Iztapalapa, entre las delegaciones que más puede infiltrar agua de lluvia al acuífero

9 de julio de 2013

Iztapalapa, entre las delegaciones que más puede infiltrar agua de lluvia al acuífero

El total de agua de lluvia y de escurrimientos superficiales que se pueden infiltrar al acuífero de la ciudad de México suman 5.98 metros cúbicos por segundo, cifra que supera los cinco metros cúbicos por segundo provenientes del acuífero del Valle del Mezquital en el estado de Hidalgo, así como los 4.23 metros cúbicos del sistema Lerma, señaló Eugenio Gómez Reyes, investigador de la UAM Iztapalapa.

Estas cifras son parte de los primeros resultados obtenidos del proyecto piloto para evaluar la factibilidad técnica y económica del Sistemas de Recarga-Recuperación para el aprovechamiento de agua de lluvia en el Distrito Federal, el cual comenzó a desarrollarse desde el 2012 con la participación de investigadores de la UAM y UNAM.

El especialista en ingeniería hidráulica señaló que los volúmenes de lluvia útiles para recargar el acuífero capitalino son los mismos que los volúmenes de escurrimiento superficial, por lo que resulta importante su captación e incorporación subterránea y no su pérdida en el drenaje.

 “Nuestros primeros resultados indican que el escurrimiento y la recarga-potencia son los mismos, pero la diferencia recae en la elección de aprovechar ese líquido con pozos de absorción para incrementar la recarga subterránea o desalojarla hacia la cuenca de Tula a través del sistema de drenaje”, indicó.

De acuerdo con Eugenio Gómez Reyes, aprovechar el agua pluvial implicaría una reducción de costos y aumento de disponibilidad del recurso hídrico. “En las 16 delegaciones podríamos tener un potencial de casi seis metros cúbicos por segundo de agua, lo cual requeriría 2 mil 494 pozos de absorción y el costo de recarga recuperación sería de 2 mil 250 millones de pesos, pues el metro cúbico de agua nos costaría 11 pesos con 29 centavos”, detalló.

Estos indicadores, añadió, son positivos en comparación con los datos de las otras fuentes de abastecimiento, ya que en el Valle del Mezquital el costo del líquido por metro cúbico es de 25 pesos y en el caso de Temascaltepec, Estado de México, es de 22 pesos con seis centavos por metro cúbico.

Sobre la cantidad de agua que puede infiltrarse al acuífero, dijo el investigador de la UAM, sobresalen las siguientes delegaciones: Tlalpan con 0.894 metros cúbicos de agua por segundo, Álvaro Obregón con 0.702 e Iztapalapa con 0.599 metros cúbicos de agua por segundo.

UAM. Las zonas en donde los investigadores aplican su proyecto piloto abarcan Ciudad Universitaria, la zona que colinda con el Cerro del Chiquihuite e Iztapalapa, siendo ésta última en donde han obtenido mayores avances.

 “Si inyectamos agua sí se recupera el acuífero, pero nos dimos cuenta que en todos los experimentos numéricos hechos desde hace 30 años no veíamos que se levantara el nivel del acuífero de Iztapalapa y eso sucede porque no está confinado a la delegación, es decir, es un sistema de acuífero extenso en donde primero el flujo va hacia la delegación Coyoacán y al final hacia Iztapalapa”, indicó Eugenio Gómez Reyes.

Por ello, colocaron un sistema de captación de agua en las azoteas de los edificios de la UAM Iztapalapa. “La mitad de los edificios de la universidad son de captación, ya tenemos un sistema de tratamiento y estamos implementando uno para la potabilización”, indicó.

Con estos trabajos, dijo, aportan agua subterránea, sin embargo, si un pozo está a medio kilómetro, el agua infiltrada tardará un año en alimentar de forma directa al acuífero, “esto es porque hay un proceso natural de infiltración ya que el agua no se trata porque es agua de lluvia natural”.

Hasta el momento, los resultados de este sistema de captación de agua pluvial y escurrimiento superficial, demuestran que durante 2011 infiltraron al pozo de absorción 13 mil 239 metros cúbicos de agua, esto es, el equivalente a mil 234 pipas de 10 mil litros y a una demanda de agua de 302 personas durante todo el año.

 “Este sistema es efectivo y, en el caso de la UAM Iztapalapa, no es necesario la instalación de removedores que capturen basura y grasa porque es un sistema controlado, pero a nivel delegacional sí es necesario. En sí, esta puede ser la alternativa mexicana para evitar la escasez de agua y por otro parte, evitar que el agua inunde la ciudad”.

Fuente:

9 de julio de 2013, Iztapalapa, entre las delegaciones que más puede infiltrar agua de lluvia al acuífero. www.cronica.com.mx

Leave a reply