Lista la planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco en septiembre

Lista la planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco en septiembre

Dicha construcción será la más grande de América Latina en su tipo; el terreno donde se encuentra tiene una superficie total de 158 hectáreas

Arturo Páramo / Eduardo Jiménez

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de agosto.- La construcción de la planta de tratamiento de aguas negras más grande del continente tiene un avance global del 49 por ciento, y su primera etapa podría comenzar a funcionar a partir de septiembre, aseguró Ariel Flores, responsable del proyecto.

En la planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco (PTAR), todo es monumental.

Para construir la planta se tuvo que renivelar un terreno adyacente al portal de salida del Emisor Central del Drenaje Profundo, en donde fueron removidos  ocho millones de metros cúbicos de tierra.

El terreno tiene una superficie total de 158 hectáreas, de las que 100 se convertirán en un vertedero para depositar los lodos que resultan del tratamiento de agua.

Las 58 hectáreas restantes son un conjunto de tanques y albercas gigantes. Varias de esas estructuras son las más grandes en su tipo.

La planta inicia con una serie de rejillas y tanques de sedimentación que recibirán el agua directamente del Drenaje Profundo y que se encargarán de retirar los desechos más grandes, desde botellas hasta muebles. El agua posteriormente pasará a tanques desarenadores, donde se precipitarán al fondo los materiales más pesados.

En una sección contigua se añadirán químicos para sedimentar los residuos en varios estanques de superficie similar a una alberca olímpica, pero con mayor profundidad.

La desinfección del agua se realizará en los estanques de cloración más grandes de su tipo en el mundo, con capacidad de unos 12 metros cúbicos por segundo.

Las estructuras de este proceso tienen un avance del 60 por ciento y su primer módulo podrá comenzar a lanzar agua tratada hacia el cauce rumbo a la presa Endho, a finales de septiembre.

“En el proceso físico químico, ya se montaron un tercio de los filtros, las compuertas, los tanque están llenos de agua para comprobar que están en buen estado.

“Tenemos un avance del 60 por ciento sólo en el proceso químico, se piensa terminarlo a finales de este año”, explicó Flores durante un recorrido por la PTAR.

La construcción del resto de la planta, dedicada al proceso biológico,  tiene un avance aproximado del 40 por ciento. Incluye una serie de estanques espesadores de flotación, donde los objetos más pesados se decantan o bien flotan para ser separados del agua.

Posteriormente el agua pasará a los estanques de aireación donde se inyecta oxígeno al agua para que las bacterias incluidas en el proceso comiencen la digestión de materia orgánica.

La zona de estanques tiene unos 500 metros de largo por unos 300 de ancho y ocupan la mayor parte de la planta.

Los lodos son trasladados posteriormente a los 30 estanques biodigestores. Son edificios de 35 metros de altura y 26 de diámetro, con 13 mil metros cúbicos de capacidad cada uno, dando un total de 390 mil metros cúbicos de capacidad total una vez que esté en funcionamiento la planta, que será la mayor en su tipo en el mundo.

“Es la más grande de Latinoamérica y no hemos encontrado (en el mundo) otras que se haya hecho en una sola etapa. Hay otras que se han hecho a lo largo de años, adaptándose al crecimiento de las ciudades.

“La planta tiene capacidad para tratar 35 metros cúbicos por segundo, puede trabajar con sobrecarga de hasta 42 metros cúbicos, durante la época de lluvias”, señaló Flores.

En contraste, el Sistema Cutzamala tiene una capacidad máxima de 14 metros cúbicos de suministro de agua a la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

Los lodos residuales serán trasladados a un relleno sanitario especial.  La biodigestión generará suficiente gas metano para generar unos 30 mega watts, que representa el 70 por ciento del consumo total de la planta. La mega estructura contará con suministro adicional de la Comisión Federal de Electricidad.

La PTAR podrá tratar hasta el 60 por ciento de las aguas residuales de la Ciudad de México.

Flores adelantó que para completar el tratamiento de las aguas que genera la ZMVM se construirán otras plantas en El Cararol, en Ecatepec; otra en El Vaso de Cristo; una más en Zumpango; y otra en Teoloyucan.

“Estas obras reactivan la economía del país, benefician a agricultores y a pobladores y dan viabilidad a la ciudad”, puntualizó Flores.

asj

2012-08-01 06:32:00

http://excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=seccion-comunidad&cat=10&id_nota=851045

Leave a reply