Los conflictos por el agua en Sonora. Una visión socio-ambiental

Los conflictos por el agua en Sonora. Una visión socio-ambiental

Por Tomado de: / Diana Luque (CIAD)* / El Universal

Dia de publicación: 2013-09-02

El contexto global nos señala que los conflictos socio-ambientales
están escalando, en particular, los relacionados por la disputa por el
agua; éstos se derivan, en parte, del crecimiento demográfico, pero
sobre todo, por el avance de los usos industriales, tanto de la
agricultura tecnificada y de la minería intensiva, así como por el
aumento exponencial del consumo per cápita urbano. Además, se explican
por la contaminación del agua superficial y de los mantos acuíferos
por residuos industriales, mineros, urbanos y agroquímicos, y por un
factor crítico de reciente aparición: el cambio climático o
calentamiento global.

La sedienta ciudad de Hermosillo, Sonora

Estos conflictos derivan del acceso inequitativo al agua, el cual está
tomando tonalidades críticas en varias zonas de Sonora en un caso por
demás álgido: la disputa por el agua del Río Yaqui.

¿Por qué la ciudad de Hermosillo se quedó sin agua? La "escasez" de
agua de Hermosillo se deriva de gran variedad de factores, entre los
que destacan su crecimiento demográfico (800 mil habitantes) y un
estilo de vida que no regula el consumo doméstico e industrial del
agua como medida de adaptación a su árido ecosistema; también se dice
que en la red de agua potable se pierde hasta 40% en fugas
(desperdicio no debidamente monitoreado por las autoridades
correspondientes), lo cual es un indicador de las obsoletas
instituciones y políticas de administración de este bien común.

Hermosillo podría abastecerse de los mantos acuíferos de la cuenca
baja del río Sonora donde se ubica, pero los mismos se encuentran con
un alto grado de sobreexplotación y de salinización de agua del mar,
derivado de la operación de una agricultura fuera de contexto
ecosistémico y control ambiental. Asimismo, la alta deforestación del
río Sonora retroalimenta el escenario de "sequía", debido a que inhibe
la generación de la lluvia, junto con el aumento de las temperaturas y
consecuentes tasas de evaporación relacionadas con el cambio
climático. Es decir, las "sequías contemporáneas" ya no son fenómenos
meramente "naturales", y la "escasez del agua" es un fenómeno
multifactorial en donde intervienen aspectos culturales,
científico-tecnológico, políticos, jurídicos y económicos y, sin duda
alguna, ambientales.

El conflicto: el acueducto Independencia

El conflicto actual emerge en el año 2010, cuando los usuarios de la
cuenca baja del río Yaqui manifiestan su total desacuerdo en el
trasvase, desde la presa del Novillo (cuenca media del río) a la
ciudad de Hermosillo, mediante el citado acueducto Independencia, ya
que consideran que pone en riesgo el futuro de su población. Estos
usuarios son los agricultores del valle del Yaqui y la comunidad
indígena yaqui, quienes, paradójicamente, ahora tienen un frente
común, cuando por décadas han sido los antagonistas de los conflictos
por tierras y agua del valle.

Alimentado por los canales de riego de la presa Álvaro Obregón, el
emporio agrícola del valle del Yaqui, conocido como "el granero del
país", vivió severas crisis (2004) derivadas de las "sequías" que
llevaron a límites extremos a la presa, lo que obligó a disminuir de
manera drástica la superficie cultivada, así como el número de
cultivos por año, y a abrir pozos de los acuíferos del Valle para
continuar un riego agrícola poco eficiente.

La comunidad yaqui

Los yaquis, habitantes milenarios el delta del río Yaqui (40 mil
habitantes, aproximadamente) han ido perdiendo acceso al agua, tanto
para el desarrollo, como para la subsistencia tradicional. En nuestras
investigaciones, la población yaqui que aún habita sus ocho pueblos
tradicionales (Belen, Huiviris, Rahum, Potam, Vicam, Torim, Loma de
Guamuchil y Loma de Bacum) reiterativamente mencionaron que "nuestro
río está muerto", pues "el agua la retienen en la presa Álvaro
Obregón, para llevarla al valle". La poca que dejan correr está
contaminada por los agroquímicos y ni siquiera se pueden bañar ahí:
"nos estamos enfermando", señalaron.

El manejo de la presa alimenta las condiciones de sequía pues, como
dicen los ancianos yaqui, "el agua llama al agua" y, por eso, "ya no
llueve como antes". Se ha perdido un alto porcentaje de la vegetación
nativa riparia que era parte de su alimentación, de la medicina
tradicional y de material para vivienda y herramientas: "ahora tenemos
que comprar todo, el agua, la comida y las medicinas y no hay
trabajo", nos advierten. Mientras que a pesar de que la mayoría de las
viviendas (95.1%) cuentan con la tubería del agua potable, más de 60%
de los encuestados afirmaron que el servicio es muy deficiente y, en
algunos casos en Potam, se ha detectado contaminación por arsénico.

