‘Las plantas tratadoras no deben emitir malos olores’

 

‘Las plantas tratadoras no deben emitir malos olores’

Las plantas tratadoras de aguas residuales normalmente bien operadas y con eficiente funcionamiento no deben emitir malos olores, consideró Antonio Méndez Aguiñaga.

Fuente: María Eugenia Alvarado

sábado, 03 de agosto del 2013

Desperdicio. En Saltillo la gran mayoría del agua tratada se va a los arroyos, de cada 100 litros sólo ocho son reutilizados o vendidos. Foto: Vanguardia-Archivo

Saltillo, Coahuila.- Las plantas tratadoras de aguas residuales normalmente bien operadas y con eficiente funcionamiento no deben emitir malos olores, consideró Antonio Méndez Aguiñaga.

El jefe de Proyecto de Hidrometría y Climatología de la Conagua Coahuila dijo que hay tres principales sistemas de tratamiento de agua o plantas tratadoras, y en todos casos el funcionamiento adecuado permite que no existan olores desagradables.

“Las tres tecnologías principales (plantas tratadoras)”, dijo, “cualquiera de estas bien operadas no deben generar mal olor”.

Entre las plantas referidas por el especialista en el tema están: la planta denominada lagunas de estabilización u oxidación.

Este tipo de planta reproduce en cierta forma el proceso natural de depuración del agua tal como ocurre con las aguas sucias vertidas en arroyos o cauces y con la corriente y filtrado en el subsuelo se van purificando.

Las lagunas son un tren de tratamiento que permite la eliminación de bacterias sin presencia de oxigeno, refirió.

En el caso de las plantas de sistemas de lodos activados en diferentes modalidades, mencionó que es igual a la que tiene Saltillo en El Gran Bosque Urbano.

“Este tipo de planta promueve la formación de lodos, que son las bacterias”, apuntó. “Estas plantas en particular cuando están funcionando muy bien no generan olor, de hecho huele como tierra mojada, huele bien”.

Mientras que hay otros sistemas anaerobios que son muy poco utilizados debido a las inversiones en mantenimiento que deben tener.

“Necesitan mano de obra muy especializada y son algo riesgosas porque generan gases peligrosos como el metano, nocivos para nosotros”, expuso.

Dicho gas emanado al ambiente contribuye a eliminar la capa de ozono y hay ocasiones que se reporta la generación de malos olores, externó.

Mendoza aclaró que aunque habrá días en que sí existan malos olores, no debe ser una constante puesto que deben ser operadas eficientemente, salvo la situación cuando el agua está en pretratamiento, es decir, la llegada del agua cruda.

“No tiene porque oler mal, Lo que siempre huele es la llegada del agua cruda”, finalizó.

“Las tres tecnologías principales (plantas tratadoras)… cualquiera de estas bien operadas no deben generar mal olor”..

Antonio Méndez Aguiñaga jefe de Proyecto de Hidrometría y Climatología de la Conagua Coahuila.

Leave a reply