Las élites “discuten” y la ciudadanía padece, crónica de la falta de agua en el centro de la ciudad

Las élites "discuten" y la ciudadanía padece, crónica de la falta de agua en el centro de la ciudad

STAFF A.M. /AMÉRICA MAGAÑA, COLABORADOR INVITADO / Publicada el 06/06/2013

Mientras la administración municipal, CAASA y ahora hasta los partidos políticos discuten cuál sería la mejor opción para solucionar el problema de abastecimiento de agua en la capital, hay familias enteras que hacen esfuerzos extraordinarios para sacar adelante sus actividades cotidianas sin agua.

María Concepción Ortíz, vive con sus hijos y nietos en el corazón de la ciudad en una pequeña casa de la calle Valentín Gómez Farías. Ella es comerciante, trabaja todos los días y termina su jornada hasta las tres de la mañana.

 “Llego tan cansada que me duermo profundo y cuando despierto, muchas veces no alcanzo el agua”. El líquido es fundamental para ella, pues además de tener los quehaceres de la casa, tiene que lavar diariamente todo lo que utiliza en su puesto de tacos. “Cuando no tengo agua, tengo que cargar cubetas desde la casa de la vecina.”

En la colonia Guadalupe, les han suspendido el suministro por reparaciones en varias ocasiones. “Siempre hemos tenido agua, aunque sea un chorrito, pero tenemos y si no, pues le pedimos al vecino” ellos agradecen a dios, tener agua aunque sea por las mañanas. La solidaridad permea entre los vecinos, pues se organizan entre ellos, con botes y cubetas para poder llevar a cabo sus actividades casi de forma normal. Ellos no dejan de bañarse, lavan sus trastes y la ropa, se organizan y apoyan. “Cuando de plano no salía nada, nos mandaban pipas”.

Sin mucho indagar, la gente entiende que las reparaciones son necesarias y que tendrán que esperar para que el problema no se repita en el futuro. “Están arreglando y entendemos, solo que sería bueno que nos avisaran cuándo la van a cortar para prepararnos”. Ellos saben la razón por la que se quedaron sin agua hasta que escuchan o ven noticias.

Aún cuando el título de concesión dice claramente que cuando ocurran cortes previstos en el suministro de agua, se deberá avisar a los usuarios con una semana de anticipación, sin embargo esto no sucede.  Ahora, en medio de una gran fuga, pues menos.

Lo cierto es que nos encontramos sobre una red hidráulica de por lo menos 50 años y que hoy está en pésimas condiciones, pues ha recibido el mínimo mantenimiento. Es por ello que urge su rehabilitación o incluso la sustitución completa de la infraestructura. Justo en éstos puntos geográficos, donde nacieron las ciudades, se instalaron los primeros drenajes; que hoy reclaman a gritos mantenimiento.

La ciudad de Aguascalientes ha crecido a pasos agigantados en los últimos años, en ella viven miles de familias que ahora tienen que pagar un precio muy alto por la decisión de haber otorgado un título de concesión a una empresa que en los últimos días se ha visto seriamente rebasada. 

Estas viejas tuberías son una bomba de tiempo y no solo provocan un serio desperdicio de agua, sino también fallas en el suministro del líquido en los hogares, lo que repercute en la ingeniosa labor de organización vecinal y familiar. La ciudadanía no se resignará a vivir así, aunque aseguran tener mayores preocupaciones; “protegerse de la delincuencia y llevar dinero a casa”.

http://www.am.com.mx/aguascalientes/local/las-elites-discuten-y-la-ciudadania-padece-cronica-de-la-falta-de-agua-en-el-centro-de-la-ciudad-22103.html

 

Leave a reply