La Conagua te ahoga o te mata de sed

La Conagua te ahoga o te mata de sed

Juan Alfredo Reyes Ramos

  • 14-Agosto-2011

·         El descontento en muchos sectores de la sociedad de este país es ya manifiesto. La percepción de que algo no funciona recorre toda la república. La fe en las leyes se agota y son muchos los que ya no creen en ellas. Aunado a lo anterior, México tiene hoy una federación de estados con diferencias irreconciliables según el color partidista y, para rematar, un gobierno central que es antagónico a estados y municipios gobernados por otras fuerzas políticas.
Es como si aún viviéramos en el Siglo 19, en un país que en teoría es federalista pero que en el fondo sigue siendo centralista. Sojuzgados por el clero y la milicia, inmersos en esa pugna interminable entre liberales y conservadores.
Y a pesar de la crisis nacional que nos agobia, el gobierno central de Felipe Calderón sigue expoliando a estados que son gobernados por el PRI y el PRD ¿Y cuál es la manera más efectiva de perjudicarlos? Cancelando participaciones federales, ejecutando auditorias tendenciosas, dando “michoacanazos” alevosos y azuzando contra ellos a los delegados federales.
Y es que la infame reglamentación para operar los recursos fiscales, así como la burocratización absurda de los programas a través de los delegados, hacen inaccesibles para el pueblo los recursos económicos que le pertenecen, porque es el pueblo quien los aporta.
Es el caso reciente de la suspensión del Subsidio para la Seguridad Pública Municipal (Subsemun), aberración inadmisible en un país sumido en la violencia, la anarquía y la ingobernabilidad ¿Y sabe usted cuál fue uno de los pretextos más estúpidos para no entregar el subsidio? Que algunos municipios no pintaron sus patrullas de color azul.
Lo mismo acaba de suceder con las partidas que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) canceló para Coahuila, recursos necesarios para la construcción de sistemas de agua potable en áreas urbanas y rurales, con lo cual, se condena a muchos coahuilenses a padecer sed por caprichos burocráticos del Gobierno Federal.
Y no es una exageración decir que la Conagua, cuando no ahoga a los pueblos los mata de sed. Está comprobado que las inundaciones en Tabasco han sido culpa de esa Comisión y la CFE, por el mal manejo de las presas en el alto Grijalva. La tragedia del 2004 en Piedras Negras, con pérdida de muchas vidas, así como las inundaciones de Parras y Sabinas, también sucedieron por negligencia de la Conagua.
Pero lo más perverso de ese centralismo neoliberal de Calderón, es cuando las instituciones federales son usadas con fines político-electorales. Como sucede con la PGR, SSP, Cisen y la citada Conagua. No olvidemos que el titular de esta última, José Luis Luege Tamargo, fue porro político de Los Pinos para golpetear al gobierno perredista de la capital.
Y la penúltima hazaña de la Conagua fue cerrar las compuertas de los ríos de aguas negras que cruzan por Ecatepec, previo a las elecciones en el Estado de México. Al desbordarse los canales se inundó con excremento la tierra del candidato priísta Eruviel Ávila. La última canallada fue quitarle a Coahuila los recursos para agua potable y otorgárselos a Michoacán, la tierra del Presidente y de su hermana, la candidata panista al Gobierno de la entidad, Luisa María Calderón; 600 millones de pesos, dizque, para limpiar un lago, a tres meses de la elección estatal.
Es cierto, hoy los excesos del Poder Ejecutivo son grotescos, cínicos y groseros. A través de la Conagua, cuando no te ahoga te mata de sed.

http://www.vanguardia.com.mx/laconaguateahogaotematadesed-1069129-columna.html

Leave a reply