Los líderes árabes del Golfo Pérsico quieren proteger sus reservas de agua

Los líderes árabes del Golfo Pérsico quieren proteger sus reservas de agua

Los países de la región buscan cómo proteger sus reservas del vital líquido ante posibles ataques terroristas o desastres naturales

Abu Dabi presume tener la reserva de agua más grande del mundo (AFP).

Lo más importante

DUBAI (Reuters) — En el Golfo Pérsico, sólo el agua puede ser más preciada que el petróleo y los líderes árabes están tomando medidas para proteger su suministro de un posible sabotaje por parte de militantes de Al Qaeda o de ataques de cualquier otro potencial enemigo.

Abu Dabi, en particular, no piensa correr riesgos.

En octubre, el emirato más rico de la federación de Emiratos Arabes Unidos lanzó un proyecto piloto para tener la mayor reserva subterránea del mundo, con 26 millones de metros cúbicos de agua desalinizada.

Los funcionarios dicen que su objetivo es proteger el agua de derramamientos de petróleo o de averías en las plantas.

La disminución de las aguas subterráneas naturales es un riesgo importante para los Estados del Golfo Pérsico. Actualmente, Abu Dabi y sus otros emiratos sólo tendrían cuatro días de agua si se averiasen las plantas de desalinización.

"Una planta desalinizadora es una gran fábrica ubicada sobre la costa, algo que podría estallar fácilmente con una bomba o un misil. Esto podría poner al país de rodillas", dijo Hady Amr, del Centro Brookings de Doha, Qatar.

El enorme proyecto acuífero de Abu Dabi está enterrado bajo las ardientes arenas del Rub al-Jali, un desierto que se extiende desde Emiratos Arabes Unidos hasta Arabia Saudita. Una vez terminada, la reserva almacenará 90 días de agua racionada para sus ciudadanos.

Ahora Qatar, Kuwait, Arabia Saudita y Omán están interesados en construir acuíferos también, según dijeron analistas y los impulsores del proyecto.

"Irán e Irak tienen ríos. Nosotros, (los estados del Golfo) no. De modo que en el futuro, ellos estarán en ventaja", dijo Sami al-Faraj, de Centro Kuwait de Estudios Estratégicos.

Emiratos Arabes Unidos corre el riesgo de quedarse sin agua subterránea en 50 años al ritmo de consumo actual.

La capacidad de desalinización, que Abu Dabi ha cuadruplicado en los últimos diez años, corre riesgo de sufrir con los desastres naturales y los derrames de crudo en el Estrecho de Hormuz, por el que pasa el 40 por ciento del transporte marítimo de petróleo a nivel mundial.

"Necesitamos un almacenamiento estratégico contra cualquier tipo de emergencia. No tenemos ninguna crisis específica en mente", dijo Mohammed Dawoud, director de Recursos Hídricos de la Agencia Ambiental de Abu Dhabi.

Pero dos fuentes cercanas al muy comentado proyecto, que será construido por las compañías Arabian Construction y POSCO Engineering and Construction, dijeron que la iniciativa también estaba alentada por el creciente temor a un ataque.

"Están preocupados por actos hostiles. Sólo toma un pequeño esfuerzo cerrar una planta", dijo una fuente.

Talón de Aquiles

Muchos ven la escasez de agua de los Estados del Golfo Pérsico como un Talón de Aquiles. Arabia Saudita consideró abastecerse de agua trayendo icebergs desde el Polo Sur.

Las instalaciones hídricas de los países del Golfo Pérsico no sólo son vulnerables a los desastres naturales, sino también a los ataques.

Estas naciones están entre los principales blancos de la red internacional terrorista Al Qaeda, que tiene una agresiva filial en el cercano Yemen. Varios países del Golfo también temen un posible ataque por parte de Irán.

Algunos de los cables publicados por WikiLeaks mostraron el alcance de la ansiedad de los estados del Golfo Pérsico respecto de Irán, su vecino chiíta no árabe.

Puede que Emiratos Arabes Unidos sea conocido por sus planes caprichosos, como la gran isla artificial que alberga el parque temático de Ferrari, pero el proyecto acuífero de Abu Dabi no es algo vanidoso.

"No podemos planear un Ferrari World (en Abu Dabi) y no pensar en el abastecimiento de agua, o realizar una Copa del Mundo (de fútbol) en Qatar y no pensar en el agua", dijo Faraj.

Si bien las instalaciones energéticas son el blanco más factible para un atentado internacional, un ataque contra los recursos hídricos podría paralizar algunos estados del Golfo Pérsico como los Emiratos Arabes Unidos.

"Ellos no tienen alternativa alguna a las plantas de desalinización. De sus muchas vulnerabilidades, esta es la más grave", dijo Bruce Riedel, del Instituto Brookings en Washington.

Riesgo que vale la pena correr

Algunos cuestionan el plan de Abu Dabi, que tiene un costo de 436 millones de dólares.

"La confiabilidad de un sistema tal no ha quedado demostrada aún (…) Dista mucho de ser una garantía a prueba de todo", dijo un experto de Exclusive Analysis, quien pidió no ser nombrado.

"Es un terreno inusual, se está tratando de almacenar agua debajo del desierto y cerca de pozos de petróleo, mezclada además con agua salada", sostuvo, recalcando el riesgo de la contaminación.

Pero a los Estados del Golfo Pérsico esto puede parecerles un riesgo que vale la pena correr.

Expertos en seguridad prevén muchos tipos de ataques para perjudicar el suministro de agua del Golfo Pérsico, desde atentados con misiles a derrames de crudo.

"Es fácil con el agua (realizar un ataque). Uno puede crear un contaminante, por ejemplo, en el norte del Golfo Pérsico, el agua lo transportará y uno puede deslindarse de toda responsabilidad," dijo Faraj.

El ex mandatario irakí Saddam Hussein no sólo cortó un acueducto hacia Kuwait en 1991, sino que dirigió un derrame de crudo hacia la costa saudita, con el fin de atascar y paralizar la planta de desalinización que abastece a Riad.

Las fuerzas estadounidenses lograron impedir que ese derrame llegara a la costa.

Pero el catastrófico derrame de crudo de cinco meses ocurrido el verano pasado en el Golfo de México podría haber suscitado nuevas ansiedades de que algunas manchas sean demasiado poderosas como para ser contenidas.

"Estoy seguro de que los líderes de Abu Dabi, probablemente (el príncipe) Mohammed bin Zayed, un estratega militar, querrá asegurarse de que no ocurra algo como eso en el futuro", dijo Riedel del Instituto Brookings.

Irán es considerado como el más probable agresor ante la posibilidad de un conflicto armado con Estados Unidos, Israel u estados del Golfo Pérsico.

"En un escenario en el que Irán está perdiendo, podría atacar los recursos de agua, porque es la única forma fehaciente de asumir la derrota en el campo de batalla", dijo Faraj.

http://mexico.cnn.com/planetacnn/2010/12/27/los-lideres-arabes-del-golfo-persico-quieren-proteger-sus-reservas-de-agua

Leave a reply