La falta de agua, un problema mundial

La falta de agua, un problema mundial

Por: ROBERTO DELGADO / EL SIGLO DE DURANG0 / CUENCAMÉ

En la actualidad en muchas regiones del planeta se vive la escasez de agua. Según cifras de la UNESCO publicadas el 22 de marzo de 2011, una quinta parte de la población mundial -mil 200 millones de personas- vive en zonas que sufren escasez de agua.

Las estimaciones futuras no son muy alentadoras, en 15 años aproximadamente 1800 millones de personas vivirán en regiones con grave escasez de suministro. Esta situación se está agravando en muchas regiones del planeta debido al cambio climático.

Según los últimos datos científicos tomados en junio de 2010, la temperatura está 1.07 por encima del promedio del siglo XX.

Por otra parte informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de 2007 no es más optimista, comparando datos históricos se reportó que hemos alcanzado la temperatura global promedio más alta de los últimos 500 años. Parece poco, pero si la temperatura llega a aumentar más de 2 grados los efectos resultantes pueden llegar a ser dramáticos.

 SITUACIÓN DE MÉXICO

México tiene gran parte de su territorio en la franja de alta presión de latitud norte, por lo que estas zonas son áridas y semiáridas, coincidiendo en latitud con las zonas de los grandes desiertos africanos y asiáticos, cómo se puede ver en la imagen.

Estos patrones, a su vez, están afectados por otros factores como lo es la orografía, la cercanía de las zonas de interés a los océanos, la cobertura vegetal y el uso del suelo por las actividades humanas. Tanto la escasez como el exceso de agua se han convertido en un problema que se está viviendo en todos los sectores y en todas las regiones de México.

Esta situación debe ser afrontada con tecnologías especializadas que permitan que el agua de lluvia sea una solución a los retos que presenta el desarrollo urbano y el cambio climático.

La Comisión Nacional del Agua en el estudio "El agua en México: retos y avances", señala que si siguen los actuales patrones de baja eficiencia en el riego, la sobreexplotación de acuíferos y la contaminación de los cuerpos superficiales, en 25 años, México padecerá escasez del recurso en varias ciudades, verá frenado su desarrollo, sufrirá el colapso de varios de sus ecosistemas y registrará problemas de salud pública.

La realidad de México hace necesaria una mejor utilización de los recursos hídricos, ya que su disponibilidad se ha reducido de forma alarmante en los últimos 50 años: se pasó de una cantidad anual de agua por habitante de 18.035 m³ en 1950 a tan sólo 4.312 m³ en el 2007. Los pronósticos futuros para México no son nada alentadores.

 SE ACENTURÁ

Según Estudios sobre predicción del clima, habrá una mayor descertificación y falta de agua en el centro del país, debido a que las precipitaciones están decreciendo hasta 15% durante el invierno y 5% durante el verano.

Por lo menos 11 millones de personas se encontrarán en zonas de sequía extrema en regiones desérticas y semidesérticas, lo que significa que aproximadamente 46 millones de personas están en riesgo de enfrentar una crisis social ante la falta de líquido.

Y según datos de Sedesol, 69 de las 121 ciudades más grandes del país enfrentan problemas críticos de disponibilidad de agua; la disponibilidad más baja se encuentra en ciudades como: México D.F, Guadalajara, Monterrey, Querétaro, Tijuana, León y Toluca (entre otras).

 CAUSAS Y EFECTOS

Las principales causas de las sequías están relacionadas con cambios en las presiones atmosféricas y alteraciones en la circulación general de la atmósfera (variaciones de los vientos a escala planetaria), así como modificaciones en la cantidad de luz solar reflejada en la superficie de la Tierra, cambios en la temperatura de la superficie de los océanos e incrementos en las concentraciones de bióxido de carbono en la atmósfera, que a su vez ocasionan variaciones espacio-temporales de las precipitaciones.

Una de las causas de las sequías se atribuye a los cambios en la circulación general atmosférica que son provocados por el fenómeno de El Niño. Básicamente, este fenómeno consiste en un incremento de la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico ecuatorial que provoca una disminución en el ascenso de aguas frías frente a las costas de Perú (sustento de una gran diversidad biológica) y que origina grandes cambios en los vientos y el transporte de humedad.

El Niño está relacionado con la Oscilación del Sur que es una disminución de la presión atmosférica entre el Pacífico tropical oriental y occidental y que trae aparejadas variaciones climáticas a escala global. El ciclo del El Niño Oscilación del Sur es irregular y genera perturbaciones atmosféricas que resultan en impactos climáticos a escala regional y global tales como sequías, lluvias intensas, períodos de calor y frío.

 ANTECEDENTES

Se pueden mencionar las grandes sequías que han afectado a países como Australia, Indonesia, noreste de Brasil y sur de África a causa de El Niño. Existen lapsos durante los cuales las aguas marinas superficiales del Pacífico ecuatorial, en lugar de calentarse se enfrían por abajo de cierta temperatura que también tiene consecuencias en el clima, a este fenómeno se le conoce como "La Niña", por contraponerse a las condiciones del fenómeno de El Niño.

Las medidas de prevención para afrontar las sequías están orientadas, por un lado, a políticas de uso eficiente del agua en los hogares, la agricultura, la ganadería y en la industria y, por otro, a aumentar la infraestructura hidráulica para almacenar el agua y conducirla adecuadamente a su destino final; con algunas de estas medidas se pretende disminuir la demanda de agua e incrementar la oferta de la misma.

http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/345894.la-falta-de-agua-un-problema-mundial.html

 

Leave a reply