Los dueños del agua se disputan control en el DF

Los dueños del agua se disputan control en el DF

Excélsior, comunidad/ 30 Septiembre, 2010
Gabriela Rivera

 

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de septiembre.- Las concesiones que otorgó el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) a cuatro empresas mexicanas vencen hoy, pero el gobierno capitalino todavía no decide en qué condiciones se darán los nuevos contratos.

Desde hace 17 años las firmas Proactiva Medio Ambiente, Industrias del Agua de la Ciudad de México, Tecnología y Servicios del Agua, así como Agua de México tienen bajo su cargo todo la cadena comercial que representa el servicio de suministro del agua.

En ese sentido, algunas de las responsabilidades que tienen estas empresas consisten en leer medidores, darles mantenimiento y sustituirlos cuando no funcionen, hacer la facturación, imprimir las boletas de pago, realizar el cobro y los cortes de servicio correspondientes.

Sin embargo, los usuarios no están contentos con el servicio ni con los cobros que por éste se realizan.

"El servicio cada vez es más deficiente, hay muchas cosas que dejamos de ver, como la lectura de los medidores", aseguró a Excélsior Yolanda Rojas, habitante de la delegación Benito Juárez.

La ciudadana aseguró que todavía el año pasado tenían la posibilidad de ver desempeñando su labor a la persona que pasaba a hacer la lectura "con una pistolita que ponían en el medidor". Este año, desde que se dio el incremento en las tarifas, "no hemos visto a nadie".

Medio año más

No obstante las quejas y el vencimiento de la concesión, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) otorgó una prórroga de seis meses, tiempo que destinará a revisar los nuevos contratos, explicó Francisco Núñez Escudero director de Servicio a Usuarios del SACM.

"Queremos que haya las condiciones adecuadas, es decir, que haya más inversiones en el sistema comercial y atención no presencial al usuario, pero también que se baje el precio a la boleta", detalló el funcionario.

Entre las propuestas que se analizan está la de ceder una parte de la red a cada una de las empresas para que manejen la entrada, distribución y salida del agua en esa área específica de la ciudad, con el propósito de que el sistema siempre cuente con mantenimiento.

Mientras tanto, este año entre las cuatro empresas obtendrán 360 millones de pesos en total por realizar la lectura del medidor, la facturación y el cobro, es decir, 90 millones para cada una de ellas.

Núñez indicó que por cada boleta que cumple con este "ciclo", la empresa gana 30 pesos, y al año se emiten 12 millones de boletas de los dos millones de usuarios en toda la ciudad.

Ésta es la ganancia monetaria por el servicio comercial. Si además hacen obra pública para mejorar la red, los ingresos pueden incrementarse.

Cambios de tubería, acueducto, reparaciones de fugas, rehabilitaciones de la línea son las obras en la que pueden participar; el acueducto de Santa Catarina y las plantas potabilizadoras del Río Magdalena han sido algunas de las obras que han hecho en los últimos años.

Con el vencimiento de estas concesiones -que más bien es una prestación de servicio al gobierno porque no explota directamente el agua- en la Asamblea Legislativa revisarán si son realmente necesarias.

El diputado Víctor Varela asegura que el gobierno capitalino no necesita estas empresas, pues tiene la infraestructura suficiente para llevar a cabo las actividades que realizan cotidianamente las concesionarias.

"Haré un exhorto para pedir un punto de acuerdo en el que le solicitemos al Sistema de Aguas un reporte con los resultados de todos estos años", dijo el legislador en entrevista.

Por su parte, Núñez Escudero aseguró que no tienen suficiente personal para hacer lo que hacen las empresas.

En ese sentido, el funcionario respondió que desde su creación, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, dependencia encargada del manejo del agua en la capital de la República, ha funcionado con la ayuda de empresas externas.

"No somos ni la décima parte del personal que tienen en otras áreas, en otros impuestos, porque nosotros trabajamos desde siempre con terceros", comentó el funcionario, quien añadió que se necesitarían al menos mil personas para llevar a cabo algunas de las labores que efectúan las empresas.

Señalan incumplimiento

Desde el punto de vista de Varela, legislador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en estos años las empresas "no hicieron más que cobrar, no hicieron los arreglos ni las lecturas correspondientes, además de que los prorrateos no se están haciendo como se debe, sobre todo en los mercados".

Ante esta situación, es necesario, señaló el asambleísta, que se entregue el informe y se revisen los ingresos que tendrá el Sistema de Aguas este año -que ascienden a cinco mil millones de pesos-, con el propósito de determinar si la dependencia es capaz de tener bajo su responsabilidad todo el ciclo comercial del suministro de agua y las obras de infraestructura que se requieren.

Viven calvario por racionalización del agua y cobros excesivos

Usuarios de las colonias Cd de los Deportes, Nápoles, Ampliación Nápoles y Extremadura Insurgentes se quejan del mar servicio

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de septiembre.- Aunque el servicio de agua es deficiente y la mayor parte del día no cuentan con él, los cobros siguen siendo altos, aseguró Yolanda Rojas.

La habitante de la colonia Ciudad de los Deportes, en la delegación Benito Juárez, narró a Excélsior el "calvario" que es vivir con la poca agua que se suministra, así como la racionalización que deben hacer todos los días.

"Nos la cortan como a las ocho de la mañana y si bien nos va regresa como a las ocho de la noche, pero hay días en que son las once y apenas está cayendo el chorrito a la cisterna. Lo peor es que ahora ya se agarraron sábado y domingo, que hay más gente en sus casas, para dejarnos sin agua la mayor parte del día", detalló.

Como ella, vecinos de las colonias Nápoles, Ampliación Nápoles y Extremadura Insurgentes padecen el desabasto en sus hogares, aunque sí deben pagar puntualmente por un servicio que tienen unas horas al día.

"Mi boleta llegaba por 200 pesos, ahora es por 540 desde los incrementos de la tarifa, esto en un departamento. Pero tengo una casa en la colonia Álamos donde se disparó a 900 pesos cuando antes pagaba 450 al bimestre", señaló.

En esta zona de la demarcación, los incrementos por el ajuste de tarifa se dieron hasta en un 400 por ciento y con las reclasificaciones que se hicieron individualmente, los cobros quedaron disparejos.

En el edificio de San Antonio 189 el cobro prorrateado es de 510 pesos para cada departamento.

Sin embargo, existen tarifas distintas. Dos inquilinos lograron su reclasificación y pagan 90 pesos, otros sólo pagan 260 pesos porque consiguieron el descuento de la tercera edad; el resto se quedó con la tarifa original.

"Dime si sus clasificaciones fueron coherentes cuando en el edificio están pagando de esa manera", señaló María Dolores Fuster, vecina de un edificio ubicado en la colonia Ampliación Nápoles.

"El medidor sigue girando, yo tengo que pagar, pero no me llega agua", dijo Yolanda. Incluso comentó que en abril de este año pasaron más de un mes sin agua, por lo que tuvieron que contratar pipas para seguir con sus actividades diarias.

Esto implicó un gasto más al bimestre, pues en vez de pagar 540 pesos, terminó desembolsando 900 por las dos pipas que se requirieron esos 30 días.

"Ahí es cuando me pregunto cómo hacen las lecturas, pues mi consumo fue el mismo y no tuve agua ese mes", expresó Yolanda.

Las vecinas afirmaron que hasta el año pasado el personal hacía la lectura con una "pistola", pero desde hace meses no los han visto por allí.

http://sintesis.cemda.org.mx/artman2/publish/agua/Los_due_os_del_agua_se_disputan_control_en_el_DF.php

Leave a reply