Le apuesta China a tratar el agua

Le apuesta China a tratar el agua

Reforma, internacional/ 28 Noviembre, 2011
Ángel Villarino

BEIJING.- El Gobierno chino pretende convertir la escasez de agua en una virtud, al invertir millones de dólares en tecnologías relacionadas con el procesamiento de agua para liderar un sector que, se espera, no dejará de crecer en los próximos años a nivel global.

El gigante asiático tiene un enorme problema con el agua potable. Su población está amenazada por la falta del vital líquido, pero también por la polución del mismo, pues de acuerdo con un estudio reciente del China Research and Intelligence, 90 por ciento del agua subterránea y alrededor de 70 por ciento de los ríos, lagos y costas chinas están contaminados.

Para enfrentar dicha emergencia, en los últimos cinco años Beijing ha invertido 150 mil millones de dólares en dinero público, además de que ha intentado atraer capital y tecnología de otros países.

Las nuevas obras públicas incluyen la construcción de canales y presas, pero también el tratamiento y la creación de plantas, incluido el reciclaje, la desalinización y la depuración.

Actualmente, se recicla cerca de 60 por ciento del agua de consumo doméstico en las grandes ciudades.

En sintonía con los planes trazados por el Gobierno, China se está convirtiendo en uno de los principales productores de agua desalinizada y prevé aumentar su cuota hasta los 680 mil metros cúbicos antes de 2020.

La mayoría de las plantas de desalinización, como la Beijiang Power, están basadas en tecnología extranjera, importada de países como Israel, Francia o Singapur.

Sin embargo, las autoridades del gigante asiático impulsan el desarrollo de patentes propias, estableciendo como prioridad la investigación de la materia en al menos seis escuelas de ingeniería punteras.

Así, por ejemplo, menos de 60 por ciento de los equipos de desalinización están montados con tecnología doméstica. El objetivo de China es elevar hasta 90 por ciento las cifras antes de 2020.

Según expertos, una gran parte de las inversiones en depuración de aguas no son rentables en China. Por el momento, el costo de desalinizar o reciclar un litro de agua potable suele ser superior al de su precio de mercado.

"Pero alguien tiene que perder dinero. Somos una corporación estatal y es nuestra responsabilidad social. Trabajamos para que en el futuro sea rentable", admitió en una reciente entrevista con la prensa local Guo Qigang, manager de la planta Beijiang Power.

Según analistas del sector consultados por la prensa internacional, China está actuando con el procesado de aguas como en otras industrias tecnológicas que considera estratégicas, como por ejemplo las energías renovables.

"El Gobierno chino parece dispuesto a asumir pérdidas para mejorar su experiencia y su ‘know-how’ tecnológico e ir adquiriendo ventaja en sectores que considera claves para el futuro", explicó en 2010, en entrevista con REFORMA, Andy Xie, prestigioso economista instalado en Shangai.

Frente a la sobrepoblación y la escasez de recursos, el sector del tratamiento de aguas tiene mucho futuro por delante y aquellas industrias que se sitúen bien adquirirán un gran valor.

Así, se espera que la demanda aumente un 63 por ciento en los próximos 20 años, según un informe del Asia Water Project.

El crecimiento de las tecnologías de desalinización es aún más rápido.

Estimaciones de la consultora SBI Energy indican que se cuadruplicarán sus ingresos hasta los 50 mil millones de dólares antes de 2020.

De cuidado
 
El gigante asiático atraviesa por una crisis de escasez de agua potable y contaminación.

90% del agua subterránea y 70 por ciento de los ríos, lagos y costas están contaminados.

150,000 millones de dólares se han invertido para revertir este daño al agua en el país.

60% del agua de consumo doméstico en las grandes ciudades es reciclada.

El ‘petróleo’ del futuro

BEIJING.- Los negocios relacionados con el procesamiento y embotellamiento de agua potable mueven cifras millonarias en todo el planeta.

Según diferentes organismos internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se espera que su volumen de ingresos siga creciendo a un ritmo superior al 10 por ciento en próximas décadas.

Actualmente, sólo 3 por ciento del agua disponible es potable y muchos ecologistas llevan décadas advirtiendo que el agua podría convertirse en el "petróleo" del futuro, un recurso tan escaso como imprescindible, que podría provocar conflictos y tensiones entre países.

http://sintesis.cemda.org.mx/artman2/publish/agua/Le_apuesta_China_a_tratar_el_agua.php

Leave a reply