Guadalajara. Siguieron la protesta rezando

Guadalajara. Siguieron la protesta rezando

El Occidental

24 de mayo de 2010

 

Alejandra Molina Serna

Guadalajara, Jalisco.- El violento desalojo de vecinos pertenecientes a las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo que se manifestaban pacíficamente en el exterior de Casa Jalisco, no impidió que reanudaran sus oraciones en el camellón central de la avenida Manuel Acuña.

La meta era rezar durante 51 horas continuas para dar marcha atrás a la decisión institucional en la construcción de la Presa El Zapotillo; sin embargo, a pesar de que fueron -literalmente- sacados a la fuerza por personal de la Subsecretaría de Asuntos del Interior del Gobierno estatal, eso no impidió que cumplieran su cometido y lo hicieran frente a las puertas de la sede del Ejecutivo y bajo la mirada persistente de los elementos adscritos a la Dirección de Seguridad Pública del Estado (DGSPE) y, en algunos momentos, la Policía de Guadalajara.

Mientras un grupo de jóvenes entonaban cánticos a ritmo de la tradicional banda de música, ni siquiera las estrofas de "La Guadalupana" fueron suficientes para que algún funcionario les diera la cara.

Marco von Borstel, activista y miembro del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, describió que la noche del sábado el grupo de inconformes realizaba sus oraciones cuando un grupo de individuos (aproximadamente 20) vestidos de civil y fuertemente armados, arremetieron en contra del mismo -que principalmente integraban mujeres de la tercera edad- y mediante el "amague" con la toma de fotografías y video las invitaron a retirarse, a lo que ellas se negaron argumentando que la vía pública es libre.

"Llegaron a sacar a la gente, pero la gente se molestó debido a que la manifestación es pacífica. Al no acceder ninguna de las dos partes… comenzó a haber gritos y pues optamos por irnos al camellón, pero de ahí también nos echaron", detalló Marco von Borstel.

Una vez que llegaron a un consenso, los manifestantes buscaron refugio en las instalaciones del Templo de la Santa Cruz, el cual se ubica a pocas cuadras. No obstante, a primera hora del domingo regresaron al camellón central, pero en esta ocasión a ritmo de banda con una matutina serenata, misma que sorprendió a los automovilistas que se desplazaban por la zona.

Mientras los salmos y misterios del Rosario continuaban, de un vehículo de reciente modelo descendió el ex diputado del PRD Manuel Villagómez, quien se solidarizó con la causa y les llevó víveres para mitigar el hambre y la sed de los ya cansados manifestantes.

Con el grito a todo pulmón: "¡Viva la Virgen de Los Remedios!", mujeres, activistas y jóvenes, primordialmente, buscan "desesperadamente" defender sus hogares, territorio y patrimonio cultural que -de no seguir con las demandas- podría quedar inundado bajo las aguas de la presa El Zapotillo, como lo sostuvo la señora Librada Íñiguez Covarrubias.

http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n1646176.htm    

 

Leave a reply