Llevan 4 meses reportando fuga de agua… y nadie los atiende

Llevan 4 meses reportando fuga de agua… y nadie los atiende

Eleazar Reza

El Diario | 25-06-2011 | 21:14

Mientras la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) exhorta a la ciudadanía a no desperdiciar el líquido, vecinos de la colonia Francisco Sarabia denunciaron la indiferencia de la dependencia ante una fuga reportada desde hace cuatro meses.

El daño se detectó tras las bajas temperaturas en febrero, y pese a los constantes avisos, los empleados de la JMAS sólo acuden a constatar el problema en las calles Emilio Carranza y Navojoa y se retiran, manifestaron los ciudadanos.

“Cuando pasan las camionetas (de la JMAS) los hemos detenido para que nos arreglen esa fuga, pero la ven y nos dicen que ellos no se encargan de ese problema, que al rato vienen sus compañeros, pero nunca llegan”, expresó María, habitante del sector.

Se buscó entrevistar a la vocera de la descentralizada, Adriana Gutiérrez, pero no se recibió una respuesta.

Como una alternativa para evitar que el agua se disperse por la calle, los habitantes del sector decidieron hacer un canal hacia la alcantarilla. Sin embargo, por las filtraciones, el pavimento muestra daños y la humedad llega hasta la vivienda de María, quien teme que vaya a dañarse su patrimonio.

“Cuando amanece hay charcos como si yo lavara la banqueta con la manguera… pero oiga, tienen que hacer algo, porque a final de cuentas esa agua nos la cobran a nosotros”, dijo.

Para Reynaldo, si la JMAS hace campañas para el cuidado del agua, tiene que estar pendiente de las fugas, donde se derrochan “miles de litros”.

Él coincidió con María en decir que pese a que los empleados ven la fuga, siguen con su camino. “Yo creo que principalmente por ahí empieza el problema, porque no han de pasar el reporte, porque pues mire esa agua: cuántos litros no se han tirado”, aseguró quien dijo haber llamado hasta 20 veces a la JMAS.

Otra vecina afirmó que además de la fuga, en ocasiones tienen que soportar las aguas negras de la alcantarilla, lo que ha ocasionado que los menores se enfermen constantemente.

“Ese día que le digo que hubo mucha agua, ya en la noche vinieron como a las 10 de la noche, estaba pasando bien poquita. Se pararon aquí (…) y me dicen: ‘¿Por esta pequeña fuga reportaron?’, y le digo: ‘Hubiera venido en la mañana para que hubiera visto cómo estaba’, y ya se fueron”, expresó Laura Alvídrez, mientras señala un pequeño canal de cemento a un costado de su vivienda.

http://www.diario.com.mx/notas.php?f=2011/06/25&id=ae58173e78c359621574194853b87808

 

Leave a reply