La tragedia del Agua.

La tragedia del Agua.

La exposición de fotografía Aguas, ríos ypueblos se muda del “Parque rojo” haciala Plaza de las Américas Juan Pablo II, enZapopan. Dieciséis fotógrafos presentansu particular visión sobre la pobreza, laspresas y la lucha por el agua de personasalrededor del mundo

Por Jade Ramírez.

La Gaceta – Semanario de la Universidad de Guadalajara

http://www.gaceta.udg.mx/Hemeroteca/paginas/644/G644_O2%204.pdf

El río corre entre las piedras, va narrando la historia del universo a través de sus cauces, de los caminos que reciben las pisadas de hombres, mujeres y niños, esos que en comunión con la naturaleza cimientan vidas, formas de permanencia, costumbres, hábitos, que se erradican cuando se sabe que en el llamado “planeta agua” actualmente mil 100 millones de personas no tienen acceso a ella e incluso expertos ambientalistas aseguran que la tercera guerra mundial será por este vital líquido. Precisamente en los recientes años, todas las reuniones a nivel global sobre medio ambiente giran en torno de las circunstancias conflictivas que enfrentan pueblos, regiones y países a causa del calentamiento global y cambio climático. Dos grandes ejes que sitúan los problemas del agua aparecen denunciados, con sus orígenes y consecuencias, en la exposición Aguas, ríos y pueblos, que tras ser exhibida en el Parque Revolución (conocido como el “Parque rojo”), ahora se muda a la Plaza de las Américas Juan Pablo II, en Zapopan. Pedro Arrojo concibió y produjo esta serie fotográfica al dirigir la Fundación Nueva Cultura del Agua, organización de Zaragoza, España, que a raíz de la iniciativa del Banco Interamericano de Desarrollo, a finales de los 90, debatió si las grandes presas y represas eran la tecnología dominante que pondría fin a los problemas del agua y resolvió que no, que se trababa de un modelo económico y de desarrollo caduco, que ya ha afectado a más de 100 millones de personas en el mundo. Enlazados vía telefónica con él, argumenta porqué hacer esta exposición: “Había que dar protagonismo a los invisibles, presentar los conflictos del agua en el mundo a través de las personas que los sufren de manera directa”. Los rostros de mujeres y hombres que lloran tras perderlo todo durante la  inundación, de familias que sobreviven entre lanchas por un desplazamiento forzoso, una mujer de la India que reza a su deidad por los daños generados a su santuario o una niña de siete años en Saltillo, que carga 10 litros de agua por varios kilómetros para llevarla a su casa, constituyen  algunas de las placas que buscan plantear seriamente las consecuencias de continuar así, como explica Arrojo: “Enfáticamente [la exposición] recoge el perfil humano de los problemas del agua en el mundo, a través del desplazamiento por grandes represas; la destrucción de la vida, de la sustentabilidad de los ríos, y al final la destrucción de la pesca, la proteína de los pobres; el  derecho humano al agua potable y la lucha contra la privatización de sus servicios; desastres naturales, sequías e inundaciones, sobre todo la vulnerabilidad de los más pobres y que está sucediendo en los casos mexicanos”.

En Aguas, ríos y pueblos, la lente de 16 fotógrafos de todo el mundo, pone énfasis en las historias de personas que buscan un planeta sostenible y con justicia en temas que dejan de estar en la agenda cotidiana de la desgracia social, como las enfermedades crónicas derivadas de la contaminación por el no tratamiento de cuencas. Precisamente Pedro  Arrojo asegura que las represas y grandes trasvases, aunados al despilfarro del agua en las grandes ciudades como Guadalajara, que desperdicia el 40 por ciento de este líquido, originan desorden social, que ya está siendo atendido en otros países. “En Estados Unidos existe un veto presidencial a las últimas oleadas de grandes represas que se dicta en 1985, porque llegaron a la conclusión de que no son de interés general de Estados Unidos, sino del interés de una empresa, porque se dan cuenta que las presas no son rentables. Se hacen rentables para el Estado que las paga y un privado que las explota”. La relación entre los pueblos con su entorno, con la sana convivencia y las consecuencias económicas, culturales, sociales y medioambientales, es lo que registran Karen Robinson, James Rodríguez, Michael Appleton, Dieter Telemans, Ruth Fremson, Roberta Guimaraes, Javier Verdín, Marco von Borstel, Maribel Roldón, Enrique Carrasco, Daniella Querol, el Frente Amplio Opositor de San Luis Potosí, Fernando Robinson, Anahí Gómez y Cristian Legorreta, con eminente inconformidad y rebelión, lo que Pedro Arrojo llama necesaria consecuencia: “porque surge la opción neoliberal dominante, que dice hoy por hoy, si el agua de calidad es útil y escasa, tratémosla como un bien económico, bajo la dinámica del mercado, como consecuencia de la propuesta del BID de privatizar los servicios de abastecimiento y saneamiento”.

La exposición fotográfica al aire libre Aguas, ríos y pueblos, permite poner en contraposición y análisis, el asesinato de líderes colombianos del Alto Sinú contra las represas Urrá I y II; la masacre en Guatemala de 400 mayas a manos del ejército, cuando resistían durante el desplazamiento forzoso por la presa Chixoy o el planteamiento que se ha puesto de manifiesto en Jalisco, bajo lo que Temacapulín ha denominado “La revolución del agua”, en rechazo a la presa Zapotillo. Visítela y durante el recorrido aproveche la oportunidad de documentarse sobre lo que apunta a ser la verdadera lucha por el poder y la sobrevivencia en nuestro planeta.

http://temacajalisco.com/sitio/?p=800

 

Leave a reply