La absurda disparidad de los precios del agua en México


Por Redacción Revolución fecha abril 23, 2014@revolucion3_0

(23 de abril, 2014).- Sin importar si su uso es doméstico, industrial o en comercios, los precios que los mexicanos pagan por el agua son tan variados dependiendo del lugar donde habitan, que en algunos casos la diferencia entre lo más costoso y lo más barato que se paga por metro cúbico, varía hasta en 2000 por ciento entre uno y otro.

Un análisis realizado por el diario El Universal, de los precios del agua en 100 ciudades de México, con base en datos del Sistema Nacional de Tarifas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), correspondientes a 2012, revela que Fresnillo en Zacatecas se ubica en el primer lugar de lugares con el precio más alto, donde se tiene que pagar 22 pesos por metro cubico (m3) de agua para uso doméstico, mientras que en Villahermosa, Tabasco sólo se tiene que invertir 1.02 pesos por la misma cantidad.

El top cinco de las ciudades más costosas lo completan Querétaro con 20.2 pesos; Aguascalientes donde se paga 19.16; Morelia con 18.26 y Pachuca con 18.02. Mientras que el otro lado de la moneda, a la capital tabasqueña la acompañan Campeche de 1.84 pesos por m3; Cuautla en 2.58; Tapachula con 3.09; y Mazatlán con 3.15 pesos.

En el caso del agua para uso industrial, la tónica es la misma, pues mientras en Pachuca los empresarios deben solventar el costo en 47.61 pesos por m3, en Campeche deben pagar únicamente 3.68 pesos. En el rubro comercial sucede exactamente lo mismo, ya que los negocios de Cuautla costean el m3 del líquido en 3.25 pesos en contraste con los 45 pesos de Ensenada y Tijuana.

Al disparidad de los precios por el líquido vital, se debe en gran parte a que cada municipio mexicano establece sus tarifas, la cuales son aprobadas por el Congreso local o en otros casos por las dependencias reguladoras del agua, donde intervienen factores tales como: los recursos humanos necesarios para llevar al agua a los ciudadanos, infraestructura, inversión, costo de potabilización y mantenimiento, entre otras.

Sin embargo, en algunas ciudades es común que se otorguen subsidios para alguno de los tres usos, determinados por intereses de orden político, donde se olvidan del costo que implica proveer el agua. En Veracruz por ejemplo, los hogares y las empresas pagan un precio similar, a diferencia de Ensenada donde el costo para uno y otro sector discrepa en 31 pesos.

A pesar de que en algunas ciudades la industria y los comercios subsidian de cierta manera el líquido para aminorar el costo de los domésticos, en sitios como Cancún, Playa del Carmen, Ciudad Juárez, y la Ciudad de México, es todo lo contrario y los hogares pagan un precio más alto que los otros sectores, de acuerdo al informe Situación del Subsector Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento 2012 de Conagua.

Si bien es cierto que el elemento se encarece en sitios donde reducido, por la complicación que implica distribuirla entre la población, y el precio es menor en zonas donde abunda (la frontera sur cuenta con una disponibilidad de 22 mil m3 de agua por habitante, mientras el Valle de México sólo posee 160 m3), el hecho de que haya precios tan ridículamente dispares, exhibe una vez más la incapacidad del gobierno federal de garantizar a la población el acceso a un derecho como es el agua, sin que para ello se deba invertir más dinero del que se gana.

http://revoluciontrespuntocero.com/la-absurda-disparidad-de-lo-precios-del-agua-en-mexico/

 

Leave a reply