Morir envenenado o a tiros, la opción en El Salto

El municipio conurbado de El Salto es conocido mundialmente por el altísimo nivel de contaminación del río Santiago. Sin embargo, el asesinato del compositor Martín Ruvalcaba pone de manifiesto el otro flagelo del lugar: la inseguridad. Varios ciudadanos atribuyen el auge de la violencia y el delito a la colusión de las autoridades con la delincuencia organizada, pero el gobierno estatal y la Comisión Estatal de Derechos Humanos no responden a los pedidos de auxilio. Por eso comienzan a hacer otro tipo de llamados: por ejemplo, a conformar una policía comunitaria…

El presidente del Comité Ciudadano de Defensa Ambiental de El Salto, Raúl Muñoz Delgadillo, anuncia públicamente que se está promoviendo la formación de un grupo de autodefensa comunitario.

En este municipio de la zona metropolitana de Guadalajara, donde el 17 de febrero fue asesinado el compositor Martín Ruvalcaba Torres, los activistas del grupo mencionado también han registrado la muerte de 547 personas por enfermedades asociadas con el cáncer, desde febrero de 2008 hasta diciembre pasado.

Más trágico es que esa cuenta inició con la muerte del niño Miguel Ángel López Rocha, que falleció después de caer a las aguas tóxicas del río Santiago hace más de siete años, y quien uno de los activistas señala como sobrino nieto del compositor Ruvalcaba.

Muñoz Delgadillo relata que el ataque a Ruvalcaba se perpetró a la luz del día, cuando un grupo de vecinos se preparaba para organizar una reunión sobre los problemas de la localidad.

Integrantes del partido Movimiento Ciudadano (MC) y líderes sociales de El Salto exigen que se investigue la presunta vinculación del alcalde priista Joel González Díaz y que se interrogue al precandidato del propio MC, Israel Orozco, pues señalan que probablemente estén relacionados con el crimen.

También Muñoz Delgadillo considera urgente el desmantelamiento de la Policía Municipal de El Salto por presuntos nexos con la delincuencia organizada, ya que proliferan las extorsiones telefónicas, el robo de hidrocarburos y de autos y vehículos de carga, asaltos a negocios, así como la venta y distribución de drogas.

En ese contexto, dice, el asesinato del compositor ya empañó el proceso electoral.

También le preocupan las advertencias del gobernador Aristóteles Sandoval y del fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera, de encarcelar a quienes promuevan grupos de autodefensa:

“En lugar de darnos una solución al aumento de inseguridad, proliferación de extorsiones y secuestros, y de muertes por contaminación en la zona, el fiscal Nájera nos amenaza con detenernos si violamos la ley. Pero las autoridades hacen caso omiso cuando se trata de los delincuentes, a ellos nadie los toca, y si deciden pueden andar armados sin que nadie los moleste.”

–¿Es verdad que usted convocó a la conformación de un grupo de autodefensa o de policía comunitaria en El Salto? –cuestiona el reportero.

–Sí. Hay varios compañeros… Ya tenemos tiempo platicando (del asunto), pues debemos confrontar esta situación de la inseguridad y contaminación que nos vulnera. Llegamos a la determinación de que, en vista de que nadie nos hace caso ni se compromete a solucionar nuestros problemas, y como no confiamos en la autoridad municipal que encabeza el priista Joel González Díaz porque su administración está coludida con la delincuencia, determinamos organizarnos. Estamos dispuestos a ver de a cómo nos toca con los delincuentes.

–¿Cómo se integraría el grupo?

–Tenemos planeados varios niveles. Lo más importante es hacer el mapeo, realizar una labor de inteligencia, buscar las zonas más problemáticas (desde el punto de vista geográfico) y ubicar los lugares de mayor incidencia de delitos, para conformar una red y entre todos definir dónde están los focos rojos.

Sobre otro nivel de logística, prefiere reservarse los detalles. Sólo comparte su objetivo: “Optamos por mantener un bajo perfil para no incurrir en una violación de la ley en caso de portación de armas, pero de ser necesario vamos a tener que defendernos”.

