La verdad sobre el agua alcalina

 

jueves 24 de jul 2014, 12:24pm – nota 1 de 1

Por: Juan R. Guijarro
Descubre cuales son los pros y contras de beber este tipo de agua

Su popularidad va en aumento y seguramente has oído de ella o te han invitado a probarla por la cantidad de beneficios que puede traer nuestro cuerpo, pero ¿Cuál es el secreto de tan milagroso producto? ¿De verdad puede traer mejoras circunstanciales a la salud?

El agua alcalina o ionizada es el resultado de un proceso que se aplica en el agua común donde por medio de electricidad o por concentración de minerales se obtienen dos tipos diferentes de agua, una llamada ácida y otra, la famosa alcalina, ambas con reacciones muy diferentes en el entorno y por supuesto en nuestro organismo.

El agua es esencial para la vida, entre las muchas funciones que realiza en el organismo está la de regular la cantidad de sales, minerales y toxinas que ingresan a nuestro cuerpo, por lo que su calidad es de vital importancia para una correcta filtración y posterior deshecho de estos. Sin embargo, el agua que bebemos nunca es pura al 100%, incluso desde el primer momento en el que el agua de lluvia tiene contacto con el aire cambia su estructura y más aún cuando se sedimenta por su ciclo natural en lagos, ríos, presas, etc. Esto proporciona en el agua los minerales que todo organismo vivo necesita, sin embargo los minerales, junto a otros factores como la temperatura son responsables también del balance en el pH (potencial de hidrógeno) en el agua, elemento importante en la calidad de esta.

El pH es la escala de medición de las moléculas de Oxígeno e Hidrógeno con carga eléctrica que se encuentran en cualquier solución acuosa, si un líquido cuenta con una cantidad mayor de iones H+ se considera ácido, pero si la cantidad mayor es de iones OH- recibe el nombre de alcalino, estos valores se miden en una escala del 0 al 14 donde el 7 es un estado neutro, las soluciones ácidas tienen valores inferiores y las alcalinas superiores.

El cuerpo humano al estar formado en más de 60% por agua puede medirse su balance de pH y aunque los valores neutros son considerados como los óptimos para un buen estado de salud, esto debido a que valores mayores pero sobre todo menores (ácidos) vuelven al cuerpo más propenso a desarrollar enfermedades, hay cada vez más científicos y personas que argumentan que beber agua alcalina puede ayudar a contrarrestar la acidez excedente en el cuerpo y traer grandes beneficios para la salud.

Es cierto que años de mala alimentación, consumo de alimentos procesados llenos de azúcares y almidones provocan una carga tóxica en el cuerpo que va ligada al aumento de la acidez y que desencadena problemas de salud, sobre todo cuando no se contrarresta bebiendo suficientes líquidos y no comiendo alimentos “alcalinos” como son las frutas y verduras, lo que no está comprobado científicamente es que beber directamente agua con cargas alcalinas elevadas sea realmente de ayuda para combatir este problema.

A pesar de no tener una total fiabilidad científica, el consumo de agua alcalina es un ritual que continua ganando popularidad, iniciando en Japón donde en 1954 este líquido recibió la aprobación para su producción y comercialización dando espacio a un gran mercado de agua ionizada embotellada que se popularizó en Estados Unidos y gran parte de América Latina donde es vendido a veces como “producto milagro” prometiendo resultados instantáneos.

Entre los beneficios que el agua alcalina parece ofrecer están el rápido rejuvenecimiento y el mejoramiento en la elasticidad de la piel, un proceso digestivo estable, reducción de la presión sanguínea y un mejor rendimiento en general, incluso se promueve como un agente de prevención de cáncer, todo esto debido a que neutraliza la cantidad de ácido excedente en el cuerpo, pero es importante saber diferenciar entre los beneficios reales y las promesas milagro para así evitar caer en malentendidos o decepciones al no obtener los resultados esperados o en tiempo récord.

En La Laguna el consumo de agua alcalina va en aumento sobre todo por el conocido alto índice de arsénico en el agua de la región, donde la búsqueda de alternativas de consumo ha provocando la proliferación de plantas purificadoras y la llegada de marcas de agua ionizada al mercado.

Existen testimonios que aseguran que beber agua alcalina les ha traído grandes cambios para bien en su vida diaria, otorgándoles mayor vitalidad, ayudándoles a bajar de peso, incluso disminuyendo problemas de hipertensión y diabetes, asegurando incluso que el agua tiene una textura diferente difícil de explicar, como si fuera extraída de manantial.

Sin embargo, hasta la fecha no hay un estudio científico que demuestre al 100% los beneficios de beber el agua alcalina, incluso existen quienes argumentan que el consumo de este tipo de agua puede ser peligroso para la salud. Si bien es necesario eliminar la carga ácida del cuerpo y el consumo del agua alcalina puede ser de ayuda en mayor o menor medida, la mejor manera de hacerlo es con una sana alimentación, haciendo ejercicio y sobre todo (sin necesidad de procesos especiales) bebiendo mucha agua.

Fuentes: www.sadm.gob.mx/PortalSadm/; www.dietametabolica.es/agua-alcalina.htm; www.vitonica.com/

Leave a reply