La lucha del agua

 

La lucha del agua

ENTRE NOS / Carlos Santamaría Ochoa

2013-07-04 18:15:00

Siempre ha sido factor de desarrollo en cualquier civilización; cuentan los que saben que los huastecos llegaban a sitios paradisíacos, se instalaban y tenían prácticamente todo: alimentos, plantas, y sobre todo, agua.

Los asentamientos huastecos coincidían con ríos, ojos de agua y demás, pero había el vital líquido. Cuando se acababa, buscaban otro lugar. No se caracterizaron como otras culturas que dejaron grandes obras y un legado cultural impresionante. Eran prácticos.

Luego, sus descendientes nos instalamos en diversos sitios; el noreste mexicano y parte del norte ha sido un sitio agreste, con poco agua y eso ha tenido que ver con el desarrollo de los pueblos. Victoria tuvo problemas de abasto durante años. Recordamos aquellos días de estiaje que eran difíciles, pero había que vivirlos de esa manera.

El inolvidable ingeniero Américo Villarreal Guerra, siendo gobernador de Tamaulipas, se echó a cuestas la obra más importante: el acueducto de la presa Vicente Guerrero a la capital del estado, garantizando prácticamente que usted y yo tengamos agua para cualquier uso racional, y uno que otro, que lo hace en forma irracionalmente irresponsable y estúpida.

Han pasado ya varios años de esa etapa, y hemos tenido un poco de todo: autoridades que dicen que no va a alcanzar por la sequía prolongada, y luego, recordamos que alguien declaró que estaba garantizado el abasto de agua por los próximos veinte años, lo que quiere decir que hoy en día no tendríamos la racionalización de que somos objeto.

Los gobiernos vienen y pretenden solucionar el problema que depende de dos factores fundamentales: el tecnológico y económico, que depende de las autoridades, y el natural, es decir: si no llueve, por mucha tecnología y dinero, no habrá agua. Así de sencillo.

Hubo un tiempo en que Nuevo león y Tamaulipas pelearon por el agua de la presa “El Cuchillo”, y antes, con la presa “Falcón” entre México y los Estados Unidos.

Es motivo de pleito, de supervivencia, y de que el más fuerte quiere abusar del menos fuerte, y eso lo hemos vivido muchas veces.

Casi tres años de sequía se han interrumpido por las lluvias de los últimos días que no son más que una auténtica bendición para todos.

Solo deseamos que llueva en los sitios donde deben recuperarse los mantos acuíferos y las reservas naturales, para que no falte el líquido, y tengamos asegurado el abasto, aunque para ello, es necesario hacer conciencia de la importancia del recurso, y cuidarlo lo mejor posible.

No desperdiciar agua es fundamental para todos, y en ello, la autoridad debe invertir en mensajes y revisiones, para castigar a los irresponsables.

En tanto, usted o nosotros, que tenemos que usar el líquido todos los días, hemos de mantener una cultura adecuada que nos permita garantizar y cuidar lo poco que tenemos, y cuando haya suficiente, seguir cuidándola.

No derrochar los recursos naturales es prioritario, por nosotros, nuestros hijos y sus descendientes.

Somos de la idea de que la autoridad debe instrumentar una buena campaña sobre el tema, y propiciar el cuidado del vital líquido. Peleamos por ella, y hay colonias en la capital que no tienen abasto y dependen de una pipa que vaya o no, y que cobre o no, porque es sabido que todos los “piperos2 hacen su negocio en tiempos de calor.

Sigue la capacitación, al formación. El cuidado del agua debe permear en nuestras actividades cotidianas, y para que haya resultados positivos, hemos de hacer una buena tarea.

Cuidemos, por favor, el vital líquido. No importa que llueva: falta agua para muchos tamaulipecos, y en ese sentido, hay que hacer algo al respecto.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Carlos Santamaría Ochoa

http://www.lacapital.com.mx/laopinion/6814-La_lucha_del_agua

 

 

Leave a reply