Infecta basurero agua de Morelos

Infecta basurero agua de Morelos

Reforma/ 19 Julio, 2010
Héctor Raúl González

CUERNAVACA. La mala operación del basurero de Loma de Mejía ubicado en la capital morelense, ha provocado la filtración de contaminantes a los mantos acuíferos de los que se surte la población de Temixco, confirmaron investigadores y ambientalistas.

Según los expertos consultados, a un año y medio del inicio de sus operaciones, el tiradero construido, operado y administrado por la empresa Promotora Ambiental de Cuernavaca (Pasa) comenzó a generar graves afectaciones al ecosistema, al agua y a miles de pobladores de la zona.

Antonio Sarmiento Galán, investigador de la UNAM, informó que el Ayuntamiento de Cuernavaca a través de su Unidad de Verificación Ambiental, contrató a una empresa para realizar un estudio del impacto del tiradero en el agua que se filtra hacia el sur de Cuernavaca y que él participó como testigo.

Los resultados de los análisis efectuados a las muestras confirmaron la presencia de metales pesados en el agua que escurre a unos 10 y 15 metros fuera de las celdas de confinamiento del basurero.

"La contaminación que se detectó es esencialmente de metales pesados, son metales que en esta zona no existen, son propios de los lixiviados que se generan a partir de la basura mal acomodada y que no está bien confinada y por eso se filtran los lixiviados al subsuelo", explicó.

Los lixiviados son líquidos contaminados propios de rellenos sanitarios en los cuales debe evitarse su filtración al subsuelo.

El estudio de laboratorio, al que REFORMA tuvo acceso, indica en la sección "Sondeos eléctricos verticales" que, a pesar de la avanzada temporada de estiaje en la que se recabaron las muestras, "se detectaron bajas resistividades en el subsuelo a profundidades someras, lo que constituye un claro indicador de la difusión de lixiviados fuera de las celdas de confinamiento del basurero".

"Debido a que no existen pozos de monitoreo dentro del sitio de disposición final, se programó la ejecución de cuatro sondeos eléctricos verticales, cuyo objetivo fue determinar si existían evidencias de migración de lixiviados en el subsuelo", señala el estudio.

El investigador de la UNAM relató que cuando se excavó para tomar las muestras estaban presentes dos investigadores universitarios, una ambientalista, un ejidatario y un empleado de Pasa.

"Sin ir muy lejos, en la segunda excavación que se hizo inmediatamente encontramos, a escasos 20 centímetros, corriendo agua a través de las raíces de una planta y como a 90 centímetros se desprendió de repente un pedazo de tierra y quedaron al descubierto unos lodos con un olor francamente molesto, ese olor es muy característico de los lixiviados", relató Sarmiento.

En la tabla 5.8 del estudio, que informa los resultados del análisis de metales pesados detectados en la muestra de agua obtenida en uno de los pozos excavados a un costado del tiradero, se indica que al menos cuatro elementos químicos rebasan el límite máximo permisible.

En la muestra se detectaron los contaminantes Bario, Aluminio, Cromo, Mercurio, Níquel Plomo y Zinc.

Los únicos que, según el estudio, no rebasan el límite permitido son el Zinc, el Mercurio y el Cromo.

Además de la presunta contaminación generada por el basurero a los acuíferos del lugar, decenas de aves carroñeras vuelan sobre el tiradero, aunque éste debe contar con tecnología para ahuyentarlas.

Falla control
 
En el tiradero de Loma Mejía hay filtración de lixiviados, que son líquidos peligrosos que resultan de la mezcla de la lluvia con residuos tóxicos y tienen altas concentraciones de contaminantes.

– Usan arena. En el recubrimiento de la basura no se utilizó arcilla, como lo establece la Norma y el permiso otorgados a la empresa, sino arenas del lugar, por lo que con las lluvias se producen deslaves, filtraciones y escurrimientos. A escasos metros de una de las celdas de confinamiento se aprecian charcos en los que se ve una especie de grasa.

– Metales pesados. Según los ambientalistas, derivado de los escurrimientos de lixiviados las piedras del lugar son manchadas con un color óxido, característico de los metales pesados que contienen los líquidos producidos por la basura.

– Lodos de lixiviados. Investigadores excavaron un pozo en las inmediaciones del basurero para extraer muestras de la arena y del agua. En el laboratorio se detectaron metales pesados.

 
* La filtración de lixiviados en Loma Mejía afecta el agua de la zona, de la cual se abastecen miles de pobladores a través de las barrancas Tilapeña y Colorada.

 

Leave a reply