Comenta que aprendieron la lección del vecino estado del sur:

“No queremos incurrir en los errores cometidos por los amigos de Michoacán, como fue el hecho de confiar en que, estando organizados, el gobierno los iba a dejar trabajar en paz. En situaciones extremas nos defenderemos.

“No buscamos llamar la atención. Si enseñamos el equipo se les hará más fácil el realizar cateos en nuestra contra, cuando lo único que queremos es defendernos de los criminales y de los abusos de la autoridad que se cometen.”

–¿Qué tanto apoyo tienen?

–En El Salto tenemos por lo menos tres delegaciones que ya están dispuestas, y trabajando de manera coordinada. Nada más estamos consensuando (acciones) con gente en diferentes zonas –responde, y añade que pretenden abarcar todo el municipio.

Fue represión

Muñoz Delgadillo recuerda que hace ocho años la policía lo acusó de portación de droga, para lo cual le sembraron varios envoltorios de mariguana, cuando él con otros activistas estaban a punto de encabezar una protesta por la actitud de la autoridad estatal ante la muerte de Miguel Ángel López Rocha.

Sólo permaneció detenido ocho horas, pero consiguieron fastidiarlo:

“Me llevaron a la delegación de la PGR Jalisco y me soltaron con el pago de una fianza, pues tuve la fortuna de contar con todos los grupos ecologistas, y me cobraron alrededor de 5 mil pesos. Pero cada semana iba a firmar a Puente Grande, porque me acusaron de posesión de 36 gramos de mariguana. Decían que la traía para venderla, pero me la sembraron los propios policías el 9 de julio de 2009.

–¿No teme que le pongan otra trampa?

–Sí, es claro que se corre el riesgo. No soy el único que la ha pasado mal y puedo decir que yo salí bien librado. A otro compañero se llegó al extremo de asesinarlo, así le pasó a Martín Ruvalcaba.

Según Muñoz Delgadillo, el compositor era tío abuelo de Miguel Ángel López Rocha. Su repertorio constaba de corridos y más de mil canciones, interpretadas por grupos como El Coyote y su Banda, los Huracanes del Norte y otros.

Cuenta que Martín compuso recientemente una pieza titulada A mis enemigos, que menciona las tropelías que se le atribuyen al alcalde priista de El Salto, Joel González Díaz, y a su hermano, Gerardo González, diputado federal del mismo partido: “A los hermanos González los voy a llamar a cuentas, pa’ que expliquen al pueblo ese par de sinvergüenzas, que digan cómo sacaron pa’ tantas gasolineras”.

Los testigos afirman que participaron varios hombres, pero coinciden en que el tirador parecía militar o policía municipal. El entrevistado observó que el criminal usaba chaleco y “traía una pistola calibre .45”.

Los medios de comunicación difundieron que un sujeto llegó al lugar en motocicleta, se apeó y entró al inmueble donde encontró a Ruvalcaba; entonces sacó la pistola y la disparó varias veces. Una bala hirió cerca del corazón al compositor, quien murió en el Hospital Civil de Guadalajara.

La víctima era primo de Jesús Ruvalcaba, el líder del Comité Colonos Unidos del Salto, quien comenta que Martín se preparó un café y se disponía a ir a la tienda por galletas cuando irrumpió el sicario.

Añade que sus familiares padecen constantes intimidaciones, pues observan autos desde los cuales parecen vigilarlos afuera de su domicilio y pasan motociclistas con una frecuencia no vista antes.

Un día antes de su muerte, Ruvalcaba discutió con el candidato de MC a la alcaldía, Israel Orozco, a quien él y otros activistas acusan de ser impulsado por Joel González Díaz. El que fuera precandidato de MC, Diego Fernando Díaz Contreras, denunció ante los medios que Orozco buscar engañar a la población, porque compite por MC pero en realidad representa los intereses del priismo

“Yo voy a pedir que se aclare esto, porque meterse con las vidas privadas con fines políticos no se vale. Voy a pedir que se investigue a Joel González Díaz y a Israel Orozco, porque ellos estuvieron toda la noche en discusión directa con la persona que hoy nos falta”, declaró Díaz Contreras a los medios.

