Minimizan riesgos por la contaminación del Bravo

 

Minimizan riesgos por la contaminación del Bravo

Matamoros

 

http://conexiontotal.mx/wp-content/themes/ct3/images/expresomat.png

Rafael Martínez

7 de diciembre, 2012 [12:54]

Matamoros, Tamaulipas.- A pesar que a principios de noviembre, en el Programa Hidráulico Regional Región VI de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se aseguró que el río Bravo se encuentra entre los más contaminados, autoridades locales y dirigentes de productores agrícolas aseguraron que no hay ningún riesgo para los cultivos ni para la salud de la población.

Miguel Tello Romero, director de Control Ambiental (CA); Óscar García, jefe de la Unidad de Evidencias y Riegos Sanitarios de la Comisión Estatalpara Prevenir Riesgos Sanitarios (Coepris); Mario García Quintero, secretario general del Treceavo Comité Campesino (TCC) y Gilberto Escobedo, gerente técnico de la Junta de Aguas y Drenaje (JAD) coincidieron que se pueden encontrar contaminantes en la cuenca del Bravo por los acarreos que hacen desde Chihuahua.

Según la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), formada por autoridades de México y Estados Unidos, los contaminantes del río Bravo son resultado de descargas de aguas negras y algunos desechos industriales.

Miguel Tello Romero, director de CA en Matamoros, dijo que “entendemos que hubo mucho tiempo durante el cual se han hecho descargas de aguas residuales directas al río Bravo y como somos el punto final recibimos toda la contaminación que viene arrastrando el río”.

“Estamos hablando de que atraviesa estados americanos y mexicanos, como Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; hay que entender que la falta de cultura de la gente se traduce en que se acumulan basureros clandestinos dentro de la ribera del Río Bravo”, comentó.

Agregó que “cuando hablamos de niveles de contaminación estamos seguros de que sí existen, pero no tenemos evidencias que pongan en riesgo la salud del ser humano”.

“Hay muchos programas y recursos que se han creado para eliminar la contaminación del río Bravo, como el Plan Frontera 20-12, donde todos los estados que comparten el cause del río Bravo, son beneficiados para generar proyectos y programas que combatan la contaminación en esa cuenca”, dijo.

Tello Romero recordó que “estuvimos haciendo programas de limpieza muy intensos, con los que detectamos basureros en los límites del bordo del río Bravo desde el Puente Nuevo hasta el ‘Ignacio Zaragoza’, con la finalidad de que no se incrementen los niveles de contaminación en el río”.

CONTAMINACIÓN IGUAL A PÉRDIDAS

Entre tanto, Mario García Quintero, secretario general del Treceavo Comité Campesino (TCC) manifestó que, de seguir incrementándose el nivel de contaminación en el río Bravo, la problemática afectará a decenas de agricultores que hacen sus cultivos en los sistemas de riego y en un futuro al ser humano.

Si el agua que se utiliza para los cultivos tiene altos niveles de contaminación se pone en riesgo la salud de las personas, cuando consuman los productos del ganado que es alimentado con sorgo y con maíz amarillo.

El también expresidente del módulo de riego 1.1 del Distrito de Riego 025 comentó que “la más afectada con la contaminación sería la población de las ciudades, pues los productores de riego utilizamos el agua que viene de la presa Falcón, que es alimentada por el río Bravo”.

Dijo que el drenaje sanitario es una de las principales fuentes de contaminación que tiene el río Bravo, sin desconocer que también pudiera haber desechos de la industria de la zona fronteriza, especialmente las maquiladoras.

Aclaró que existen ciertas afectaciones, al encontrarse que en la zona de Piedras Negras, Coahuila, se han detectado contaminantes por desechos.

“A veces detectamos la contaminación en el agua que llega al campo, pues hace dos años muchos sorgos se secaron al regarlos, porque traían algunos líquidos y ácidos que afectaron la cosecha”, precisó García Quintero.

Lamentó que haya niveles de contaminación, porque en el campo se producen alimentos, tanto para animales como para seres humanos, a quienes se pone en riesgo.

Aseguró que la contaminación ha ido en aumento, donde las zonas se van perjudicando, debido a la industria, que también está creciendo, puesto que llegará un momento en que se notará más la afectación en los productos que se están sembrando, reiteró García Quintero.

AGUA POTABILIZADA

El alto nivel de contaminación del río Bravo que además afecta los ecosistemas, según estudios emitidos por la Conagua disminuye la biodiversidad y causa deterioro y la proliferación de maleza acuática y vida animal, lo que no implica problema alguno para que la JAD continúe potabilizando el agua, sin riesgo para el consumo humano.

Gilberto          Escobedo, gerente técnico de la JAD, comentó que “nuestra fuente de abastecimiento principal es el río Bravo, suministramos agua cruda a la planta potabilizadora uno y

las lagunas de sedimentación, las cuales llegan a la planta dos”.

“En la planta uno tenemos un proceso de sedimentación muy rápido, pues es nuevo y utilizamos varios químicos, como cloro para eliminar los organismos patógenos en el agua cruda; el sulfato de aluminio para aclarar el agua y microarena para que el proceso se haga más rápido”, explicó.

“En la planta dos, bombeamos agua desde las lagunetas, donde las concentraciones de unidades nefelométricas de turbidez o “nefelometric turbidity unir” (NTU) están por debajo de la norma mexicana”, dijo.

“La planta potabilizadora dos es un equipo convencional, tenemos nuestras deficiencias en algunos filtros y poco a poco los hemos ido reparando, debido a que en dicha la planta se opera con el sistema convencional, el de siempre, pues está en funcionamiento desde 1985”.

El gerente técnico de la JAD, explicó que “en la planta uno la sedimentación lastreada es un proceso que se hace más rápido, por eso se le aplica la microarena a fin de que el agua cruda salga más limpia”.

Aclaró que, “dependiendo del grado de contaminación con la que se reciba el agua, es el porcentaje de químicos que se utilizan para potabilizarla”.

VERIFICAN CALIDAD DEL AGUA

Óscar García, jefe de la Unidad de Evidencias y Riegos Sanitarios de la Coepris, dijo que son ellos quienes se encargan de realizar las verificaciones al agua que sale de las llaves en las casas de Matamoros, con la finalidad de buscar niveles de flúor, plomo, ion o cualquier otro metal.

“Específicamente nos encargamos de verificar la calidad del agua en red, propiamente después de que fue procesada por la JAD”, añadió.

“Nos encargamos de monitorear los niveles de cloro del agua de la ciudad, de realizar muestreos bacteriológicos, físico químicos y también la presencia o no de metales pesados, aunque afortunadamente nunca hemos encontrado presencia de flúor, plomo, ion, entre otros”, comentó.

Aclaró que los muestreos que realizan la Coepris a la red de agua son mensuales y anuales.

“La verificación para detectar metales pesados es dos veces por año, mientras que los bacteriológicos son ocho muestreos por mes, mientras que los físico químicos tenemos dos por mes”, añadió.

En cuanto a la turbidez que de pronto se encuentra en el agua de algunas llaves en las colonias de la ciudad, expresó que esto tiene una explicación técnica, donde esencialmente se generan por los caídos en el subsuelo.

Aseguró que por ser agua potable la que sale de las llaves en las colonias de la ciudad es apta para consumo humano.

“Al considerar que es agua potable se supone que estamos en condiciones de decir que es apta para uso y consumo humano, aunque la mayoría de la gente por cuestión cultural o desconfianza consume agua purificada”, reconoció.

http://conexiontotal.mx/2012/12/07/minimizan-riesgos-por-la-contaminacion-del-bravo/

Leave a reply