La relación entre la deforestación y la disponibilidad del agua

La deforestación en México

La relación entre la deforestación y la disponibilidad del agua

Por Luz Guerrero, Guía de About.com

En las zonas rurales de México, la extracción de madera es una fuente importante de recursos económicos para muchas familias. Desafortunadamente, esta madera no se cosecha de manera sustentable y por eso ha causado problemas muy fuertes. La deforestación perjudica la disponibilidad de agua limpia; el acceso al agua es un requisito para poder mantener las buenas prácticas de higiene, la salud y la limpieza del hogar, además de ser elemental en el cultivo de hortalizas para vender y/o alimentar a la familia.

La ley forestal y la gestión del agua

En México la ley exige el permiso del forestal para cortar, transportar y vender madera. Sin embargo, cuestiones de vigilancia y corrupción hacen que la ley sea poco útil: para empezar, los aserraderos principales de algunas zonas están afiliados con los representantes gubernamentales a nivel municipal y local, lo cual resulta en un conflicto de interés cuando se trata de la protección del medioambiente y la gestión de los recursos naturales. Además, la policía forestal no cuenta con las fuerzas suficientes para vigilar toda el área a todas horas; los madereros conocen las veredas y también saben dónde y cuándo hay vigilancia para evitar estos puntos. De vez en cuando la policía forestal hace un esfuerzo organizado para detener a la maderería ilegal; como resultado se reduce la cantidad de madera talada y transportada por un tiempo pero en cuanto se acaba el periodo de vigilancia los madereros trabajan el doble para reponer el tiempo perdido… y la deforestación continúa. México pierde más de 300 mil hectáreas de bosque cada año, sin contar los bosques de saguaro que se encuentran en el norte del país.

Al mismo tiempo, en muchos pueblos rurales los habitantes dependen completamente de fuentes de agua locales para sus actividades cotidianas. A menudo, el sistema que lleva agua a las casas consiste en nada más que una manguera conectando el nacimiento o arroyo más cercano con la casa o, en muchos casos, simplemente un par de cubetas que el ama de casa o la hija mayor carga del arroyo a la casa. La deforestación perjudica la cantidad y calidad del agua disponible para el uso cotidiano, especialmente en la temporada seca. Considerando que la tala y venta de la madera puede ser completamente sustentable siempre y cuando se siembren más árboles al cortar, se observa un mal manejo que crea conflicto entre la necesidad básica de tener suficiente agua y las actividades económicas locales.

Variación geográfica

El país de México recibe, en promedio, alrededor de 1 511 kilómetros cúbicos de agua cada año. El 69% de esta agua proviene de los estados del sur del país. Lógicamente, en el norte desértico de México es fácil visualizar una situación de escasez de agua, pero para el residente del sur del país puede resultar difícil recordar esta situación mientras se observa el aguacero por su ventana. No obstante, la gran variación temporal en precipitación y la falta de infraestructura en los estados del sur predisponen las poblaciones urbanas y rurales a situaciones de escasez de agua a pesar de la gran cantidad de precipitación anual que recibe.

De hecho, aunque los estados del norte y centro de México estén en sequía, todos los datos indican que no debe de haber ningún problema de escasez de agua en los estados del sur: el sur México tiene baja población y alta precipitación, en teoría resultando en una alta cantidad de agua por cápita, aún en temporada seca. Sin embargo, la realidad es otra: es bastante común que los residentes del sur quienes cuentan con servicio de agua potable se queden sin agua varios días seguidos debido a problemas de infraestructura; en las zonas rurales fuera del alcance de este servicio, los residentes batallan en la temporada de lluvia con mangueras tapadas de lodo o basura, y en la temporada seca por encontrar y administrar el agua de nacimientos que cada vez se secan más pronto debido a la deforestación.

La deforestación amenaza la estabilidad del país

El Programa Medioambiental de las Naciones Unidas (UNEP) confirma que "los países pobres tienen menos capacidad de adaptación" al cambio climático por su falta de infraestructura y tendencias a la corrupción, entre otros factores. En México esto ya se puede observar con claridad: en 2010 no se levantó una gran parte de las cosechas del país por causa de sequía y tan sólo en el norte de Veracruz murieron 1 500 cabezas de ganado por falta de agua; lógicamente subió el costo de la comida sana, empeorando la presión sobre toda la población pero sobre todo las familias de bajos recursos. Los habitantes de la capital sufrieron varios días sin agua, lo cual causó tensión social y política; paradójicamente en el mismo año la Ciudad de México sufrió inundaciones severas, y hubo derrumbes e inundaciones en todo el estado de Veracruz. En 2007, más de 34 países – incluyendo a México – tuvieron disturbios o manifestaciones por problemas relacionados con el agua y esto se empeorará con el cambio climático.

Soluciones

  • Enfatizar la educación ambiental, basándose en los problemas reales de cada zona.
  • Estimular la economía local por medio del ecoturismo y/o la silvicultura (siembra y manejo de bosques y cosecha sustentable de madera).
  • Instalar sistemas de infraestructura que estabilizan la disponibilidad del agua durante todo el año.
  • Fomentar la conversación y el intercambio de ideas, información y tecnología entre grupos de diferentes áreas geográficas y de experiencia, para ingeniar otras soluciones factibles.
  • Combatir la corrupción gubernamental de cualquier manera que sea posible.

http://vidaverde.about.com/od/Ciencia-y-naturaleza/a/La-Deforestacion-En-Mexico.htm

Leave a reply