¿Agsal pretende cobrarnos doble?

¿Agsal pretende cobrarnos doble?

Vanguardia

  • Con propósitos preventivos, la administración municipal y la empresa mixta Aguas de Saltillo han lanzado un programa para garantizar, sin cargo a los usuarios, la reposición masiva de medidores en caso de repetirse las circunstancias climáticas del invierno pasado.

    Se trata sin duda de una buena medida que evitaría la polémica sobre quién paga y quién se cuelga el mérito -con cargo a nuestros impuestos, desde luego- por decretar la reposición “gratuita” de medidores.

    Sin embargo, antes de festejar el acierto de la medida sin más, conviene revisar la historia y aclarar puntualmente si los clientes de Agsal no hemos pagado ya por dicho concepto y entonces la propuesta del Ayuntamiento y la empresa constituye un doble cobro.

    De acuerdo con la Asociación de Usuarios de Aguas de Saltillo así es, porque el 19 de noviembre de 2002, según consta en las actas del Consejo de Administración de la empresa, se aprobó “la implementación de una tarifa por mantenimiento de medidor mediante una cuota mensual a todos los usuarios, a través de su correspondiente recibo de agua, en sustitución del cargo que se venía haciendo por concepto de cambio de medidor”.

    De acuerdo con la agrupación, el acuerdo aprobado por el Consejo se tradujo, menos de dos semanas después, en un incremento de cinco puntos porcentuales en las tarifas de la empresa que desde entonces ha venido cobrándonos una cuota que, a estas alturas, habría acumulado varias decenas de millones de pesos.

    Resulta imprescindible que el asunto sea aclarado puntualmente tanto por Aguas de Saltillo como por el Ayuntamiento que, al ser el accionista mayoritario de la empresa debió aprobar, a través de sus representantes en el Consejo de Administración, la medida señalada.
    Como se ha dicho en múltiples ocasiones anteriores, no se trata solamente de “satanizar” a nuestros socios en Agsal, pues de acuerdo con la conformación del Consejo de Administración, ninguna decisión pueden tomar ellos en contra de nuestros intereses si no es con el consentimiento expreso de la administración municipal.

    Así pues, además de Agsal, la administración que encabeza Jericó Abramo Masso está obligada a explicarnos puntualmente las consecuencias materiales que tuvo el acuerdo tomado en noviembre de 2002 y, en su caso, a dar marcha atrás en la pretensión de cobrarnos por partida doble la cuota para la eventual reposición de medidores.

    Es de esperarse en este sentido, por supuesto, que la aclaración sea no solamente puntual, sino expedita, a fin de no provocar una polémica que termine, como ha ocurrido muchas veces, por cancelar la posibilidad de un debate civilizado sobre el tema.

http://www.vanguardia.com.mx/%C2%BFagsalpretendecobrarnosdoble?-1103930-editorial.html

Leave a reply