Inundar la memoria. Tres pueblos de Jalisco desaparecerán en beneficio de la industria

Inundar la memoria. Tres pueblos de Jalisco desaparecerán en beneficio de la industria

La represa El Zapotillo, de inversión española, acabaría con 4 mil 500 Ha.
Centro Nacional de Comunicación Social

En el año 2006, el gobierno Federal a través de la Comisión Nacional de Agua (Conagua), organismo dedicado a la administración del líquido de la nación, junto con el gobierno del estado de Jalisco, al occidente del país, anunciaron la construcción de la presa El Zapotillo para abastecer de agua a la industria agroalimentaria y manufacturera de la ciudad de León, Guanajuato, estado colindante al oriente con Jalisco, cuyo gobierno también firmó el convenio.
Un año después, La Conagua, y el gobierno de Jalisco, anunciaron que la construcción tendrá una cortina de 105 metros, por lo que la presa ocuparía 4 mil 500 hectáreas. Su vida útil, según estimaciones de la propia Conagua, será de sólo 25 años, y agregan, que también podría llevar agua a la zona Altos de Jalisco y a una parte de la ciudad de Guadalajara, a cambio de inundar las tierras de 3 comunidades: Temacapulín, Acasio y Palmarejo. Ellos se han unido en una lucha junto con organizaciones defensoras de derechos humanos, para impedir la construcción de la que nunca fueron informados de manera adecuada y oportuna.

Es para el mes de agosto de 2007, cuando a través de notas periodísticas que informaron sobre el peligro que corren las comunidades, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) decide iniciar una averiguación sobre el caso, la recomendación final estableció que el gobierno del estado de Jalisco a través de sus agentes, violó derechos a la propiedad, a la vivienda, a la conservación del medio ambiente, al patrimonio común de la humanidad, entre otros, sin embargo las autoridades se han desentendido de esta recomendación y siguen adelante con el proyecto.

A raíz de que las personas de Temacapulín, Acasio y Palmarejo tienen conocimiento de lo que el megaproyecto implica para sus vidas, se han emprendido acciones jurídicas y de protesta apoyadas también por organizaciones de la sociedad civil, y se ha conformado el Comité Salvemos Temaca, Acasio y Palmarejo, cuyos integrantes, además de periodistas que han documentado el tema de manera crítica, viven en un contexto de amenazas y hostigamiento, recibidas desde personas que sin identifican, hasta por la misma policía estatal.

A pesar de los recursos jurídicos, de la recomendación 35/2009 emitida por la CEDHJ al gobierno de Jalisco, y de que personal de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), afirmó durante su visita a la zona, que el proyecto rompe principios básicos de garantías a los derechos humanos, y de que el caso fuera presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tanto el gobierno federal, como los estatales se han mantenido firmes en llevar a cabo la inundación.

Incluso han surgido alternativas a la construcción de la Presa El Zapotillo; un grupo de cuatro ingenieros diseñaron el proyecto Atenango, que fue planeado hace diez años y que ahora es retomado ante la problemática social que ha desatado El Zapotillo, la alternativa fue presentada ante al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, al director de la Comisión Estatal del Agua, César Coll Carabias, y al titular del organismo de la Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico, Raúl Antonio Iglesias Benítez; ninguno ha respondido a pesar de la exigencia que la sociedad le hace a los gobiernos de que trabaje por una opción diferente que no afecte los derechos humanos y dañe el medio ambiente.

El embalse sigue siendo construido por la firma española FCC, en alianza con su connacional Grupo Hermes y la empresa mexicana La Peninsular.

http://cencos.org/es/agua-rios-pueblos

http://cencos.org/

http://papeldeaguas.net/inundar-la-memoria-tres-pueblos-de-jalisco-desapareceran-en-beneficio-de-la-industria/

 

Leave a reply