La lucha de estos laguneros es contra la falta de agua

Crónica:

La lucha de estos laguneros es contra la falta de agua

La Laguna volteó a la otra Laguna, al sitio de donde vienen y descansan las tolvaneras.

·         2012-02-27•Comarca y Estados

A la Enciclopedia de los pueblos de México, publicada en internet por la Secretaría de Gobierno federal habría que agregarle que el río Aguanaval dejó de pasar por ahí hace un rato. Foto: Manuel Guadarrama

¿Traen carritos? preguntó el chamaco a uno de los jóvenes que llevaba despensas a San Juan de Guadalupe y el voluntario se lamentó de llevar consigo sólo una latita de elotes dorados en granos, lo primero que alcanzó a agarrar de su despensa abarrotada de comida.

“Híjole, tengo muchos carritos en mi casa.

De haber sabido…”, se quejó mientras fijaba la suya en la mirada del niño.
Los ojos enormes del menor se volvieron a la tierra seca del lugar, un rincón de Durango que se cuela entre Coahuila y Zacatecas.

El joven excavó en su memoria: dejó en ceros la cuenta de ahorros que tenía en su alcancía el día en que vio los Hot Wheels en el centro comercial.

Quizá, en ese tiempo, él tenía la edad que tiene hoy el chamaco que le pide juguetes. Ahora, los cochecitos son adornos que estorban en la biblioteca familiar.

“De haber sabido…”, se volvió a lamentar pero sin abrir la boca.

Pero sí sabía; estaba consciente que iba a comunidades olvidadas por gobiernos, por los dioses y hasta por la lluvia

Aún así, la prisa, le permitió llevar sólo una lata de elotes que ahora, frente al niño que esperaba junto con su madre a que les entregaran las despensas, ni siquiera sabía dónde había quedado.

“¿Dónde dejé la lata?”.

Las batallas que se libran en San Juan de Guadalupe ya no son entre guachichiles, zacatecos e irritilas o entre grupos de la delincuencia organizada (a decir de los habitantes, el sitio está “tranquilo”); la lucha de estos laguneros es contra la falta de agua.

A la Enciclopedia de los pueblos de México, publicada en internet por la Secretaría de Gobierno federal habría que agregarle que el río Aguanaval dejó de pasar por ahí hace un rato.

En la comunidad El Zacate, donde habitan 60 familias, de acuerdo al Comisario Ejidal, un puente colgante se convirtió en un monumento al absurdo tras la desaparición del afluente.

Luego de una campaña masiva a la que se sumaron escuelas y colegios, grandes empresarios, pequeños comerciantes, organizaciones civiles, entre otros, La Laguna volteó a la otra Laguna, al sitio de donde vienen y descansan las tolvaneras.

La ayuda llegó con voluntarios avergonzados: “híjole, tengo muchos carritos en mi casa. De haber sabido… Pero traemos despensas.

Si te portaste bien te vamos a dar dos”.

El niño sonríe porque sabe que su mamá a eso fue: por un litro de aceite, un kilo de harina, frijol, arroz… A ver cuánto le dura el apoyo, mientras llega el agua o el desarrollo social a ese rincón. O mientras aparece la latita de elotes dorados.
Las batallas que se libran en San Juan de Guadalupe ya no son entre guachichiles, zacatecos e irritilas; la lucha de estos laguneros es contra la falta de agua

Sergio Gómez

http://impreso.milenio.com/node/9119790

Leave a reply