Proceso Jalisco buscó varias veces a Hugo Luna, dirigente estatal de MC, pero no pudo entrevistarlo sobre las acusaciones contra Israel Orozco.

Fuera de control

El activista Muñoz Delgadillo no ve muchas posibilidades de mejorar la situación de El Salto mediante la política:

“No vemos para dónde ir. Los del PRI reclutaron a Israel Orozco a través de MC… Los otros partidos de la oposición: PAN, PRD, Panal, PT y Morena están reclutando personajes que ya han participado por otros partidos, no hay caras nuevas”.

Por eso, considera que los inconformes deben “mandarle un mensaje al gobierno del estado y al del presidente Enrique Peña Nieto para que se apliquen. No podemos seguir tolerando este grupo delincuencial que está controlando a nuestro municipio y todavía reprimiendo a los que nos atrevemos a alzar la voz”.

Sobre las amenazas del fiscal general de que no va a tolerar grupos armados comunitarios, insiste: “Se me hace divertido porque se metieron en un problema muy grande… A mí como promotor de este grupo no me pueden acusar de nada, más que de ser promotor, pero a ellos sí los pueden acusar de no ser responsables con el pueblo, porque ellos (el gobernador y el fiscal) han dejado que crezca todo esto (la inseguridad y la contaminación). Hace dos años que estoy solicitando al gobernador, Aristóteles Sandoval, una simple entrevista para platicar sobre el tema de salud y la contaminación. Hasta hoy no he tenido la fortuna de recibir al menos una respuesta”.

Sobre la recomendación emitida por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) en 2009, a partir de la muerte del menor López Rocha por la contaminación del río Santiago, Muñoz Delgadillo considera que el organismo que encabeza Felipe de Jesús Álvarez Cibrián no ha avanzado mucho:

“Lo único rescatable es que ya operan dos plantas de tratamiento, pero no se sabe a qué capacidad trabajan. La CEDHJ ha dejado un vacío grande en su propia recomendación, es un gran documento que de nada sirve.

“El tiempo pasa y no hay resultados. Lo único que aumenta es el número de fallecidos… Salud y Medio Ambiente hacen caso omiso. Dice el secretario de Salud que las aguas no están fuera de norma, pero tan sólo que se lave las manos para que sepa a qué se expone: son aguas fétidas y ácidas.”

“La incidencia es muy alta en cáncer e insuficiencia renal… Desde el 13 de febrero de 2008, día en que murió el niño Miguel Ángel López Rocha, hasta el 31 de diciembre pasado, llevamos 547 personas fallecidas por la contaminación.”

En el acto oficial del informe de la CEDHJ, el propio gobernador Aristóteles Sandoval reconoció que el saneamiento del río Santiago lleva un avance menor a 32%.

Dentro de la llamada macro-recomendación, la CEDHJ solicitó (en 2009) a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios encontrar la vinculación entre enfermedades y muertes de personas en las inmediaciones del río Santiago, “pero ese estudio no lo ha realizado Salud y por eso no tienen los elementos para decir que la muerte de personas no esta relacionada con la contaminación”, afirma Muñoz Delgadillo.

Sostiene que El Salto se salió del control de las autoridades estatales también en lo relativo a la inseguridad: “El problema de la Fiscalía General es que cuando recibe a los ciudadanos los tratan como a delincuentes y olvidan que son las víctimas de un delito”.

–¿Qué papel tiene la delincuencia organizada en El Salto?

–Controlan casi todo: venta de droga, robo de gasolina y de vehículos… Se desmantelan hasta tráileres.

Y reitera que en vez de amenazar a los ciudadanos que deciden organizarse contra la contaminación del río Santiago o la inseguridad, el gobierno de Aristóteles Sandoval debería ordenar el desmantelamiento de la policía de El Salto.

“Estoy seguro que si se aplicaran las pruebas de control y confianza a todos los policías, el mismo director de Seguridad en El Salto saldría reprobado, igual que casi todos sus elementos”, concluye.  

http://www.proceso.com.mx/?p=397817

Leave a reply

Softplug.net