Los reducidos y contaminados flujos de agua dulce del río Yaqui, han
impactado a los esteros con manglares que son estratégicos tanto de la
pesca tradicional de autoconsumo como de la comercial de toda la
región.

En el distrito de riego dentro del territorio yaqui casi la totalidad
de las parcelas están rentadas a agricultores externos; algunos de
ellos son contratados como jornaleros de sus propias tierras (80 pesos
diarios de manera temporal); otros ya emigraron a las ciudades.
Mientras tanto, la federación no responde a su solicitud de ampliar su
distrito de riego, con el argumento de que "el agua del río Yaqui ya
está distribuida" y que el distrito yaqui recibe 50% del agua captada
en la presa Angostura a la que tienen derecho por decreto
presidencial; es decir, no hay más para esta comunidad.

El río Yaqui, por encima de todo, es parte de la cosmovisión ancestral
de este pueblo originario, es "sagrado", dando vida a su lengua
materna, sistemas de gobierno, a sus artes y sistemas de conocimiento
y, por ende, a su identidad comunitaria. Pierden los yaquis y perdemos
todos la riqueza de una nación pluricultural. El escenario yaqui es
muy similar al de otras comunidades indígenas de Sonora, resaltando
ahora la problemática Guarijío en relación a la presa Bicentenario.

Lo anterior es parte de lo que está atrás del bloqueo de la carretera
internacional, que lleva cerca de 90 días, para impedir el
funcionamiento del acueducto Independencia. Esperemos acuerdos con
visión de justicia ambiental en el contexto del cambio climático y de
un México pluricultural.

Para consulta:

– Luque-Martínez-Burquez-Gómez-Nava-Rivera (2012). "Pueblos Indígenas
de Sonora: El agua, ¿es de todos?" Región y Sociedad. Revista de El
Colegio de Sonora. Número especial 3, 2012: 53-89.

– Luque, D. et al. (2012) "Política ambiental y territorios indígenas
de Sonora". Estudios Sociales, CIAD, vol. XX, segundo número especial,
marzo de 2012:253-280.

– Rangel, et al. (2011) "Los acuíferos costeros de Sonora", en Oswald
Spring, Ursula (coordinadora). Retos de la investigación del agua en
México. Cuernavaca. UNAM, CRIM, 2011.

* La Dra. Diana Luque Agraz es investigadora titular B en la
Coordinación de Desarrollo Regional del Centro de Investigación en
Alimentación y Desarrollo (CIAD), ubicado en Hermosillo, Sonora.

***

Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de
Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México
CyT y Emisión Revista México CyT; asimismo, le invitamos a escuchar el
programa "Radio 110 grados, El cuadrante científico", transmitido cada
lunes a las 14 horas (tiempo del centro).

El blog Con-Ciencia está en facebook y en twitter. ¡Síganos!

***

Nota del editor

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha
publicado también en el blog "Con-Ciencia" los siguientes artículos:

Calderón de la Barca, Ana María y María Esther Mejía León (CIAD).
Hipertensión arterial: ¿Es lo que comemos o todo está en nuestros
genes? 2 de abril de 2013.

Caire Juvera, Graciela (CIAD). Los fitoestrógenos como posibles
protectores contra el cáncer de mama. 5 de febrero de 2013.

Gómez Jiménez, Silvia (CIAD). Biodiversidad marina en el Golfo de
California. 12 de junio de 2012.

Caire Juvera, Graciela (CIAD). La alimentación y el cáncer de mama. 29
de mayo de 2012.

Mejía León, Ma. Esther y Ana Ma. Calderón de la Barca (CIAD). El
derecho de los niños a nacer por parto vaginal. 1 de mayo de 2012.

Román Pérez, Rosario (CIAD), La transversalidad de la perspectiva de
género: destrabando el trabalenguas. 6 de marzo de 2012.

Vera Noriega, José Ángel (CIAD), Crianza y desarrollo del niño
indígena. 29 de noviembre de 2011.

Ortega Vélez, María Isabel y Cecilia Adriana Montaño Figueroa (CIAD).
La diabetes en niños y adolescentes mexicanos. 15 de noviembre de
2011.

Román Pérez, Rosario (CIAD). Depresión y suicidio en jóvenes del
noroeste de México. 6 de septiembre de 2011.

Bracamontes Nevarez, Joaquín (CIAD). El Día Mundial de la Población:
¿Es importante la relación entre población y desarrollo? 12 de julio
de 2011.

Soto Valdez, Dra. Herlinda, et al. (CIAD). Desarrollo de un envase
antioxidante biodegradable/composteable de origen natural. 12 de
octubre de 2010.

Calderón de la Barca, Ana María (CIAD). Otros motivos de mucho peso
para amamantar. 8 de julio de 2010.

http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=132863&relacion=&tipo=Principal1&categoria=1
 

Leave a reply