Los pleitos por la falta de agua

Los pleitos por la falta de agua

TribunaPedro Elizalde

La sequía acentuada de semanas a la fecha en Tamaulipas empieza a tomar dimensiones de conflicto, como sacada de los libros de historia universal, en los que están documentadas diferencias entre pueblos por la falta de agua.

De tal tamaño es el estiaje que asuela a todo el país, que el gobierno federal limitó la extracción de líquído en más de 300 cuerpos de agua en el país, de acuerdo con publicaciones en el Diario Oficial de la Federación, la semana pasada.

El largo periodo de falta de lluvia ha llevado a las autoridades de los estados a buscar extraer agua hasta de las piedras, así de ese nivel es la desesperación.

Según la dirección de la Comisión Estatal de Agua de Tamaulipas (CEAT), la sequía que prevalece en el estado tiene precedente en la primera mitad del siglo pasado.

Jaime Cano Pérez, aseguró el último registro de estiaje que se tiene, data de 1941, cuando las cosas estuvieron de la misma situación que hoy priva en todo el territorio.

Mantos acuíferos han reducido su producción en un nivel de 10 a 1, o lo que es lo mismo, cuando antes daban 10 litros ahora solo dan 1.

Las exploraciones en busca de agua en nuevos pozos ahora se hacen a más profundidad, o que en la zona sur, al proceso de potabilización se le tenga que aumentar la dosis de cloración por el hecho que el sistema lagunario se encuentra en un nivel muy bajo, de ese tamaño es la ausencia de agua.

Llegar hasta el tono de conflicto por la disputa del agua, no será el caso en pleno siglo XXI entre Nuevo León y Tamaulipas, entidades que comparten demasiadas cosas, una de tantas es el ansiado líquido.

Pero ya algunos nuevoleoneses han manifestado su inquietud por compartir agua de sus presas con sus vecinos, sobre todo si ésta es para riego, cuando la prioridad la tiene el consumo humano.

De este lado, ya hubo quien respondió que en la revisión de los tratados para el uso del agua, el estado vecino nos sale debiendo. Round de sombra que deja ver la desesperación por la ausencia de lluvia.

Ecuánime en el cuidado de las formas, el gobernador Egidio Torre Cantú dijo que es sano revisar dichos acuerdos, hasta ahí y sin entrar en polémicas.
Mientras tanto el mensaje está más que claro, hacer buen uso del agua pero todos en la misma sintonía de la situación que está dejando la sequía, esto aplica también para administraciones públicas, sus dependencias y sus titulares, nada de mandar llenar cisternas o, más grave aún, albercas domiciliares con recursos públicos.

http://tamaulipas.milenio.com/cdb/doc/impreso/9177205

Leave a reply