Luege defiende El Zapotillo ante diputados de la Comisión de Derechos Humanos

Luege defiende El Zapotillo ante diputados de la Comisión de Derechos Humanos

Estados •

El diputado jalisciense Salvador Caro revira: la información del proyecto El Zapotillo está plagada de mentiras y de intereses.

Obras en la cortina de la presa. Foto: Archivo

Guadalajara • Decepcionado, dijo sentirse el diputado federal priista, Salvador Caro Cabrera, cuando dio a conocer sus impresiones sobre la comparecencia de esta mañana, del director de la Comisión Nacional del Agua (CNA), José Luis Luege Tamargo, en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, sobre el tema de la presa El Zapotillo, que de concluirse como está concebida inundará a tres poblados de la región de Los Altos de Jalisco.

"Hay una completa negación y cerrazón del gobierno federal, son los grandes intereses económicos detrás de esta obra, que va a costar cerca de nueve mil millones de pesos; no tengo las pruebas y no puedo señalar a alguien en particular, pero quisiera saber de a cómo va a ser la mochada para hacer el proyecto y sacrificar a esta gente", explicó el legislador, quien calificó la comparecencia de Luege Tamargo como "plagada de mentiras", como el dato -que no demostró- de que más de la mitad de la población afectada estaba de acuerdo con la reubicación.

En la comparecencia, Luege Tamargo señaló que los embalses del país "cumplen funciones estratégica de abastecimiento de agua potable, uso agrícola y de protección a la población ante inundaciones", y que en el desarrollo del proyecto de la presa El Zapotillo se respetarán los derechos humanos de los habitantes de los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, ubicados en Jalisco; al tiempo que se garantizará el derecho al acceso al agua potable de los habitantes de la región de Los Altos de Jalisco, la ciudad de León, Guanajuato, y la zona conurbada de Guadalajara.

En la reunión de trabajo que sostuvo con la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, que dirige Manuel Cadena Morales, en donde indicó que el proyecto proporcionará una serie de beneficios que impulsarán el desarrollo social y económico de la región.

Mencionó que en todo el proceso administrativo y en la construcción de obra, la Conagua ha actuado dentro del marco legal establecido, sin que exista violación a los derechos de los habitantes. Aseveró que existe una garantía absoluta de cumplimiento de los ofrecimientos en materia de vivienda y el rescate de monumentos y vestigios históricos, conforme a las condiciones normativas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Durante la sesión, José Luis Luege entregó a los Legisladores diversos documentos que avalan la autorización de la obra, emitidos por diversas dependencias federales y municipales, entre ellas la Manifestación de Impacto Ambiental, el Dictamen Técnico del INAH y el cambio de uso de suelo.

El funcionario federal calificó al Zapotillo como la obra más importante que realiza el gobierno federal, a través de la Conagua, en materia de abastecimiento de agua potable, mediante un concepto de visión integral de cuenca y de largo plazo para alcanzar la sustentabilidad hídrica de la región.

Apuntó que los beneficios de esta obra de infraestructura hidráulica “realmente son muy grandes tanto para las ciudades que se abastecerán de agua como para quienes serán reubicados, por lo que al ponerlo en la balanza el resultado es muy positivo”.

“Adicionalmente, la obra permitirá reducir la sobreexplotación de los acuíferos de la Cuenca Lerma Chapala y de la Zona Metropolitana de Guadalajara —que presentan abatimientos de hasta tres metros anuales—, y se facilitará su estabilización y recarga”. Así, a mediano plazo, se coadyuvará al equilibrio hidrológico de la cuenca, expresó.

En la reunión, a la que también asistieron habitantes y representantes de Temacapulín, puso énfasis en que los beneficios del Zapotillo también se reflejarán en el volumen de almacenamiento del Lago de Chapala ya que el agua que reciba la ciudad de León —proveniente del Río Verde—, será tratada y enviada al Lago de Chapala. Asimismo, se incrementará el nivel de tratamiento de aguas residuales municipales en la región de influencia del proyecto.

Sobre la reubicación de los pobladores de Temacapulín, José Luis Luege mencionó que se les entregarán casas de 270 metros cuadrados (m2) de construcción, en terrenos individuales de mil m2.

Respecto a la conservación del patrimonio cultural e histórico de las poblaciones que serán reubicadas, el Director General de la Conagua dijo que el proyecto contempla el estudio, identificación, preservación y traslado de los todos los monumentos y vestigios ubicados dentro del área del mismo.

Las acciones que se realicen estarán bajo la asesoría y supervisión del INAH, las cuales consisten en clasificar, desmontar, trasladar y recolocar con sus respectivas cédulas de información histórica los monumentos históricos y todo aquel vestigio que cumpla con las condiciones oficiales establecidas, aclaró.

Luego de que los legisladores abordaran diversos temas, José Luis Luege expresó que la operación de las presas existentes, así como la construcción de nueva infraestructura de este tipo, representan para el país una reserva estratégica para el suministro de agua potable, la generación limpia de energía eléctrica, garantizan la agricultura de riego y favorecen la protección a centros de población y zonas productivas.

Así, señaló, esta infraestructura resulta indispensable, pues por sus funciones forman parte de las medidas de adaptación al cambio climático, ya que este fenómeno genera sequías cada vez más prolongadas y severas, así como lluvias abundantes y puntuales, lo cual representa riesgos para la población tanto de disminución en la disponibilidad de agua como de inundación y deslaves, entre otros.

Un ejemplo es la regulación de avenidas que se logró con la presa Cerro de Oro —construida en 1972 en la cuenca del río Santo Domingo—, con lo que se protegió de inundaciones catastróficas en la cuenca baja del río Papaloapan, donde se localizan ciudades como Tlacotalpan y Cosamaloapan, en Veracruz.

Finalmente, expuso, “las presas representan mayores oportunidades de desarrollo a las comunidades más marginadas del país, las cuales, al estar cerca de un embalse pueden desarrollarse en diversas actividades turísticas y de servicios”.

Cabe señalar que dicha obra le acarreó a México la descalificación de la comunidad internacional. La Comisión del Papaloapan, entidad gubernamental responsable de la reubicación de miles de indígenas hacia la regioón de Uxpanapa, en Veracruz, fue acusada en los años 80 de ecocidio, de favorecer contratistas de forma irregular con mares de
presupuesto público y de la “destrucción sistemática de una cultura india” (ver Público-Milenio, edición del 8 de agosto de 2010).

 

http://jalisco.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/cfefc2336f9f052e7d8d3c586b76cbb9

Leave a reply