¿El agua, un bien subvaluado?

¿El agua, un bien subvaluado?

FEDERICO MÜLLER

viernes, 24 de febrero de 2012

A raíz del crecimiento de la población y el deterioro acelerado de los recursos naturales en el país, el cuidado del agua se vuelve una prioridad para los gobiernos; su uso racional demanda una nueva cultura entre la ciudadanía, particularmente entre los niños y los jóvenes. Por ello, a más de 10 años de la privatización en la gestión de los servicios del agua domiciliaria en Saltillo, se hace una breve semblanza histórica del advenimiento de Aguas de Saltillo, que puede explicar los cambios culturales, políticos y económicos que se han tenido que dar en el suministro del recurso hídrico, una actividad que correspondió durante muchos años al sector público.

LA CIUDAD DE SALTILLO

De acuerdo con los resultados del conteo de población de 2005, el municipio de Saltillo –capital del estado de Coahuila– tenía una población de 648,929 habitantes, que viven en 155,984 viviendas; 97% de estas viviendas están conectadas a la red municipal de agua.

Las actividades económicas predominantes de la ciudad se concentran en servicios, comercio e industria manufacturera. Debido al crecimiento de la población (2.1% anual en el período 1995-2005) y de la actividad industrial, la demanda de agua se ha incrementado en los últimos años mientras que la disponibilidad del recurso es limitada. La ciudad de Saltillo se encuentra en la región hidrológica administrativa VI Río Bravo, específicamente en la subregión de planeación San Juan.

EL DIAGNÓSTICO HÍDRICO

En Saltillo, como en otras ciudades del norte de México, existen problemas para el abasto de los servicios del agua debido a la baja disponibilidad del recurso en esta región del país.

Debido al rápido crecimiento de la población de Saltillo y a la ineficiencia del Sistema Municipal de Agua y Saneamiento, se presentaban serias deficiencias en la provisión de servicios de agua de la ciudad. El sistema se abastecía desde mantos freáticos a través de 32 pozos distribuidos en 6 zonas fuera de la mancha urbana, además de 10 pozos dentro de ésta.

La distancia promedio de conducción era de 17 kilómetros, desde su lugar de extracción. El agua se extraía en promedio desde una profundidad de 372 metros, actualmente los pozos de los que se abastece de agua la ciudad tienen una profundidad promedio de 500 metros, lo que implica altos costos de extracción.

En 1996 se realizó una evaluación de SIMAS de Saltillo por la Coordinación de Evaluación de Proyectos y Estudios Especiales del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, S.N.C. (Banobras). Esta evaluación tuvo el propósito de evaluar posibles alternativas de solución a los problemas del organismo. El diagnostico de este estudio señala que la provisión de servicios de agua tenía serios problemas de abastecimiento, distribución y administración: La mitad de las fuentes de abastecimiento se encontraba fuera de servicio, la obsolescencia y el mal mantenimiento de la red derivaba en grandes pérdidas de hasta 58% del agua en el sistema.

Aunado a esta situación se tenía una deficiente facturación y cobranza que resultaba en baja disponibilidad de efectivo para inversión en mantenimiento.

AGUAS DE SALTILLO, UNA EMPRESA DEL GRUPO…

Ante la persistencia de la ineficiencia operativa, en 2001 las autoridades estatales y municipales decidieron formar una empresa con participación privada y pública. De acuerdo con la Ley para los Servicios de Agua Potable, Drenaje y Alcantarillado de Coahuila, aprobada en 1992 y modificada en 2001, la prestación de los servicios de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de aguas residuales, podían ser ejercidas por:

I. Los órganos descentralizados de la administración pública municipal que se denominan Sistema de Agua y Saneamiento;

II. Las entidades paramunicipales constituidas conforme al Código Municipal para el Estado de Coahuila de Zaragoza; o

III. Las entidades privadas que obtengan la concesión del servicio en los términos de las disposiciones aplicables (art. 4).

El grupo Aguas de Barcelona (AGBAR) opera en distintos países dentro de los cuales se encuentran Estados Unidos, España, Portugal, Argentina, Marruecos, Colombia, Uruguay, Cuba, Brasil, Chile y México, mediante concesión, empresa mixta, asociación económica internacional o en unión temporal de empresas.

La empresa Aguas de Barcelona define a una empresa mixta simplemente como aquella en la que el capital social está repartido entre un socio público y otro privado y es gestionada por el socio privado. Este modelo de empresa se caracteriza por las siguientes ventajas:

• El Socio Público mantiene el control de la compañía.

• El Socio Público mantiene la titularidad de los activos.

• En general, se generan ventajas asociadas a las formas de gestión privada.

• Una compañía con esta distribución tendrá más posibilidades de captar recursos financieros, ofreciendo la garantía de un socio privado con una sólida solvencia de gestión y financiera.

• Suelen ser empresas menos condicionadas por decisiones de tipo político.

• Con una compañía bien gestionada, se puede aprovechar la generación de recursos económicos (cash-flow) para financiar parte del plan de inversiones necesario en el municipio (con las garantías adecuadas).

http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/notas/2012/2/24/agua-bien-subvaluado-279666.asp

Leave a reply