La Supervía impedirá que llegue a los mantos freáticos de la zona casi el 3 por ciento del agua de lluvia que captan: UNAM y UAM

La Supervía impedirá que llegue a los mantos freáticos de la zona casi el 3 por ciento del agua de lluvia que captan: UNAM y UAM

Jennifer Alcocer Miranda | Ciudad

Sábado 12 de Junio, 2010 | Hora de creación: 21:55| Ultima modificación: 09:22

De acuerdo con cálculos realizados por catedráticos y expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana y el Centro Mario Molina, la construcción de la Supervía Poniente impedirá que se infiltre a los mantos freáticos de la zona el 2.9 por ciento de agua de lluvia.

Luis Zambrano, biólogo de la UNAM, aseguró que el posible daño ambiental, detectado por 19 especialistas, no fue considerado en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que elaboró la empresa encargada de la obra.

Por tal motivo, exigió, a nombre del grupo de catedráticos, que el Gobierno del Distrito Federal realice un nuevo estudio de los efectos que conllevará el desarrollo de la carretera que conectará Luis Cabrera con Santa Fe.

Ayer, los docentes entregaron en la Dirección General de Calidad del Aire de la Secretaría de Medio Ambiente local un documento con observaciones al estudio de impacto ambiental del proyecto denominado “Sistema Vial de Puentes, Túneles y Distribuidores al Sur-Poniente de la Ciudad de México”.

Ahí explicaron que hicieron más de 21 precisiones a los estudios que hizo la empresa encargada de la obra que demuestran, “ con argumentos y sustentos científicos” que hay incongruencias en la MIA.

Luis Zambrano aseguró que el nuevo estudio deberá tomar en cuenta las recomendaciones indicadas por sus compañeros, por que de no ser así, advirtió, perjudicarán gravemente el ecosistema.

Asimismo, solicitó aclarar por qué no se tomaron en cuenta las afectaciones que se descubrieron en la investigación, como por ejemplo el daño a la flora y fauna de la zona.

En entrevista con Crónica, el especialista de la UNAM advirtió que en las barrancas no se puede permitir una disminución del área de infiltración, ya que tiene un gran déficit en su balance.

Esto, dijo, por el exceso de extracción de agua subterránea para el abastecimiento de la población.

“Según el libro de Burns (2010) se extraen 40 m3/s mientras que sólo se infiltran 19 m3/s, es decir, sólo el 8% de lo que llueve se infiltra. Por lo tanto, no se puede tomar una decisión de esta índole sin haber analizado a nivel cuenca el problema por un especialista en el área”, comentó.

El biólogo explicó que para conseguir el estimado del agua que se perderá por la Supervía se tomó en cuenta la cifra oficial del Programa General de Desarrollo en el Distrito Federal 2007-2012, donde se establece que la pérdida de cada hectárea de suelo de conservación representa que en los mantos acuíferos de la Cuenca del Valle de México dejen de favorecer la recarga de alrededor de 2.5 millones de litros de agua cada año.

“Considerando sólo las 19 hectáreas de afectación del bosque se dejarán de infiltrar el equivalente a 47.5 millones de litros al día. En otras palabras, se dejará de infiltrar más de 17millones de metros cúbicos al año. Esto es cerca del 2.9% de la infiltración total, considerada en Burns (2009). Los datos anteriores son promedio y no consideran que en la zona afectada llueve más que en el resto de la Ciudad de México por lo que el efecto puede ser aún mayor”, sostuvo.

Asimismo, aclaró que a esto habría que sumarle problemas indirectos en la recarga que se generarán a partir del fenómeno de urbanización, que siempre generan.

Finalmente, indicó que de hacer caso omiso al expediente elaborado y entregado, recurrirán a la Procuraduría Ambiental y de Reordenamiento Ambienta (PAOT), así como a instancias federales como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=512187

 

Leave a reply