Leave a reply