Insisten en negar exista alerta tóxica


Última actualización el Sábado, 03 de Mayo de 2014 08:24 Sábado, 03 de Mayo de 2014 06:27

* Los monitoreos que la CONAGUA y la SEAT han realizado demuestran que en el río Bravo no hay agentes contaminantes pero ante el tipo de contingencia o épocas de sequía que se puedan presentar, Guillermo Nieves Reyes afirma que es necesario impulsar mecanismos para no depender sólo de una fuente de abasto para Matamoros.


Pero aún con esto, dijo que la Junta de Agua y Drenaje, mantiene una comunicación permanente con funcionarios de estas dos dependencias y que el organismo operador también realiza análisis de muestras que se extraen del río y que los resultados demuestran que puede ser utilizada para los procesos de potabilización, es decir, es apta para el consumo humano.
Respecto a la alerta que emitieron las autoridades del estado de Texas, dijo que en efecto, el 8 de abril “se reportó un supuesto vertido de algún contaminante en la presa Falcón y que al intervenir la Conagua y la Profepa con análisis, no se detectó algún agente contaminante”.
Del resultado de los muestreos, agrega, se notificó tanto a la Comisión Internacional de Límites y Aguas, así como a la Comisión Estatal del Agua en Tamaulipas.
Desde entonces, dice Nieves Reyes, se han estado haciendo esos muestreos y asegura que hasta ayer, no se había detectado alguna irregularidad.
Mencionó también que ante esta alerta precautoria por parte de las autoridades de Texas, continuarán realizándose muestreos del agua que se extrae del río Bravo. (Por Felipe Valle / Matamoros, Tam.)

Mortificación en el campo
• Mientras que esperaban un comunicado oficial por parte de CILA mexicana y la Conagua respecto a la posible contaminación en la presa Falcón y el río Bravo, Enrique Zolezzi Treviño afirmó ayer que hay “mortificación” por los efectos que esto pudiera traer y que serán más en las ciudades que en la agricultura. No tenemos, reiteró, “todavía una versión oficial por parte de las autoridades mexicanas, lo que sabemos es lo que han reportado las del lado americano y por eso nosotros, los módulos y organizaciones de productores, estamos ya haciendo nuestros análisis del agua que estamos utilizando ahorita para el primer riego de auxilio en los cultivos de maíz y sorgo”. Por ahora, el comisario de vigilancia de la Red Mayor dice que no hay riesgo en el uso del agua para la agricultura de esta región, “pero sí hay mortificación porque una vez que se termine la aplicación de los riegos, habrá menos recurso en las presas y mientras menos agua tengan, la contaminación que dicen existe ahora se concentrará más y esto sí nos mortifica mucho, por lo que no hay que descartar ninguna posibilidad y sobre todo, buscar alternativas para el abasto en la ciudad”.

http://www.latarde.com.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=12378:2014-05-03-12-28-33&catid=48:panorama&Itemid=109

Leave a reply