Los Ríos y la paradoja del agua

Tomada de la edición impresa del 18 de octubre del 2010

Los Ríos y la paradoja del agua

Víctor Mendoza Andrade

 
La provincia de Los Ríos  con sus 7.176 km2 de superficie, todos incluidos en la cuenca del Guayas (la más importante de la Costa del Pacífico por sus recursos naturales), es una de las más representativas de la indicada cuenca, constituyéndose en una de las 5 provincias del litoral que generan el 95 % de las divisas no petroleras para el país. La tierra cultivable (638.000 has.) está ocupada en un 88%; sin embargo, los promedios de producción y de productividad son modestos comparados con los estándares internacionales de países competidores.

A estos se añaden los históricos problemas de concentración de la propiedad rural, crédito en pocas manos, educación y capacitación limitada, deficientes servicios de salud, agua potable y alcantarillado. La característica sobresaliente de los recursos de la provincia está constituida por su extraordinaria hidrografía dominada por el río Babahoyo, con sus principales afluentes los ríos Caracol, San Pablo, Puebloviejo, Vinces, Zapotal y Yaguachi.

En su territorio se han censado 379 ríos, riachuelos y esteros, existiendo además la presencia de los últimos humedales de la región como son las “Abras de mantequilla”, y se puede ubicar sectores importantes para dedicarlos a la acuacultura. Sin embargo, la singular paradoja de esta provincia es la mínima y poca eficiencia con la que utiliza sus copiosos y valiosos recursos hídricos, los cuales constituyen el eje transversal para el desarrollo de una región.

Del área cultivada bajo riego, aproximadamente  se han registrado 67.000 has. Lo cual evidencia que en la provincia solamente el 10,1% de las mejores tierras del país cuentan con el riego. La eficiencia de su aplicación no supera el 35% y las inversiones financieras del Estado en proyectos hídricos no han sido recuperadas y su infraestructura está en proceso de destrucción. Las investigaciones realizadas siempre han concluido señalando como principales causas la deficiente administración de los proyectos por los representantes del Estado, la inequidad de la información proporcionada a los campesinos sobre el proyecto, la falta de incorporación de las organizaciones de los usuarios del riego en las decisiones del manejo del proyecto, falta del ordenamiento territorial de los distritos de riego y de organizaciones de usuarios sólidas y jurídicamente establecidas como responsables de las inversiones del Estado.

En estas condiciones, las organizaciones regionales como son: consejos y municipios, elegidas democráticamente, son las entidades más cercanas a las organizaciones de usuarios y aceptadas por los usuarios como responsables por la administración de los sistemas a los cuales  deben ser incorporados las organizaciones de juntas de riego, legítimos responsables de los sistemas organizados en distritos. El actual ordenamiento constitucional del país facilita esta gestión para la descentralización y planificación del desarrollo, utilizando sus competencias constitucionales como consta en el Título V: Organización territorial del Estado, Capítulo IV: Régimen de competencias. Con respecto al agua, en el art. 262 tenemos las que corresponden a los gobiernos regionales autónomos y en el art. 264 tenemos las que corresponden a los gobiernos municipales: Competencia 4.

Prestar los servicios públicos de agua potable, alcantarillado, depuración de aguas residuales, manejo de desechos sólidos, actividades de saneamiento ambiental y aquellos que establezca la ley. La aplicación de estas disposiciones mediante acuerdos entre los consejos y municipios, teniendo como soporte técnico las universidades y el apoyo de las entidades estatales y privadas regionales  comprometidas en un vigoroso plan de desarrollo coherente con las políticas de desarrollo nacional, es de esperarse que corrijan la ineficiente administración de los recursos naturales que venimos arrastrando por muchos años.

http://www.telegrafo.com.ec/opinion/columnista/archive/opinion/columnistas/2010/10/18/Los-R_ED00_os-y-la-paradoja-del-agua.aspx

Leave a reply