Innovador estudio permite conocer la antigüedad del agua

Innovador estudio permite conocer la antigüedad del agua

José Gracía | 16 de Noviembre del 2011 | 06:53 hrs

Chihuahua, Chih.- La antigüedad del agua está siendo medida por la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), a través del primer laboratorio de datación con tritio que existe en el Norte de México, estudio que permitirá conocer la existencia de filtraciones en manantiales subterráneos, pudiendo determinar de esta manera, la sustentabilidad que tienen estos acuíferos, según indicó la Doctora María de Lourdes Villalba, responsable de este proyecto.

Hasta el momento se han analizado dos acuíferos, El Sauz-Encinillas y el Chihuahua-Sacramento, afirmó la catedrática, quien explica que en ambos casos se han encontrado partículas de tritio, elemento que indica que aún existen filtraciones, motivo por el que se puede deducir que estos manantiales siguen recibiendo agua del exterior, explicando que la finalidad es aplicar este mismo estudio en todos los acuíferos que existen en la entidad, pudiendo así determinar la vida de uso que tienen estos cuerpos de agua.

El tritio es un isotopo pesado del hidrógeno que intervienen en las reacciones nucleares de fusión, mismo que ha permitido desarrollar nuevos meétodos de estudio, pudiendo ser utilizados como indicadores para medir la velocidad corriente de agua en canales, conductos cerrados y ríos.

El estudio de la UACh es parte de un proyecto de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), organismo del que Villalba es becaria, investigación que busca medir la concentración de tritio en el agua de lluvia en diferentes partes del mundo.

La investigadora explica que el tritio se produce en la naturaleza como resultado de reacciones originadas en la atmosfera por los rayos cósmicos y es arrastrado por la precipitación del vapor de agua, el elemento puede ser encontrado en el agua subterránea.

La ausencia o la concentración inferior de tritio indican la desintegración radiactiva inicial sin que se haya producido nuevas adiciones arrastrada por la lluvia en los manantiales, es decir que el acuífero ya no está recibiendo agua nueva a través de filtraciones.

Esas conclusiones son fáciles de determinar debió a que el tritio se desintegra en un promedio de 12.33 años, según indica la Doctora Villalba, pudiendo así conocer la edad del agua, información que es útil para poder planificar el desarrollo y la explotación de los recursos hidráulicos que son destinados a diversas actividades.

En el estado existen muy pocos estudios de la presencia de tritio en el agua anteriores a los que ha iniciado la UACh, situación que responde a que antiguamente se tenían que tomar las muestras y ser enviadas a analizarse a otro país, motivo por el que María de Lourdes Villalba, al iniciar este proyecto, tomó la decisión de adecuar el primer laboratorio de esta especialidad en todo el Norte del país.

Para la instalación de dicho centro de estudios, la doctora de la UACh buscó la colaboración del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y el Instituto Tecnológico de Chihuahua II, empleando técnicas conocidas como la del enriquecimiento electrolítico mediante celdas electrolíticas con ánodo de acero inoxidable y cátodo de fierro fosfatado.

Los aparatos que necesitábamos no se venden en el mercado, tienen que ser diseñados, según comentó Villalba, motivo por el que los involucrados tuvieron que buscar las piezas necesarias en diferentes partes del mundo e incluso contactar a una persona que 60 años atrás había construido algunas celdas similares a las que ocuparían para montar el laboratorio.

Este centro de investigación tiene como objetivos, ampliar la información existente del agua subterránea de abastecimiento para la población de Chihuahua, crear una base de datos isotópicos confiables, llevar a cabo una valoración de la calidad y por ultimo establecer convenios de colaboración científica con universidades y otras instituciones nacionales e internacionales.

En muchos casos, la población se alarma al escuchar el término radiactivo, según señala la especialista de la UACh, explicando quela presencia de isótopos radioactivos en la naturaleza tienen un alto número de usos entre los que se puede contar la ampliación del conocimiento sobre los procesos naturales.

Los isótopos radiactivos pueden ser aplicados en la geocronología, ciencia que busca aclara la historia de la tierra por medio de una serie de eventos de duración conocida; en la arqueología, ciencia encargada de determinar la edad a través del método Carbono14 , basándose en el reino animal y vegetal; en la Metalurgia, ciencia dedicada a medir la pureza de los metales; En la medicina nuclear y en los proceso de irradiación de los alimentos.

http://eldiariodechihuahua.mx/notas.php?f=2011/11/16&id=5f8ab09643783ea0c9367649234fb9ee

Leave a reply